Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
15:47 CET.
Política

El castrochavismo tropieza en España

Tras año y medio de un ascenso que parecía imparable, el castrochavismo representado en España por el partido Podemos ha sufrido un importante revés electoral.  

Los podemitas se presentaban a las elecciones generales del pasado domingo 26 de junio en alianza con Izquierda Unida (IU)—que algunos llaman jocosamente Izquierda Hundida— y con el viento de las encuestas muy a su favor. Durante meses apenas se hablaba de otra cosa en España que del sorpasso, o sea, del momento en que la coalición Unidos Podemos (Podemos más IU) superaría al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y se convertiría en la fuerza hegemónica de la izquierda. Más que el sorpasso, lo del domingo fue más bien un sopapo que el electorado le propinó a Unidos Podemos.

Unidos Podemos no logró ninguno de los objetivos que se había propuesto al constituir esa alianza entre viejos y nuevos comunistas. Esperaban ganar unos 90 escaños y superar al PSOE. Se han quedado con los 71 que tenían y aunque siguen siendo la tercera fuerza política del país, están 14 escaños por debajo de los socialistas y cuentan con 66 menos que los populares, vencedores indiscutibles de los comicios. Y en el camino han perdido más de un millón de votos, si se comparan las cifras del domingo con la suma de los resultados que Podemos e IU obtuvieron por separado en las elecciones generales de diciembre pasado. 

Podemos es una coalición heterogénea de partidos menores, movimientos asamblearios y grupúsculos que congregan a marxistas-leninistas, maoístas, perroflautas, guevaristas, ecologistas, ácratas, okupas,  sindicalistas, antitaurinos, tránsfugas de otras movidas y, sector muy importante, grupos separatistas que trabajan por la independencia de territorios como Euskadi o Cataluña. Pero el carácter pintoresco de este conglomerado de activistas antisistema no debe llamar a engaño: Podemos y sus líderes —un equipo de sociólogos y profesores universitarios, nucleados originalmente en torno al movimiento Izquierda Anticapitalista, y admiradores de Lenin, Gramsci, Fidel Castro y Hugo Chávez— han sintonizado con una veta profunda de la sociedad española donde hierven el resentimiento, el dogmatismo y las expectativas frustradas por la crisis de los últimos años. 

El movimiento tuvo su origen en las protestas de los "indignados", que el 15 de mayo de 2011 se desataron en varias ciudades españolas. La actividad más notoria de sus inicios fue la ocupación, durante varios meses, de la Puerta del Sol madrileña por miles de manifestantes, que reclamaban reformas para aliviar el paro, eliminar la austeridad, combatir la corrupción y hacer más representativo el sistema político.

Con estos temas por bandera y armados de lemas ramplones y promesas fabulosas de regeneración ética y distribución de riquezas entre los más necesitados, los caudillos de Podemos se dispusieron a "asaltar el cielo", es decir, a tomar el poder para instaurar la justicia económica y la igualdad social, al precio que fuera, y de paso ejercer el mando sine die, mediante la modificación del sistema electoral, el control de la prensa, la nacionalización de la banca, la salida del euro y de la OTAN y otras medidas del mismo tenor.  Del "no nos representan" al añejo "el pueblo unido jamás será vencido", el movimiento pareció por momentos a punto de iniciar la revolución marxista según los preceptos del "Socialismo del Siglo XXI", es decir, mediante las urnas. El dinero que los regímenes de Irán y Venezuela habían invertido en el lanzamiento del proyecto, estaba a punto de dar un rédito que excedería a las más locas expectativas de sus padrinos. Millones de dólares que, por cierto, están bajo investigación policial, tanto en Madrid como en Caracas. 

Este movimiento no es muy diferente de otras corrientes de extrema izquierda que han surgido durante la crisis en algunos países del sur de Europa —Syriza en Grecia, Cinco Estrellas en Italia, el Bloco de Esquerda en Portugal, etc. Pero el aspecto más ominoso en el caso español es su articulación con grupos separatistas catalanes, vascos, gallegos y valencianos. A cambio del apoyo electoral de los independentistas, Podemos ha prometido convocar referendos de "autodeterminación" en todas las regiones que lo reclamen, lo que podría fraccionar a España en cuatro o cinco Estados soberanos. 

Hasta el domingo parecía que, a pesar de que en España se conoce bien lo que ha ocurrido en Cuba, Grecia y Venezuela, países devastados por el populismo de izquierda en sus diversas modalidades, una parte considerable de los votantes había decidido suicidarse y suicidar con ellos al resto del país. Por suerte para todos, las encuestas erraron por amplio margen. El electorado español prefirió evitar la catástrofe política y económica que hubiera representado la entronización del castrochavismo en España y premió la labor del conservador Partido Popular (PP), que ganó 14 escaños más de los que había obtenido en diciembre pasado.

Si, con los resultados actuales, el PP consigue gobernar otros cuatro años y logra mantener las medidas económicas que están sacando al país de la crisis, lo más probable es que la constelación Unidos Podemos termine reducida a las dimensiones que suelen tener los partidos extremistas en las democracias consolidadas. Es decir, que obtenga alrededor del 10% de voto popular y deje de ser una amenaza para el régimen democrático que ha garantizado la libertad y la prosperidad de España en los últimos 38 años. Inch’Allah.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 22 ]

Imagen de Plutarco Cuero

Que bueno que le afeitaron la coleta ... al comeCastro ... pero todavía hay anormales que se los creen ...

