Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Venezuela

Caracas intenta evitar que la OEA debata si le aplica la Carta Democrática

La misión de Caracas en la Organización de Estados Americanos (OEA) solicitó este lunes cancelar por "improcedente" la sesión extraordinaria del día 23 en la que está previsto debatir si se le aplica la Carta Democrática del organismo.

La misión venezolana envió la petición al presidente de turno del Consejo Permanente, el argentino Juan José Arcuri, a través de una carta a la que tuvo acceso la agencia EFE.

El Gobierno de Nicolás Maduro exigió que se cancele la sesión por su "manifiesta improcedencia" ya que, en su opinión, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, "no está legitimado" para solicitarla.

Almagro pidió la sesión el pasado 31 de mayo, al invocar el artículo 20 de la Carta Democrática, que da potestad al secretario general o a cualquier Estado miembro para solicitar un Consejo Permanente extraordinario cuando considere que en un país existe una "alteración constitucional que afecta gravemente al orden democrático".

La misión de Caracas rechazó el paso de Almagro y afirmó que en el país no existe tal "alteración" y que la solicitud del secretario "responde a un uso desviado de una facultad que el Gobierno de Venezuela en todo caso rechaza".

En su carta, la misión venezolana dijo además que la solicitud de Almagro "carece de objeto" después de que el Consejo Permanente adoptara el pasado 1 de junio, por consenso, una declaración conciliadora de apoyo a la iniciativa de diálogo que promueven tres expresidentes de España, Panamá y República Dominicana con el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

Este martes, el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero acudirá a la OEA, invitado por Caracas, para explicar el estado de la mediación que encabeza junto a Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

Con esa invitación, el Gobierno venezolano se adelantó a la sesión convocada para el jueves para debatir si la OEA le aplica su Carta Democrática.

Esa sesión fue bien recibida por Almagro y varios países como una manera de obtener información sobre el estado de esa mediación anunciada por primera vez hace un mes y que aún no ha logrado colocar a las partes en la mesa de negociación.

El instrumento jurídico al que ha recurrido Almagro para aumentar la presión sobre el Gobierno de Maduro podría llevar a una misión de mediación (18 votos) o, en último lugar, a la suspensión de Venezuela del ente (24).

Almagro tendría 15 de los votos necesarios para la primera opción, dijeron fuentes de la OEA citadas por la AFP.

En caso de que se alcance la votación requerida para aplicar la Carta, sería la primera vez que ocurre en contra de un Gobierno legítimo en los 15 años de vigencia del documento.

UNASUR, alianza regional creada en 2011 con el impulso clave del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, anunció el sábado también para el día 23 una reunión de cancilleres para "evaluar el avance del diálogo".

El cruce de convocatorias es revelador del actual momento de pugna entre Caracas y Almagro, pero también entre la OEA, la UNASUR y los diferentes actores políticos que buscan un papel en la crisis del país sudamericano.

Almagro, que como canciller uruguayo (2010-2015) participó en la misión de mediación de UNASUR en Venezuela en 2014, ha propuesto sumar a la OEA y a más expresidentes a la iniciativa de diálogo en marcha.

En su informe sobre Venezuela, que presentará ante el Consejo el día 23, pide sumar a los exmandatarios "que han demostrado preocupación anterior por la situación venezolana" y cita a los españoles José María Aznar y Felipe González, al uruguayo Luis Alberto Lacalle, al colombiano Andrés Pastrana, al chileno Sebastián Piñera y al boliviano Jorge Quiroga.

Almagro pide además que todo diálogo en Venezuela incluya la convocatoria de un referendo revocatorio para este año, como reclama la oposición, y la liberación de los "presos políticos".

El secretario general de la OEA defiende asimismo que se dé cabida en el debate del Consejo Permanente a la oposición, en la figura del presidente del Parlamento venezolano, el antichavista Henry Ramos Allup, quien pidió un derecho de palabra.

Pero queda por ver su presencia en la reunión, principalmente reservada a los gobiernos. Caracas se ha declarado opuesta a una intervención del diputado.

Almagro y el Gobierno venezolano acumulan una larga ristra de choques, en los que Caracas lo acusa de liderar "ataques persistentes" en su contra, bajo la dirección de Washington y la oposición venezolana.

La canciller venezolana pidió el domingo la "renuncia inmediata" del jefe de la OEA, quien había advertido a Maduro que se transformará en un "dictadorzuelo" si impide el referendo revocatorio.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Cada dia se apodera mas el miedo de Maduro a que se le apliquen medidas constitucionales, su actitud de intentar descalificar las medidas y a quienes las solicitan es caracteristico de la dictadura Castrista, ha sido su arma principal desde que tomaron el poder en 1959 ante falta de argumentos par rebatirlas.