Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Elecciones EEUU

Lo que el mundo se juega en las elecciones estadounidenses

Robert W. Merry, editor The National Interest  y notable escritor de temas históricos, afirma que el enfrentamiento entre Donald Trump y Hillary Clinton es, en realidad, una batalla entre el nacionalismo y el "globalismo". Me parece un buen resumen, pero vale la pena ahondar en el tema.

En Estados Unidos siempre han coexistido la tentación de aislarse de los conflictos internacionales, prescrito por el famoso discurso de despedida de George Washington, y la propuesta alterna de Thomas Jefferson de concebir el "Empire of Liberty" como  destino natural de un país que debía dedicar sus mejores esfuerzos a la expansión de la democracia y la protección de los desvalidos más allá de sus fronteras.

No debe olvidarse que durante las dos guerras mundiales, de acuerdo con las encuestas de la época, el porcentaje de los norteamericanos decididos a participar en los conflictos era menor que el de los "pacifistas", hasta que las acciones bélicas de Alemania en la primera, y Japón, en la segunda, precipitaron la ruptura de las hostilidades.

Unas veces los republicanos adoptaron la idea del imperialismo benévolo  —Lincoln en el discurso de Gettysburg, Teddy Roosevelt, Ike Eisenhower (con gran prevención), Ronald Reagan (remember Granada),  los dos Bush—, pero en otras oportunidades fueron los demócratas: Woodrow Wilson, Franklin Delano Roosevelt, Harry S. Truman, John F. Kennedy, Lyndon Johnson e incluso Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama.

Obviamente, en esa postura se trenzaban la defensa de los valores y los intereses materiales de Estados Unidos. Carter, pese a su rechazo a la violencia, proclamó en 1980 la voluntad del país de defender a cualquier costo a las naciones del Golfo Pérsico, entonces amenazadas por Irán, zona en la que, claramente, no había libertades ni democracia.

Clinton, en cambio, proclamó en 1999 la doctrina que lleva su nombre, en la que fundamenta lo que comenzó a llamarse "la obligación de proteger", de donde se desprendía el derecho a las intervenciones humanitarias. Incluía, muy especialmente, la oposición al genocidio aunque tuviera que recurrirse a la fuerza.

Esto explica la intervención de la OTAN en la guerra de Yugoslavia para proteger a los kosovares o a los bosnios. No había intereses económicos en juego. Se intentaba, sencillamente, detener la matanza. De alguna manera, Clinton rectificaba con su política la parálisis de Estados Unidos ante la carnicería de Ruanda de 1994. Dos millones de africanos fueron masacrados en aquel horror ante la indiferencia del mundo desarrollado. 

A Obama, le tocó decidir la actuación de Washington durante la llamada Primavera Árabe y optó por intentar un "cambio de régimen". La fuerza aérea norteamericana llevó a cabo casi 7.000 misiones en Libia hasta destrozar totalmente al ejército de Gadafi con consecuencias, por cierto, perjudiciales para todas las partes implicadas. La primavera se transformó en un largo y sangriento invierno.

El moderno rol de Estados Unidos, en lo que algunos llaman pax americana, comenzó a forjarse en julio de 1944 en Bretton Woods (New Hampshire), cuando Franklin D. Roosevelt convocó a los representantes de 44 naciones para delinear los fundamentos económicos de la posguerra.

Ya era evidente la derrota de los países del Eje. Washington estaba decidido a que la nación asumiera la dirección del mundo libre para evitar que sucediera lo mismo que ocurrió tras el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918, aunque no ignoraba el costo enorme de cargar con ese pesado cetro.

El segundo paso en la misma dirección lo dio Harry Truman en 1946. En un memorable discurso proclamó su doctrina de "contención" al espasmo imperial del estalinismo que entonces acosaba a Grecia, Turquía y —Truman creía— a Irán. La Doctrina Truman impulsó el Plan Marshall, la creación de la OTAN, la refundación de la OEA y la creación de la CIA, entre otras iniciativas todavía vigentes.

Simultáneamente, el Departamento de Estado fue desarrollando medidas diplomáticas basadas en "palos y zanahorias" para propiciar el buen comportamiento democrático, estrategia siempre subordinada a la lucha contra el comunismo. Eran preferibles las democracias, pero las dictaduras anticomunistas se aceptaban como un mal menor.

Una contradicción que, por la otra punta, hoy abraza la izquierda cuando aplaude a Obama por tener buenas relaciones con la dictadura cubana, mientras ayer censuraba a Washington por tener vínculos estrechos con Somoza y Trujillo.

