Martes, 17 de Enero de 2017
13:54 CET.
CHINA

Informes revelan alarmantes cifras de trasplantes de órganos en China

En una nota publicada días atrás, el diario New York Post advertía sobre la "sombría recolección de órganos humanos en China". En la misma línea, semanas atrás, la CNN presentaba un informe bajo el título "China aún extrae órganos de prisioneros a escala masiva".

Según las cifras que ofrecen ambas publicaciones, en China se realizan por año entre 60.000 y 100.000 trasplantes de órganos, contra 10.000 que afirma el Gobierno. Y lo cierto es que nadie tiene idea de dónde sale semejante cantidad de órganos. La respuesta parece estar en las prisiones chinas, más específicamente en los presos, según un artículo que publica El Clarín.

La CNN cita un informe realizado por el exlegislador canadiense David Kilgour, el abogado de derechos humanos David Matas y el periodista Ethan Gutmann, que revela cifras de hospitales en China, mostrando la discrepancia gigantesca entre los números oficiales de trasplantes realizados en todo el país. Y apuntan a una "suerte de conspiración entre el Gobierno chino, el Partido Comunista y el sistema de salud, médicos y hospitales".

"El PC dice que el número legal de trasplantes es de 10.000 por año. Pero podemos fácilmente sobrepasar esa cifra con solo mirar a dos o tres de los hospitales más grandes", dice David Matas, citado por la cadena norteamericana.

El informe sostiene que la brecha entre los 10.000 casos oficiales y los más de 60.000 "reales" se completa con los órganos que se sacan de prisioneros ejecutados, muchos de ellos presos de consciencia. No hay cifras oficiales de cuántas ejecuciones se realizan en el país, de hecho eso es un secreto, señala el diario argentino.

El New York Post se concentra en lo que ocurre en las prisiones, con descripciones crudas de los procedimientos a que someten a los reclusos que pueden salir vivos después de años de brutal tratamiento. O pueden ser ejecutados en secreto. "O también existe una fuerte posibilidad de que muera en un quirófano después de que los cirujanos lo seden y le extraigan uno por uno sus órganos, mientras usted sigue vivo".

El Gobierno dirá que usted simplemente desapareció. O que en realidad jamás estuvo en prisión. Pero lo más probable es que no diga nada. Mientras, gente rica se registrará en hospitales construidos especialmente para el trasplante de órganos, donde hay una vasta selección de riñones, hígados y otros órganos humanos.

"La cosecha de órganos es un negocio lucrativo para el gobierno chino", concluye el New York Post, citado por El Clarín.

Además denuncia que esta práctica se realiza en prisioneros políticos en centros de detención, campos de trabajo y otras prisiones a lo largo y ancho del país asiático.

La agrupación "Doctors Against Forced Organ Harvesting (DAFOH)" —Médicos Contra la Extracción Forzosa de Órganos— se ha concentrado en el caso de China porque "a diferencia de cualquier otro lugar en el mundo, es el único sitio donde continúa la sistemática recolección forzosa de órganos a una escala masiva, bajo la mirada del Estado".

Sin embargo, el caso recuerda una denuncia realizada en mayo pasado por la directiva ejecutiva Archivo Cuba que acusó al Estado cubano por mercadear con sangre y partes corporales de cubanos según dijo sin su consentimiento. Durante décadas, expuso la directora de la organización María Werlau, el régimen ha exportado sangre y productos sanguíneos particularmente a países aliados bajo secretismo.

Maria Werlau explica en el Congreso de EEUU el negocio del régimen con el tráfico humano

La directora de Archivo Cuba denuncia el tráfico humano que el régimen cubano usa para extraer beneficios económicos.