Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
VENEZUELA

Más de 35.000 venezolanos toman la ciudad colombiana de Cúcuta para abastecerse

Una marea de venezolanos, calculada en más de 35.000 personas por la cancillería colombiana, cruzó el domingo la frontera común para comprar en la ciudad de Cúcuta alimentos y medicinas que no consiguen en su país, aprovechando la apertura por unas horas de los pasos limítrofes, reportó EFE.

[La crisis venezolana en DIARIO DE CUBA]

Desde antes del amanecer ya había largas filas de personas que esperaban la apertura del paso en los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que comunican a Cúcuta con las ciudades venezolanas de San Antonio del Táchira y Ureña, respectivamente, y que forman la frontera más dinámica de ambos países.

A las 5.00 hora local la eufórica multitud de hombres, mujeres y niños empezó a pasar hacia Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, luego de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, autorizara la apertura por unas horas de la frontera con esta ciudad, cerrados por orden suya desde el 19 de agosto del año pasado.

"Más de 35.000 personas, que es una cifra muy significativa pasaron la frontera y hasta el mediodía unas 10.000 ya habían regresado a Venezuela, esperamos que las demás lo hagan también de forma ordenada hasta el finalizar el día", dijo por teléfono a EFE el director del Plan Fronteras para la Prosperidad del Gobierno colombiano, Víctor Bautista.

El alboroto en los dos puentes internacionales fue diferente del dramatismo que tuvo hace casi once meses la expulsión de Venezuela de miles de colombianos después de que Maduro ordenó el cierre de la frontera en el marco de una campaña contra el contrabando y presuntos paramilitares.

Entre la multitud, algunos agradecían el domingo con carteles a Colombia por facilitar este corredor humanitario.

"Colombia, gracias por su solidaridad con Venezuela", exhibía en una pancarta una mujer que junto con su familia conversó en el puente Simón Bolívar con el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar.

Una vez en territorio colombiano, los venezolanos se dirigieron a los supermercados de cadena y a los de barrio para comprar arroz, azúcar, mantequilla, aceite, papel higiénico, jabones y otros artículos de higiene personal, así como medicinas.

"En Venezuela no tenemos nada, gracias al país colombiano que nos está sacando de esta miseria que tenemos en Venezuela", dijo a la agencia española Irama Sayago, una mujer que regresaba con unos paquetes a su país.

Un hombre de unos 45 años, que prefirió no dar su nombre, aseguraba ya cerca de la línea fronteriza: "Gracias a Dios conseguí algo porque aquí no se consigue nada. Aunque sea por el río hay que volver a pasar porque mis hijos no pueden aguantar hambre".

En Cúcuta el ambiente era festivo, con el comercio haciendo su agosto en pleno julio por la avalancha de clientes venezolanos como en las mejores épocas de hace ya varios años, cuando los compradores del vecino país gastaban en la ciudad colombiana beneficiados por la tasa de cambio favorable del bolívar frente al peso, una relación que ahora está totalmente invertida.

La afluencia de venezolanos fue tan grande que en algunos puntos fue llamado el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía, de manera preventiva para ayudar a mantener el orden en las largas filas que se formaron frente a los supermercados, pero hasta el final de la tarde no se había presentado ni un solo un incidente.

"Tomamos la determinación de ampliar el horario hasta las ocho de la noche y si es necesario hasta la medianoche para que entren al territorio nacional a hacer sus compras", explicó Bautista, quien como enviado de la cancillería coordina la acción de las autoridades colombianas en la frontera.

El funcionario señaló que en una verificación que hicieron las autoridades en los supermercados "no se detectaron problemas de desabastecimiento" y destacó que los venezolanos a pesar de su gran número, "han sabido comportarse sin alterar el orden".

Bautista agregó que junto con las autoridades locales y empresas de transporte público se habilitaron autobuses para trasladar a la gente desde la frontera hasta las principales zonas de comercio de Cúcuta, "no de manera gratuita pero sí con costos solidarios".

También se dieron facilidades en la tarde del domingo para que venezolanos pudieran pasar durante unas horas por el paso fronterizo entre el estado de Apure y el departamento colombiano de Arauca a hacer sus compras.

"En el sentido humanitario, para el Gobierno es fundamental cooperar con el país vecino; Colombia es el socio natural de Venezuela por excelencia", manifestó.

Unidad móvil de venta de medicamentos en la frontera

Por otra parte, desde la semana pasada y hasta que se dé la reapertura de la frontera con Colombia permanecerá en las inmediaciones del puente internacional Simón Bolívar, en territorio colombiano, una unidad móvil del hospital Cristo Sahium, del municipio fronterizo de Villa del Rosario, que realizará venta de medicinas a venezolanos que lleguen a buscarlas en los límites entre ambos países.

Según publica el diario El Nacional, la comercialización en ese puesto se viene ofreciendo todas las tardes desde el lunes pasado.

De acuerdo con el director del Instituto Departamental de Salud (IDS), Juan Alberto Bitar, la iniciativa se adoptó luego de observarse, dentro de un control, que había una alta demanda de ciudadanos del vecino país que pasaban a Colombia por situaciones de salud.

De acuerdo con cifras del Instituto Departamental de Salud, en promedio estaban cruzando por el corredor humanitario unas 400 personas a la semana en búsqueda de medicinas; sin embargo, en los primeros días de la entrada en funcionamiento del dispensario se han acercado alrededor de 80 a preguntar, de las cuales solo dos o tres han comprado.

Los precios de los fármacos son iguales a los del mercado colombiano, y su venta se realiza tras la presentación de una prescripción médica.

Los medicamentos que se distribuyen corresponden a los de mayor demanda por parte de los venezolanos, como analgésicos, antihipertensivos, antibióticos e insumos como jeringas, líquidos endovenosos, entre otros.

Por otro lado, hay una gran demanda de medicamentos para tratar el cáncer o enfermedades como el VIH. Sin embargo, no estarán a la venta porque la unidad móvil no cumple con los requisitos para almacenarlos. Esos casos especiales serán atendidos a través de la Cruz Roja.

Asimismo, el IDS está evaluando la posibilidad de que un médico atienda las necesidades de salud de personas procedentes del territorio vecino en la unidad móvil.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

¿Como seria  Cuba si no fuera una isla? Los requisitos para ser un comunista latinoamericano de exito son dos: Un pueblo ignorante y un lider estupidamente malvado.   

Imagen de Anónimo

Y Venezuela es un país con más recursos naturales que Colombia, pero con el recurso de un pésimo gobierno: Chávez-Maduro. 

Imagen de Anónimo

Socialismo-capitalismo un ejemplo vale más que mil sermones

Imagen de Anónimo

Pero que organizaditos por Dios !!!! Aqui no se ve la matazon y la chusmeria que forman en Venezuela. Estos morochos son el inverso de los cubanos que son corderos en Cuba y se envalentonan lejo de los castro.Ave maria Purisima !! Que berraquera !

Imagen de Anónimo

El pueblo venezolano esta peor que el de Cuba. En lugar de ir a buscar armas van como carneros, organizados, a buscar jama !!!!!Si Simon Bolivar ve estos se cae muerto.