Domingo, 17 de Diciembre de 2017
19:27 CET.
Opinión

La revolución es exactamente eso

En Venezuela pasan hambre. Es la revolución. No importa que sea el país potencialmente más rico del mundo. Lo mismo sucedió en 1921 en la recién estrenada URSS. Murieron de hambre un millón de rusos. Lenin se regocijó. "La revolución y yo somos así, señora". Les impidieron comerciar a los campesinos y el Ejército Rojo les confiscó los alimentos, incluidas las semillas.

Pasó en China. Hubo 20 millones de muertos. En ese país el dolor también es multitudinario. Pasó en Camboya y en Norcorea, donde algunos sujetos desesperados recurrieron a la antropofagia. Pasa siempre. En Cuba 60.000 personas perdieron la vista o la movilidad de sus miembros inferiores por la neuritis periférica generada por la desnutrición tras el fin del subsidio soviético.

Castro chilló contra el "bloqueo". Al ministro de Salud, que advirtió lo que pasaba, lo echaron de su puesto. La revolución también es callarse la boca. No era el embargo. Era la revolución. Siempre es la revolución. Al bengalí Amartya Sen le dieron el premio Nobel de Economía por demostrar que las hambrunas invariablemente son causadas por la intromisión del Estado. Cualquiera de las víctimas del comunismo se lo hubiera podido explicar a los suecos con la misma claridad sin necesidad de obtener un doctorado en Cambridge.

¿Por qué lo hacen los comunistas? ¿Son sádicos? ¿Son estúpidos e incurren en los mismos errores una y otra vez? Nada de eso. Son revolucionarios empeñados en crear un mundo nuevo a partir de las recetas de Karl Marx.

¿No aseguraba Karl Marx que la oligarquía dominante y el modelo de Estado eran la consecuencia del régimen de propiedad capitalista? ¿No aseguraba que si una vanguardia comunista se apoderaba de los medios de producción en nombre del proletariado surgiría una sociedad nueva regida por hombres nuevos dotados de una moral nueva?

Es una cuestión de prioridades. A los revolucionarios comunistas no les interesa que la gente viva mejor o que el campo y las fábricas produzcan más. Esas son tonterías pequeñoburguesas propias de las democracias liberales en las que están incluidos los traidores socialdemócratas, los democristianos y otras especies menores empeñadas en la cháchara de la pseudojusticia social.

Las dos tareas esenciales de los revolucionarios comunistas son, primero, demoler la estructura de poder del "antiguo régimen" y sustituirla por su propia gente; segundo, apoderarse del aparato productivo, arruinar a las empresas que no pueden manejar y estatizar el resto para privar de recursos a los viejos oligarcas capitalistas.

Son en estas dos actividades donde los revolucionarios comunistas demuestran si han triunfado o fracasado. Ese es el benchmark. Lenin y Stalin triunfaron, al menos por varias décadas. Mao y los Castro triunfaron. Chávez triunfó … por ahora.

¿Qué le importa a Maduro que haya niños esqueléticos que se desmayen por hambre en las escuelas o que los enfermos se mueran por falta de medicinas? Su definición del éxito nada tiene que ver con la alimentación o la salud de los venezolanos, sino con lo que en ese mundillo enfebrecido y delirante llaman, pomposamente, la "consolidación del proceso revolucionario".

Eso explica la lenidad ante el inmenso robo al tesoro público o la complicidad con el narcotráfico. Bienvenidos. Marx también entregó la coartada perfecta: están en la fase de acumulación primaria del capital. En esta época de cambio de régimen, como quien muda de piel, todo vale.

Ya habrá tiempo de restablecer la honradez y confiar en que los planes quinquenales centralmente planificados traerán algo parecido a la prosperidad. Por ahora se trata de enriquecer a los revolucionarios clave: los Cabello, los sobrinos, los generales dóciles, los boliburgueses, es decir, los revolucionarios al servicio de la causa. Deben tener los bolsillos llenos para que puedan ser útiles.

¿Se entiende ahora por qué los revolucionarios comunistas repiten una y otra vez el mismo esquema de gobierno? No están equivocados. El desbarajuste es parte de la construcción del nuevo Estado.

¿Se comprende por qué los Castro le aconsejan a Maduro que siga el improductivo modelo cubano y por qué este los obedece perrunamente? Lo que les importa a los chavistas es mantener el poder y cambiar las élites de gobierno por las suyas propias.

¿Se explican los colombianos qué quiere decir "Timochenko" cuando promete revolucionar a Colombia cuando llegue al poder? ¿O Pablo Iglesias en España cuando asegura que utilizará en su país la misma receta que les recomendaba a los venezolanos? Son coherentemente destructivos.

La revolución es eso. Exactamente eso. Nada más y nada menos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Recordar que los que asumen el poder en la francia revolucionaria fue la burguesia que ya gestionaba la economia. Y fue la extrema izquierda oportunista quien radicalizo la revolucion francesa y all final la destruyo, pero si se mira bien la extrema izquierda ha torcido todas las revolucion saboteandolas.