Los comunistas de Podemos en España, aunque reclaman la compasión como una de las señas de identidad del "progresismo" (etiqueta absurda en quienes defienden el comportamiento de las naciones que menos progresan), se niegan a condenar las violaciones de los derechos humanos en Venezuela y en el perímetro del llamado Socialismo del Siglo XXI.

En todo caso, Trump, más allá de sus bravuconadas xenófobas, de su narcisismo, de su misoginia y de sus burlas a los discapacitados, de alguna manera representa la posición de los norteamericanos "realistas" que creen que Estados Unidos es una nación como cualquiera otra, cuyo Gobierno debe consagrarse enteramente a defender los intereses de sus ciudadanos, posición que lo convierte en el candidato preferido de Vladimir Putin.

Hillary, más allá de sus mentiras e inexactitudes, del carácter despótico que le atribuyen sus adversarios, y prescindiendo del rechazo que provoca en una buena parte de la sociedad norteamericana, presumiblemente continuará la política de Roosevelt-Truman y de su propio esposo, desempeñando el papel de "halcón-liberal" en el sentido que les dan a estas palabras en Estados Unidos.

Francamente, pese a los muchos problemas y contradicciones, el mundo ha sido un lugar notablemente más seguro y habitable protegido por Estados Unidos de lo que hubiera sido sin Bretton Woods, sin la Doctrina Truman y todo lo que vino después.

Como provengo de una nación comunista, sé perfectamente lo que hubiera sido un planeta gobernado u orientado por Moscú y organizado en torno al disparate marxista-leninista. Una terrible pesadilla. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

Ninguno de los dos, aunque creo que la metirosa y corrupta Hillary seria mejor opcion que el demagogo y timador Trump. Yo me quedare en casa y no votare por ninguno de los 2.Hillary gobernara sabiendo cuales son los rieles institucionales que encausan el mandato presidencial, eso si empujara una agenda liberal y tratara de nominar jueces ultra-liberales pero no se aventuraria en terrenos desconocidos mucho mas que Obama. Al final, recuerden que Hillary proviene de una familia Republicana, partido del cual fue activista toda su juventud, esto cuando Trump era ultra-liberal y sin afiliacion politica aunque despues y casi toda su vida fue Democrata hasta le convino hacerse el Republicano.Trump es un demagogo, racista y de intelecto limitado, mas alla de consignas tiene poco que ofrecer, ni tan siquiera lee. Se informa leyendo Twitter, National Enquirer y Teorias Conspirativas que circulan en la Internet. Un demagogo, es una mezcla de Abdala Bucaram y Hugo Chavez.Al final Trump perdera ante Hillary. No tiene los votos electorales. Los Democratas han ganado en las ultimas 3 decadas los mismos 18 estados que suman 248 votos y solo se necesitan 270. Cierto que Hillary tiene los % desfavorables muy altos pero los de Trump son peor. Y Trump no tiene espacio para expandirse entre muchos segmentos: hispanos, negros, Jovenes educados, mujeres y hasta la base conservadora real lo rechaza.GSG 

Imagen de Anónimo

Si Truman y Marshall hubieran prestado atencion a lo que decia MacArthur, y otros que estaban en esa onda, hoy China fuera un pais democratico, desarrollado y aliado de EE.UU, Corea fuera una sola y desarrollada como el Sur, la URSS hubiera jodido menos y los mafiosos comunistas mas tranquilos que estate quieto, hubiesen habido menos guerras y el mundo fuera mejor. Pero a George Marshall - el salvador de Europa con el Plan-, Chian Kai-shec le caia muy mal, y lo mismo le pasaba a Truman con MacArthur, que dicho de paso, fue el que metio a Japon por el aro y le debe lo que es hoy (un estadista puro a pesar de lo que digan sus detractores); tambien jugo en contra el desarme parcial prematuro, promovido por la prensa y el deseo del pueblo por terminar una guerra que le faltaba la segunda parte, un poquito mas y los rojos se hubieran puesto moraos o rosados. Aguas pasadas no mueven molino y, ni Hilary Clinton es Franklin Delano Roosevelt, ni Donal Trump es Douglas MacArthur,Trump dice muchas verdades, pero tiene madera populista/mesianica y su discurso anti stablishment, aunque diga lo contrario, se parecece mas al del Orate Primero de Biran y al de Adolf Hitler, que al de un presidente de esta democracia de 240 a~os, Hilary a pesar de su esquema mental, jugara sin cambiar lo establecido. Los cambios que se requieren, se iniciaran en el futuro, con mesura y continuaran paulatina y consensuadamente.Como siempre ha sido. Chicho Cagatrillo  

Imagen de Pedro Benitez

Interesante el artículo.  Cuba sigue un esquema comunista, yo no me considero un cubano que viene de un país comunista; porque cuando agentes de la dictadura militar llaman por teléfono a los ciudadanos para amenazarle de muerte o cuando el estado ordena hundir un remolcador con niños o crea un accidente automovilístico  para matar a un disidente; eso tiene otro nombre; ?Cual es el nombre corto para "mafia con poder político"? 

