Lunes, 18 de Diciembre de 2017
19:04 CET.
Opinión

'Aplastad la hidra de la contrarrevolución con el terror masivo'

La sacudida se sintió en ambas orillas del Atlántico. La visita de Albert Rivera a Venezuela ha tenido una notable repercusión en España. El líder español que preside Ciudadanos, un partido liberal con fuerte representación parlamentaria, fue con el objeto de respaldar a los demócratas de la oposición, especialmente a Leopoldo López y a Antonio Ledezma.

Al dirigente comunista de Podemos, Pablo Iglesias, señalado como el hombre del chavismo y de los iraníes en España, vinculación que él niega con más vehemencia que éxito, le preguntaron por el preso político venezolano Leopoldo López y respondió una notable falsedad.

Dijo que estaba en contra de que cualquier persona fuera encarcelada por las ideas que sustentaba. Y enseguida agregó que, si Leopoldo López estaba en la cárcel por tratar de derrocar al Gobierno —dando por sentado que ese era el caso—, no lo apresaron por sus ideas, sino por sus acciones.

Un buen comunista, como Pablo Iglesias, formado en la ideología marxista-leninista, y creyente en el materialismo histórico, necesariamente suscribe la tesis de que las ideas, como las instituciones, pertenecen a una superestructura que depende de las condiciones económicas de la sociedad y, en primer lugar, de las relaciones de propiedad preexistentes.

Leopoldo López, pues, joven de familia pudiente, descendiente de Simón Bolívar (también un criollo muy rico al que Marx denostó en The New American Encyclopedia, 1858), adscrito por herencia a la odiada oligarquía, formado en las universidades yanquis, inevitablemente sostenía las ideas propias de su clase enemiga.

Era, por lo tanto, legítimo extirparlo de la faz de la Tierra y encarcelarlo, incluso matarlo, como postulaba Lenin, y como ordenó llevar a cabo sin ningún tipo de miramientos. (Izvestia clamaba en 1918: "Aplastad la hidra de la contrarrevolución con el terror masivo. Cualquiera que se atreva a difundir el rumor más leve contra el régimen soviético será detenido de inmediato y enviado a un campo de concentración").

Así ha sido siempre. Las matanzas y los gulags de Lenin, Stalin, Pol Pot, Mao, Fidel Castro o de Kim Il Sung y su extraña familia —por solo citar algunos de esos conspicuos asesinos que dejaron 100 millones de muertos a lo largo del siglo XX y muchos más prisioneros políticos—, no ocurrieron por obra y gracia de un grupo de psicópatas, sino porque esos "revolucionarios" eran marxistas-leninistas convencidos de la verdad profunda de las teorías del alemán y de su discípulo ruso.

Todos ellos se sentían bondadosos agentes de un cambio que algún día le traería la felicidad definitiva a la Humanidad (así, con una mayúscula delirante), y si en el trayecto tenían que matar o encarcelar a una multitud de personas, muchas de ellas inocentes de todo delito, salvo el de pertenecer a la clase culpable, era por el bien de la especie y en procura de un fulgurante y definitivo destino: el paraíso comunista que nos esperaba al final de la historia.

Seamos serios: ni el señor Pablo Iglesias ni su compañero de coalición Alberto Garzón (Izquierda Unida) creen en las libertades individuales o en las virtudes de la democracia liberal. Están en el parlamento porque les está vedado el camino de la revuelta armada.

Si por Iglesias fuera, decapitaría al rey Felipe VI y a la reina Letizia, lo que se deduce de su oda a la guillotina. Las elecciones, lo mismo que les sucede a sus hermanos chavistas, son la mayor cantidad de revolución que les permite esta compleja era antiheroica, "perrofláutica" y postsoviética.    

Lo triste es que, según las encuestas, unos seis millones de españoles van a votar por la coalición Unidos Podemos, acaso sobrepasando a los electores del PSOE, y solo una pequeña fracción —tal vez el 20%— son realmente comunistas. El 80% restante son personas inconformes con la falta de oportunidades y con los escándalos de corrupción, que creen formar parte de una izquierda democrática que desea proteger el Estado de bienestar que, sospechan, está en peligro.

Es lamentable que estos españoles inconscientes, víctimas de una variante del espejismo ideológico, no miren con detenimiento lo que sucedió en la patria, precisamente, de Leopoldo López y de Antonio Ledezma que acaba de recibir a Albert Rivera.

En Venezuela, Hugo Chávez se disfrazó de demócrata, sedujo a los electores y utilizó las urnas para meter de contrabando un régimen procomunista que ha destrozado al país. Lo mismo que se propone hacer Unidos Podemos en España.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 32 ]

Imagen de Anónimo

No cabe la menor duda, si es verdad todo lo que expresa Montaner en este articulo. Simpatizemos o no con Montaner ,no hay nada que agregarle a este magnifico articulo, no hay reales argumentos para rebatirlo , todo es absolutamente cierto.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 30 Mayo 2016 - 11:47 am. también eres un asalariado de los Cagastrosauriodictadores, o eso quiero creer. A no ser que seas lameculo gratuitamente!!!!

Imagen de Anónimo

Si fuera ese el caso, sería preferible mil veces ser asalariado del PP que chulo del PCC. Te cuadra eso, mojón de las 11:47 ?

Imagen de Anónimo

Se aproximan las de nuevo las eleccioes en España y por lo visto en este artículo comienzan los asalariados del PP y su partido anexo a difundir el miedo a lo que está por venir.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Mayo 2016 - 11:58 pm. Jajá!!! Eres un retrasado atrasado!!!! Jajá!!! Mira que venir a estas alturas a defender al que ha desbaratado a Cuba, Venezuela, etc, etc.!!! Te repito, eres un retrasado atrasado!!!

Imagen de Anónimo

11:58 pm. dale suave con la croqueta compadre, esas croquetas que les expenden en la UCI dañan el cerebro. Dile a tu jefe, que les reclame a los Castro algo del queso manchego y el jamón serrano que ellos se zampan. Si están de guardia para combatir al "enemigo" tienen que pensar claro, y a base de croqueta de ave (averigua de qué?) no se puede mi socio....

Imagen de Anónimo

Ano. 11:58, Unidos Podemos es comunista, como ha dicho Julio Anguita. El comunismo es el horror que todos los cubanos aquí sabemos. Leopoldo López es un demócrata, Montaner está en lo cierto y el único descaro es el tuyo, ciberclaria.

Imagen de Anónimo

Montaner, como siempre, metiendo miedo con "el comunismo" a estas alturas y tergiversandolo todo. Si quiere opinar de las elecciones en España, que lo haga, pero con sensatez.  Lo que pasa es que Montaner está haciendo campaña electoral. Además, eso de que Leopoldo López es un "demócrata" y que por eso fué a la cárcel es el colmo del descaro. Montaner sabe más que eso.  Pero es para lo único que ha quedado.

Imagen de Anónimo

El problema de los comunistas es que se creen que se la saben todas. Por eso no ponen una. No son generadores de ideas, sino reflectores (megáfonos), repetidores de las superticiones de la secta. El mejor ejemplo es Fidel Castro, quien siempre se cagó fuera del tibor, en lo único que tuvo éxito este pichón de rayadillo fue en mantenerse en el poder a punta de pistola como bien se dice en el vídeo del comentario de las 6:20 pm.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Mayo 2016 - 8:43 pm. Te apoyo!! me gusta tu comentario!