Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
América Latina

Platón en la OEA

Luis Almagro, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), cita a Platón en el inicio de su informe del 23 de junio ante la Asamblea General. Dice: "La justicia es la principal y la primera de las instituciones sociales, como se ha dicho. . ." (hace una pausa antes de completar la frase) ". . .ya desde Platón."

¿Desde Platón? ¿Que significa Platón en el contexto de unas truculentas repúblicas bananeras? ¿Acaso cree el secretario Almagro que lo que se traiciona en Venezuela es el espíritu ateniense? La respuesta a esta interrogante puede encontrarse en cualquier manual de filosofía griega, pues es un dato bastante manoseado que en 404 A.D., siendo un joven de 23 años, Platón vivió en carne propia el problema chavista.

Así va el cuento: un grupo de oligarcas hace la revolución y toma el poder en Atenas. Entre los líderes figuran varios parientes del filósofo, que lo invitan a participar en la vida pública como funcionario del nuevo régimen. En una de sus cartas de la vejez, Platón rememora aquellos días y evoca su estado de ánimo: "No es de asombrarse que siendo yo tan joven, imaginara que ellos conducirían el Estado desde una situación de iniquidad a otra de buen vivir".

No es tanto el candor juvenil como la subsiguiente desilusión platónica lo que nos aproxima al hijo de Aristón y Perictione, convirtiéndolo en nuestro contemporáneo: "Lógicamente, comencé a observar lo que se traían entre manos. Al poco tiempo me di cuenta de que esos hombres hacían lucir el antiguo régimen como un paraíso".

En el caso de Venezuela no se trató de un golpe de la oligarquía sino de lo que Ortega y Gasset llamó la "hiperdemocracia": el gobierno de las turbas, la acción directa de la chusma. La profecía orteguiana se hizo carne en Latinoamérica y, de cierta manera, con la revolución castrista, se cumplió en Cuba el destino de España.

Es su destino hispano lo que condenó a Latinoamérica a repetidos gobiernos de leguleyos, caciques, lumpens y pasionarias. Tampoco es un dato superfluo que en la hacienda de los padres del Che Guevara, en Alta Gracia, se reunieran los exiliados republicanos, y que el Che niño recibiera su formación política en las tertulias del doctor Juan González Aguilar, socio del presidente Manuel Azaña. "Creo que en esa época comienza en él a desarrollarse la rebeldía contra toda dictadura que oprima a los pueblos", afirma en su libro Mi hijo el Che, el progenitor de la criatura.

A esa fatalidad, y a esa tradición, se refiere el secretario Almagro cuando habla de "la indiferencia y el vaciamiento de contenidos", y también cuando lamenta que "la historia de nuestro continente esté signada por actos de injusticia, de indolencia y de impunidad". Aprendimos de los maestros. Llegamos a entender la política como la mítica "rebeldía contra la dictadura que oprime a los pueblos", e hicimos de "lo ideal un ingrediente de la realidad", como temía Ortega; así terminamos abrazando las consignas guevaristas del hombre-masa, y así nos apresuramos a sellar un compromiso con la mala causa, que no conducía al buen vivir sino de vuelta a la iniquidad. Nos rebajamos a la indiferencia y al vaciamiento ético con tal de seguir creyendo que actuábamos en nombre de "los oprimidos". En fin, arrojamos al basurero los altos principios de la filosofía política platónica. 

Para llegar al chavismo fue necesario desterrar a Platón, eliminar la areté y elevar la ignorancia y la chusmería a un estado orteguiano de falso pluralismo multicultural. En cuanto al honorable Luis Almagro, viene a poner fin —no se sabe por cuánto tiempo— a cuatro décadas de decadencia de una institución que Fidel Castro acusó, acertadamente, de prostituida.

