Jueves, 20 de Julio de 2017
16:38 CEST.
Colombia

¿Cómo quedan las mujeres en los acuerdos de paz?

El acuerdo de paz firmado hace unos días en Cartagena, Colombia, entre el presidente Juan Manuel Santos y el máximo jefe de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido como "Timochenko", que pone punto final a 52 años de conflicto armado, es considerado uno de los documentos políticos que incluye de manera integral medidas en materia de derechos humanos y con enfoque de género.

Así lo dio a conocer Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en Colombia en entrevista con DIARIO DE CUBA, al señalar que el acuerdo tiene un lenguaje incluyente que reconoce a hombres y mujeres, a distintos colectivos de la sociedad, y que contempla medidas integrales de justicia, verdad, reparación y no repetición de los hechos, con una especial mirada hacia las mujeres, siendo ellas el 50% de las víctimas que dejó el conflicto armado y que se negoció durante tres años y nueve meses en La Habana.

¿Qué se puede reconocer de los acuerdos de paz entre el Gobierno de Colombia y la FARC?

Es un acuerdo muy incluyente en el lenguaje que reconoce a hombres y mujeres, y que reconoce también a otros colectivos de la sociedad colombiana que van hacer beneficiados y afectados por los acuerdos de paz. En cada uno de los acuerdos uno encuentra una mención específica a hombres, mujeres y campesinas, y a distintos colectivos y agregados por sexo, y esto es importante porque visibiliza a la sociedad colombiana.

Tiene un principio rector dentro del preámbulo que corresponde al enfoque de género y diferencial, es muy importante porque cuando un documento político tiene un principio orientador eso implica que todos los puntos que son objeto de ese acuerdo tienen que incorporar ese principio.

¿De qué manera los acuerdos vinculan a la mujer?

En cuanto a los puntos negociados, en el caso de tierras, hay medidas de acción positiva para que las mujeres tengan acceso prioritario al fondo de tierras y a proyectos productivos. Frente al punto de participación política, hay medidas para la participación de las mujeres en igualdad y también establece el apoyo a la formación política de ellas para este ejercicio.

En el ámbito de víctimas es uno de los acuerdos más comprensivos en materia de derechos humanos y en materia de los derechos de las mujeres víctimas.

Se reconoce que la violencia sexual ha sido una afectación específica hacia las mujeres colombianas en el marco del conflicto, pero que hay otras formas de violación de los derechos de las mujeres. Establece mecanismos y equipos especiales de investigación en cada uno de los componentes del sistema integral de justicia, verdad, reparación y no repetición, y se crearon una serie de priorizaciones incluyendo que no habrá amnistía por crímenes de violencia sexual perpetrados en el ámbito del conflicto.

Y en el punto del fin del conflicto el acuerdo ya establece un enfoque de género en términos de la reincorporación de las mujeres de las FARC que dejen las armas.

Por último, en la verificación y refrendación se establece una serie de mecanismos que garantizan un seguimiento riguroso a lo acordado, y dentro de estos habrá una participación de las mujeres.

Este acuerdo tiene todos los ingredientes para hacer un acuerdo que, de implementarse, transforme la realidad de las mujeres en la construcción de la paz.

¿Cuántas mujeres víctimas dejó el conflicto armado en Colombia?

Por distintas afectaciones del conflicto armado hay ocho millones de víctimas, incluido el desplazamiento, desaparición forzada, secuestro, violencia sexual, despojo de tierras, etc. Dentro de ellas casi el 50% son mujeres, y dentro de las distintas formas de violación de derechos humanos las mujeres son mayoritariamente víctimas. Por ejemplo en el caso de desplazamiento forzado las mujeres son casi la mitad de desplazadas en este país, en muchas ocasiones mujeres viudas, mujeres que han quedado a cargo de varias familias, y mujeres que por supuesto tienen una carga económica, además de la emocional y psicosocial, y de violencia sexual, más del 85% de las víctimas son mujeres. Las cifras corresponden al registro oficial del Sistema Nacional de Víctimas en Colombia.

¿El acuerdo aporta en el esclarecimiento de verdad y reparación que tanto han pedido las víctimas, hay avances al respecto?

El Estado colombiano ha hecho un esfuerzo en desarrollar programas de reparación de todas estas formas de victimización incluyendo la violencia sexual, y hemos visto que ha habido avances importantes y significativos, pero creemos que hay que acelerar el paso. Es decir, el universo de víctimas en Colombia es muy grande, es muy difícil reparar a todas las víctimas de un modo integral y, por lo tanto, hay que establecer mecanismos de priorización que permitan que las víctimas sientan sus derechos satisfechos.