Imagen de Anónimo

Parece que los españoles saben ya donde hay fuego y se pueden quemar. Ningun pais comunista ha sido prospero. Solamente las socialdemocracias han hecho algo y con la base de un capitalismo bien desarrollado. Miren para el espejo de Cuba y Venezuela. Cojan ejemplo!

Imagen de Anónimo

Muy buen resultado, pero por favor, no me hablen de prosperidad. PP ganó gracias al miedo real que se cernía sobre la sociedad de un grupo de izquierda radical que venía con el cuchillo en la boca a acabar con todo, prensa libre, libertades individuales, etc. Menos mal que los españoles no se dejaron engañar por un tipo que poco falta para que vaya encuero a las citas con el rey, con esa coleta asquerosa, que vaya Ud a saber cuando se la lava. Un individuo que es un típico clon de nuestro caballero de París. A eso se une un profesorcillo de economía, que vive aún en 1917, de nombre Alberto Garzón, el líder de Izquierda Hundida. 

Imagen de Anónimo

Muy buen análisis. Me gustó más que el que hizo CAM. Como dije en otro post, España fue lo suficientemente juiciosa como para salvarse de los Podomemecos. A estos se les aplica lo inverso del principio Mafalda: "Mientras más me conocen, más me quieren". (O sea, para quienes tienen dificultad en la lectura, mientras más los conocen, menos los quieren). Creo que a España le esperan cuatro años que, si los saben aprovechar, pueden representar un paso decidido a la madurez de su democracia. Una de las tareas pendientes es la lucha contra la corrupción, pero este es mejor momento que nunca para acometerla con éxito.

Imagen de Anónimo

Padre Ignacio y cómo es que usted también se viste con un color casi rojo.

Imagen de Anónimo

Ano 16;18 CEST. Exacto. La razón, o la sin razón, se la da la misma Latinoamérica: La Cristina ya pasó a la historia; y Macri da brillo y esplendor a Argentina: a la Dilma le dieron dos buenas pataditas donde la espalda pierde su nombre; el bruto de Evo no puede reelegirse, la oposición cada día más fuerte en Venezuela, etc. Usted está más perdido que un elefante en una cristalería. El futuro es del centroderechismo. Y el capitalismo, la salvación del mundo. No importa que exista un grupúsculo de vagos, al parecer como usted. Esa lacra no compone verano.

Imagen de Anónimo

Se quedaron con los crespos hechos. Ni se vistan que ustedes no van.

Imagen de Gabonice2

La irrupción de Podemos en España tiene mucho que ver con el deterioro del prestigio de los principales partidos políticos por la corrupción. Durante muchos años los españoles hemos vivido los crecientes casos de corrupción destapados entre los dirigentes del PP y del PSOE. Cuando se destapaba un nuevo caso de corrupción en uno de esos partidos, en lugar de la indignación que debía provocar en el partido en cuestión sus principales dirigentes se enfrascaban en el famoso ¨ y tu más¨ que fue asqueando a los españoles. Desgraciadamente en España desde hace mucho no gana las elecciones un partido, sino que las pierde el otro. Los españoles votan por un partido y cuando depositan su voto en las urnas lo hacen tapandose la nariz para no oler la peste que provocan los nombres de los que están en las urnas. Así las cosas, Aznar no ganó las elecciones, las perdió Felipe; Zapatero no ganó las elecciones, las perdió Aznar; Rajoy no ganó las elecciones, las perdió Zapatero. Ahora, después que los españoles vieron como Podemos prefirió que gobernara el PP antes que permitir una alianza progresista entre Cs, PSOE y Podemos. La realidad nos trae una paradoja: el PP ganó las elecciones como partido que obtuvo la mayoría, pero la mayoría de los españoles han votado contra el PP. ¿Asumirá el PP esta situación? ¿Comprenderá el PP que no puede hacer lo que le de la gana en contra de la voluntad de los españoles?

Imagen de Anónimo

Los españoles no salen de una para volver a más de lo mismo, no es que haya que votar a Podemos, sino que votan al partido que al empezar cada día hace saltar a un corrupto, promete rebajas de impuestos y a escondidas envía una carta al Imperio en Bruselas, declarando que si agarra el poder aplicará más medidas. El mejor tracatán de Merkel se llama Rajoy, y a los españoles no les decíamos gallegos burros en Cuba por gusto. (HEREJE33)

Imagen de Anónimo

No canten victoria que a larga los comunistas tomaran el poder en espana, eso viene, no sera por ahora pero llegara y asi hundiran tambien ese pais como han hecho con cuba, venezuela, corea, los espanoles y sobre todo los mas jovenes se inclinban por ese fracaso y es que la tendencia mundial es mientras menos se trabaje mejor y esas son las nuevas generaciones, llegara tambien a colombia de la mano de los guerrilleros que ya pueden entrar en politica, gracias al traidor de santos, en fin esto es un mal que esta lejos de desaparecer y creo que un dia ocupara gran parte del hemisferio y arruinara a este mundo de una vez y por todas, ver para creer