El secretario general concluyó su discurso afirmando que desea ayudar a Venezuela a "volver al camino". Queda sobrentendido que la alternativa es el "mal camino", la ruta del castrismo, el bolivarismo y el antiparlamentarismo chavista, pero también la bifurcación que conduce a la pasividad y el contubernio. La OEA misma se encuentra ahora en un callejón sin salida: o traiciona los ideales platónicos expresados en el informe Almagro, o en algún momento tendrá que volver los ojos hacia el origen del mal, tendrá que interesarse en el problema de Cuba.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Los asesinatos de la dictadura kaxtrante no tienen eco en la OEA de Almagro o de Insulza.En 12 dias se cumple otro aniversario del hundimiento del remolcador "13 de Marzo" con el asesinato de varias decenas de personas (escorias, gusanos, apatridas, contrarrevolucionarios, agentes de la CIA, o como se diria en Venezuela escualidos) EN SU GRAN MAYORIA MUJERES Y NIÑOS, cuyos cadaveres la tirania se niega a rescatar del fondo del mar frente a la bahia de La Habana.Ahora le ha tocado a los venezolanos beber de tal alcibar, de la cicuta, aunque pretendian ser superiores a los cubanos y les esta costando hasta mucho mas en vidas, recursos, libertades.Es malo escupir para arriba porque te puede caer en un ojo.

Imagen de Anónimo

En Brasil el 70% de la población rechaza a Dilma por corrupta. El pueblo no es la oligarquía. Tachar al adversario de reaccionario y contrarrevolucionario es la justificación de toda la vida de los comunistas cuando la población inconforme se revira. Por otro lado, Luis Almagro no es ningún oligarca, sino un militante del Frente Amplio. Fue ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay durante el gobierno izquierdista de Pepe Mujica. Más de izquierda no puede ser, solo que Almagro es demócrata y rechaza el populismo neototalitario. Su gestión al frente de la diplomacia uruguaya se caracterizó por el activismo en defensa de los Derechos Humanos y Civiles a nivel regional y mundial. Almagro le ha dado a la OEA el prestigio que nunca tuvo. No manchen.

Imagen de Anónimo

asì en brasil donde una oligarquìa ha organizado un empeachment contra la democracia. En estos dìas los tecnicos del senado de brasil dicen que no hay evidencia que dilma y su gobierno sean implicados en maquillaje administrativos sobre deficit del estado.Almagro es un oligarca y està con sus afines. En este caso no ha hecho nada.

Imagen de Anónimo

Anonimo 23:39, no estoy de acuerdo. Esas categorías no son válidas. Se trata más bien del poder de los gorilas, los energúmenos y la chusma (que no el pueblo) ejercido contra los ciudadanos libres e ilustrados. Los últimos siempre tienen la de perder (ver caso Cuba) a no ser que aparezca un Almagro, y en el peor de los casos (que es lo que prefieren los bestias) un Pinochet o un Videla. Con la izquierda troglodita y vengativa nunca se gana!

Imagen de Anónimo

en atenas de platòn la democracia fue reemplazada por una oligarquia, en venezuela de chavez y maduro el poder de la oligarquia està reemplazado por el voto popular.Almagro es un oligarca por eso su justicia es el poder de los ricos contra los pobres.

Imagen de Anónimo

 Cuba no pertenece a la OEA. Y por tanto nunca le aplicarán la Carta Democrática al régimen de RC. No procede sancionar al Gobierno de un país que no es miembro de esa organización. Elemental. Así que el final del artículo, por lo demás excelente, no apunta a un blanco factible y queda como un disparo al aire. De hecho, el régimen está tan por encima de la OEA que no solo es diplomáticamente inmune (platónicamente impune, si se quiere), sino que, antes de atravesarse el impoluto Almagro, era quien decidía por trasmano el rumbo de ese organismo. Más aún, Cuba es considerada un Estado modélico por no pocos de los países miembros (y los que no, le temen). Emulando la pedantería de NDDV —pedantería sin duda brillante y a ratos graciosa— citaré a otro filósofo griego, el presocrático y risueño Demócrito: “Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa".--- Perínclito

Imagen de Anónimo

Es OCLOCRACIA, mi estimado NDDV, y quien primero lo dijo fue Aristóteles. Almagro está haciendo historia de la buena: ya era hora. Excelente artículo: mis felicitaciones.

Imagen de Anónimo

Muchas gracias Nestor. Y lo peor todavia esta por llegar, pues la indiada sin levita amenza con envolvernos, aun aqui. JF

Imagen de javier monzon velazques

Muy acertado el análisis y la conclusión final del periodista. Y a Cuba cuándo le llegará su turno? Nunca bajo la Administracion de Obama, que por el contrario, ha subido al régimen castrista a donde nunca soñó.