Imagen de Anónimo

Respetable CAM, congratulaciones por su sobresaliente artículo; muy parejo en todas sus pates, sin embargo quiero acotar q no concuerdo en que ud provenga d una nación comunista. Lo q hay en Cuba no es comunismo y nunca lo ha sido. Allí lo q hay es un régimen oportunista y pragmático de extrema izquierda, basado en el totalitarismo y el militarismo. No es comunista porque, en primer lugar no comulga con los postulados de la primera ley del socialismo y por otra parte no cumple con otras premisas teóricas del marxismo como su principio de distribución básica en la sociedad. De hecho el comunismo nunca salió a la práctica. Carlos Marx advirtió que sus postulados solo podrían materializarse simultaneamente en todo el mundo capitalista, lo cual consabidamente es imposible.

Imagen de Anónimo

Que dijo, que concluye???

Imagen de Anónimo

Anónimo - 8 Mayo 2016 - 9:04 pm, eso es lo peor que puedes hacer a veces es mejor votar por el mal menor, hasta quie venga una mejor opción,  que desperdiciar tu voto con alguien que no ganara por un asunto de orgullo. 

Imagen de Anónimo

Ninguno de los dos es bueno, no para Estados Unidos ni para el mundo. Yo diría que Hillary es mucho más siniestra, pues está dispuesta a llevar a cabo la agenda de los Neocons y la destrucción de muchos más pueblos en el mundo, según lo marque esa agenda. Además de representar a los grandes intereses financieros. Trump ni se sabe, pero tiene entre sus seguidores a muchos ignorantes y racistas y repite las mentiras que estos creen, solo para complacerlos. No votaré ni por Hillary ni por Trump, si estos resultan ser los candidatos de sus respectivos partidos. Escribiré cualquier otro nombre o votaré por uno de esos candidatos no muy conocidos o no votaré por ninguno. Talvéz escribe el nombre de Bernie Sanders, talvéz solo vote por los congresistas y las proposiciones que aparecerán en la boleta.  HIllary y Trump son dos males y yo no voy a votar por el mal menor. Ya me cansé de eso. Nos merecemos una verdadera elección y no la basura que nos tienen planeada.

Imagen de Anónimo

Anonimo 1 2 3, esta usted equivocado, el señor Trump tiene una necesidad patologica de atencion. No es lo mismo ser el payaso con dinero que es ahora que convertirse en el proximo presidente de E.U desde esa tribuna tiene toda atencion que quiere exactamento como Fidel Castro. No creo que el señor Trump contribuya a la democracia en el mundo, ya latinoamerica se estaba recuperando de esa Ola de izquierda, y que se produjo precisamente por la forma torpe con que EU ha tratado a los latinos apoyando las dictaduras que hubo aquellos polvos trajeron estos lodos. Ahora con la llegada de este PAYASO a la casa blanca no solo se recuperan sino que podrian agregarse paises como Mexico que por suerte habia estado al margen de todo. El PRI tiene grandes vinculos con los Castro si ven que se les complica las cosas con EU podrian traer asesores de Cuba e incluso se podria crear unar al ALBA y eliminarse la OEA. El que no sabe de que habla es usted todo lo que ocurre tiene sus consecuencias esto podra ser el inicio de otro ciclo antiamericanista en el mundo. Lo peor que hay estupidos que siendo descendientes de latinos y ahora son tratados como americanos lo seguiran siendo en el futuro.

Imagen de Anónimo

Part 3/3We cubans haven't contributed to global democracy. We have supported the inmorality and bigotry of a communist regime for more time than any country in western history. Our dictators are the role model of every corrupt politician out there. And they'd love to see their citizens become the sheeps that we cubans are.If we are afraid to fight for our own freedom, we better watch and learn from a guy who knows what is doing. Whoever compare him to the Castro rats doesn't have a clue of what's going on.Thanks for reading

Imagen de Anónimo

Part 2/3China has boomed under a liberal administration and they are not particularly U.S. ally material. U.S border is a swiss cheese with iligal inmigrants pouring in. Don't forget about the drugs.to be continued...On the other hand Trump is a guy who doesn't need a president's salary to get rich ... he is a billionaire already. Doesn't need fame; everybody knows him already. Is not taking money from special interest so doesn't owe then shit. Is actually campaigning with millions of his own dollars.Trump doesn't have nice words to speak about the political class in the states and the main stream media because he understand the level of corruption and he knows they are the problem. He've exposed them like nobody and you need balls to do that.to be continued...