Lunes, 5 de Diciembre de 2016
02:29 CET.
Crisis migratoria

Panamá y Costa Rica buscan involucrar a la región en la crisis migratoria

Panamá y Costa Rica pidieron el viernes al resto de países de la región que les ayuden a solucionar la crisis migratoria que llevan enfrentando desde hace un año, y que se presten a acoger a algunos de los miles de migrantes haitianos atrapados en sus territorios en su camino hacia Estados Unidos, reporta EFE.

"Queremos subir el nivel del debate y buscar otros gobiernos hermanos que puedan dar acogida a los migrantes que en estos momentos están pasando por nuestros países rumbo hacia el norte", dijo el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, tras una reunión con su homólogo costarricense, Luis Guillermo Solís, en la localidad panameña de Boquete.

Se trata del enésimo intento de ambos países por solucionar una crisis migratoria que estalló en noviembre de 2015, cuando Nicaragua decidió cerrar sus fronteras alegando motivos de seguridad, lo que inevitablemente provocó un tapón de personas de dimensiones insospechadas.

Los mandatarios reconocieron este viernes en una rueda de prensa conjunta que han establecido contactos "preliminares" e "informales" con otros países de la región, que se han mostrado receptivos a acoger a los migrantes haitianos, pero rechazaron precisar cuáles para no añadir una "presión innecesaria sobre sus diplomacias", explicó el presidente de Costa Rica.

Según Solís, la crisis migratoria va a ser larga porque la devastación que ha provocado el huracán Matthew a su paso por Haití va a causar la salida de muchos más ciudadanos.

La cifra de muertos en Haití por el paso del ciclón se disparó este viernes a 820. El Gobierno haitiano aseguró que la situación es catastrófica en el sur del país y ha apelado a la ayuda internacional. 

El mandatario costarricense añadió que la crisis migratoria también se alargará porque Nicaragua no tiene intenciones de volver a abrir la frontera, al menos en el corto plazo.

"No quiere decir eso que no se pueda a hacer a futuro, pero de momento (la apertura de la frontera nicaragüense) no se ha previsto", admitió el gobernante costarricense. 

La decisión de Nicaragua forzó a Costa Rica y Panamá a cerrar también sus fronteras, aunque desde hace algunos meses están dejando pasar de manera controlada a cerca de 100 migrantes al día, según dijeron los mandatarios. 

"No podemos solamente cerrar fronteras (...) Panamá y Costa Rica están dando un ejemplo en este momento de lo que es asumir sus responsabilidades en un trato digno y humanitario con los migrantes pero sobre todo en la búsqueda de una solución definitiva", apuntó Varela. 

En lo que va de año, las autoridades panameñas han brindado ayuda humanitaria a más de 9.000 migrantes. Primero fueron cubanos, que buscaban llegar a Estados Unidos y beneficiarse de la Ley de Ajuste Cubano (1966) para conseguir la residencia estadounidense, pero ahora la mayor parte son haitianos procedentes de Brasil, aunque también hay algunos africanos y asiáticos.

Tras el terremoto que asoló Haití en 2010, miles de haitianos emigraron a Brasil para trabajar en la construcción, pero la crisis económica que vive el gigante suramericano les ha obligado a emprender de nuevo el rumbo. 

El presidente panameño instó el viernes de nuevo a los países de la región a apoyar el fortalecimiento de la democracia e institucionalidad en Haití, ya que es imprescindible para tratar de frenar el flujo migratorio. 

"Estamos frente a un país que tiene gravísimos índices de desempleo, grandes problemas de acceso a servicios básicos y en donde los recursos naturales escasean. En fin, una serie de condiciones que hacen obligatoria la asistencia internacional y que son fuentes de expulsión de población", añadió por su parte Solís. 

Los mandatarios consensuaron además crear un grupo de alto nivel para tratar la crisis migratoria e impulsar un "fondo de contribuciones voluntarias a nivel regional" para ayudar a aquellos países que asisten a los migrantes. 

Durante el encuentro, también firmaron un acuerdo para mejorar las alertas migratorias y el intercambio de información sobre seguridad en la frontera entre ambos países.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

No acabo de comprender la dificultad en solucionar esta situación. Me parece bastante lógico simplemente negarle entrada al país a un ciudadano cubano que no pueda demostrar permiso de entrada a un tercer país, y así. ¿Cual es el problema?  Pero si por alguna razón política continúan concediendole visas de entrada a ciudadanos cubanos, el que con niños se acuesta...