Y ahí creemos que el acuerdo en relación a los temas de verdad es muy importante porque gran parte de las víctimas están pidiendo la verdad. Nos han dicho "que en la medida en que a nosotros nos garanticen la verdad sobre lo ocurrido, queremos saber qué pasó y por qué pasó". Eso es una medida de reparación y ayuda a esclarecer el pasado de Colombia, y a transformar la mentalidad y el dolor, por lo tanto creemos que eso en sí mismo debe ser un ingrediente fundamental para todo el proceso de reparación en Colombia.

En la implementación de los acuerdos de paz, ¿cómo se priorizarán las necesidades de las mujeres?

Ese plan marco de implementación de los acuerdos contemplará de manera prioritaria las necesidades prácticas y estratégicas de las mujeres, identificará las múltiples discriminaciones de las que hayan podido ser sujeto las mujeres y también impulsará políticas públicas y programas que tome en cuenta las prioridades y necesidades de ellas. Se prevé que el mecanismo de participación tenga un enfoque de género y dejación de armas, porque incluye la participación de las mujeres. Se van a tener mujeres observadores y verificadoras, y también hay un código de género en el código de conducta de todo el mecanismo tripartito.

Es importante mencionar que es necesario que todas estas medidas se conviertan en acciones específicas; por ejemplo, hay más de 100 medidas relacionadas con la participación ciudadana, entonces, si no se establecen unas acciones positivas que garanticen incluso cuotas, se corre el riesgo que estas medidas no tengan el rigor o el éxito en la implementación.

¿Cómo van a acompañar a las mujeres de las FARC en el proceso de reincorporación a la vida civil?

Es un tema fundamental para todo proceso de transición, en otros países han fallado en identificar que las mujeres guerrilleras son distintas a los hombres guerrilleros. Si bien ejercen muchas funciones similares al estar en el interior del grupo, las mujeres son distintas en términos de sus necesidades y de sus intereses a la hora de salir del grupo y de reincorporarse a la vida civil.

Creemos que las mujeres han ocupado distintos rangos al interior del grupo y han desarrollado habilidades y conocimientos, incluyendo de liderazgo, pero también de enfermería, también de exploración de territorios. Estas habilidades deben ser utilizadas en el proceso de transición, pero es muy importante que a las mujeres se les pregunte qué quieren hacer cuando se reincorporen a la vida civil.

Es fundamental que los programas de reincorporación se definan con las mujeres de las FARC y que ellas puedan concretar cuáles van hacer sus intereses y cómo van a atender sus necesidades; si quieren ser madres o políticas como parte de ejercicio civil, y eso hay que respetarlo. Será clave apoyar mucho a las mujeres inclusive en un espacio de reconciliación y de perdón.

¿Cómo proteger a la mujer en Colombia en un marco del posacuerdo?

En otros países del mundo hemos visto que cuando se llega la firma de procesos de paz se abren escenarios de protección en términos de los grupos que dejan las armas pero se generan espacios de vacíos de poder y de reconfiguraciones de grupos armados al margen de la ley, y es allí cuando de modo directo afecta de nuevo a las mujeres, se incrementa la violencia contra ellas porque se encuentran en otros espacios de vulnerabilidad.

El primer elemento es la presencia del Estado. Es importantísimo garantizar que en aquellos espacios donde hay reconfiguraciones de poder ilegal el Estado haga presencia, no solo desde la fuerza pública, sino desde la presencia civil, de servicios públicos y de servicios sociales; que haga llegar a todos los territorios más afectados el acceso a la salud, a la educación, a la protección porque eso es un factor que sin duda quita poder a esos actores que toman el territorio.

Es muy importante fortalecer a las organizaciones de base porque estas son las que en muchos casos tienen acceso a las víctimas; son las únicas con las que las víctimas se atreven hablar; y entonces un segundo llamado al Estado y a la comunidad internacional es que hay que fortalecer estas organizaciones.

Finalmente, es importante mencionar el acompañamiento internacional que está previsto y que ha solicitado la mesa de conversaciones y que han avalado las Naciones Unidas por medio del Consejo de Seguridad. Habrá un mecanismo de verificación del cese al fuego y del cese de hostilidades. Ese mecanismo hay que pensar que no va a resolver todos los problemas de desprotección en Colombia, tiene solo un rol muy acotado, sin embargo cualquier hostilidad a la sociedad va ser objeto de verificación y, por tanto, esperamos que se activen rutas de atención muy claras donde el acompañamiento internacional pueda ayudar a la respuesta del Estado colombiano a prevenir y a responder ante estas situaciones.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Violadas y abusadas.asi quedan.no importan cuantos perdones pidan estos asesinos violadores terroristas.se quedan violadas yabusadas.el dano psicologico es irreversible.y mas irreversible es por ver la impunidad.perdon y ya se acabo.tal ves hasta tengan que ver como estos terroristas cuando se conviertan en partido politico y cambien como dijo el camarada tavarich Santos las balas por los votos.hasta ganen las eleccio es los violadores y como si nada.colombia sera otra nicaragua u otra venezuela.esto para mi es una MALA PAZ