Imagen de Anónimo

Si yo escribiera algo aqui, el señor Montaner lo leeria? Para el caso que lo lea, aqui va mi respuesta: Señor CA Montaner, las hambrunas en los paises llamados socialistas, no son debido a que se aplique tal o mas cual politica leninista o marxista. La razon es mucho mas vulgar y simple: las hambrunas son intencionadamente provocadas por los gobernantes para controlar a la poblacion por hambre. Es delito de lesa humanidad y condenable con la pena de muerte. Todos lo saben, pero nadie en el mundo hace nada. En el caso de Cuba, el dictador fascista, en contubernio con el verdadero gobierno norteamericano, impuso el hambre con la maravillosa excusa que le dieron los gringos del famoso "bloqueo"; (eso y la ley de ajuste, ya tu sabes!). En Venezuela se plantaron mucho mas descaradamente con lo de las expropiaciones. Señor CAM deje de marear la perdiz con eso de el marxismo y toda esa babosada; Castro y sus secuaces al igual que el estupido de Chavez, no saben ni les interesa lo que es marxismo, les da igual.Firmado: Jaime Alfaro' Miami.

Imagen de Anónimo

Recordar que los que asumen el poder en la francia revolucionaria fue la burguesia que ya gestionaba la economia. Y fue la extrema izquierda oportunista quien radicalizo la revolucion francesa y all final la destruyo, pero si se mira bien la extrema izquierda ha torcido todas las revolucion saboteandolas.

Imagen de Anónimo

Hitler como los Castro.Chavez Maburro etc.tambien se proclamaron Mesias y tenedores de la verdad absoluta.esto para mi es un mecanismo psicologico de todos los DICTADORES para justificarse a si mismos los horrores que cometen.se dicen a si mismos esto lo hago por mi pueblo.me estoy sacrificando por mi pueblo o algo asi.todo para no aceptar la realidad de lo wue son.antidemocraticos y represores.

Imagen de Anónimo

Lo que no aclara el anonimo 15:28 es que a pesar de ser China una "potencia mundial", el pueblo chino, salvo las excepciones (igualito que en Cuba, Venezuela y demás, donde unos pocos viven al estilo de los países capitalistas, salvando las distancias y diferencias)  continua en la penuria, y aterrorizado, continúa tratando de abandonar su país, buscando destinos en países capitalistas. Y si el objetivo final de su revolución en algún momento fue lograr bienestar para el pueblo como dicen los teóricos de esa filosofía marxista-leninista,  eso no se ha logrado, si lo duda visite la China real y sobre todo sus campos, podrá fácilmente y sin hablar chino comprobar lo q expongo. Desgraciadamente, concuerdo con CAM en lo que presenta en este artículo y por mucho "bueno" que estas revoluciones llamadas socialista-comunistas, lo malo para el hombre predomina abundantemente y pienso que definitivamente deberían haber experimentado  con animales aunque hasta con estos sería una crueldad,  dejar a los humanos para ese empeño, pues es brutal, cruel y criminal lo que hacen y logran. Los otros ejemplos de revoluciones, la francesa por ejemplo no derivo a  la  aberración socialista que es la que entiendo el artículo trata. 

Imagen de Anónimo

@ 15:28China comenzó el camino hacia lo que es hoy, precisamente después de la desaparición de Mao y no estoy diciendo que sea un país donde la gente goza de libertades políticas, todo lo contrario, pero innegablemente se ha convertido en un país poderoso económicamente.La revolución cultural, la idea (estúpida por cierto) de producir acero hasta en hornos caseros y la hambruna que generó por estar todo el país en función de una idea del iluminado (algo como la zafra del 70, salvando las diferencias), la caza masiva de gorriones porque se comían toneladas de arroz (que provocó un desbalance ecológico que afectó aún mas el cultivo del arroz al aumentar la población de insectos que los gorriones controlaban) fueron ideas "geniales" de Mao.Los iluminados solo detienen el desarrollo mientras respiran, cuando desaparecen, las cosas vuelven a tomar (o intentan tomar) su ritmo natural.

Imagen de Anónimo

Todos esos que hoy gritan por hambre llevaron a Chaves al poder.que se jodan ahora

Imagen de Anónimo

¡Brillante artículo, señor Montaner! Ha ido usted a la esencia de las dictaduras comunistas, y de esos "iluminados" que se autoproclaman "salvadores de la humanidad". Es curioso que se consideren "iluminados", porque en realidad son unos seres muy oscuros y hacen muchísimo daño. 

Imagen de Anónimo

Es cierto, estan son las caracteristicas de una revolucion, al revolucionar todo en una forma frenética lo destruye todo y en su locura esta llevando al abismo a todo cuanto alcanza a ver. El caso Cuba, me da escalofrios decirlo, se esta acercando a un punto similar a Rumania. Tanto sus amigos como enemigos tendran que reconocer que usted es un maestro de la palabra. Lo necesitamos. 

Imagen de Anónimo

@ 15:28Maestro, su Kung Fu es sorprendente. Permitame ser su alumno.Humilde aprendiz.