Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Corea del Norte

Kim Jong-un supervisa un simulacro de ataque a edificios gubernamentales de Corea del Sur

El dictador norcoreano Kim Jong-un supervisó un simulacro de ataque armado a edificios gubernamentales de Corea del Sur y lanzó nuevas amenazas militares al país vecino, informaron medios estatales en Pyongyang, reporta EFE.

Kim dirigió el ejercicio con fuego real en el que se simuló "volar por los aires Cheongwadae (la Casa Azul presidencial) y los órganos reaccionarios en Seúl" con los disparos de "más de un centenar de piezas de artillería de largo alcance", según indicó la agencia de noticias norcoreana KCNA.

"Los cañones de artillería abrieron fuego con ruido ensordecedor, golpeando fuertemente los objetivos imaginarios: Cheongwadae y las máquinas de poder de Seúl", según la agencia.

Tras el simulacro, Kim felicitó a las tropas, a las que instó a "avanzar para lograr la histórica causa de la reunificación nacional en cuanto reciban la orden de atacar".

La nueva ofensiva de Pyongyang llega solo dos días después de que amenazara con lanzar un ataque militar sobre la Casa Azul, residencia de la presidenta Park Geun-hye.

En respuesta, la jefa de Estado surcoreana ordenó el jueves a su Gobierno incrementar el nivel de vigilancia y pidió a las Fuerzas Armadas que se preparen para responder "de manera agresiva" a cualquier acción armada del país vecino.

La tensión en la península coreana se ha intensificado desde que Corea del Norte llevara a cabo su cuarta prueba nuclear a principios de enero y el lanzamiento de un cohete espacial, considerado un ensayo de misiles encubierto, en febrero.

El Consejo de Seguridad de la ONU castigó ambas acciones con la resolución 2.270, que impone al país fuertes sanciones financieras y comerciales; mientras Estados Unidos, Corea del Sur y Japón dictaron medidas punitivas adicionales de forma unilateral para tratar de ahogar la economía de su enemigo.

Además, Seúl y Washington llevan a cabo hasta finales de abril en territorio surcoreano unas maniobras militares a gran escala para coordinar la defensa ante el país comunista.

Corea del Norte, que rechaza las sanciones y considera las maniobras un "ensayo de invasión" de su país, ha emitido en las últimas semanas numerosas amenazas de guerra y ha realizado varios lanzamientos al mar de misiles de corto y medio alcance, el último de ellos el lunes.

Continúan los arrestos de supuestos agentes en Corea del Norte

También este viernes Corea del Norte presentó a un detenido estadounidense ante los medios, nueve días después de condenar a un turista del mismo país a 15 años de prisión con trabajos forzados por supuesta subversión, informa la agencia estadounidense AP.

Kim Dong-chul, un surcoreano nacionalizado estadounidense quien estaba detenido desde el pasado octubre por cometer supuestamente actividades contra el régimen, ha "confesado" este viernes que intentó robar secretos militares y nucleares.

Kim afirmó haber llevado a cabo dichas actividades "en colaboración con surcoreanos", en una comparecencia ante medios internacionales organizada en Pyongyang con la presencia de oficiales del régimen que lidera Kim Jong-un, según EFE.

El propio acusado relató que fue detenido el 2 de octubre en Rason, una zona económica especial en el extremo noreste de Corea del Norte pegada a la frontera con China y Rusia, tras haber recibido de otra persona una memoria USB con los secretos nucleares y militares norcoreanos.

Las autoridades norcoreanas suelen organizar conferencias de prensa para los extranjeros detenidos, en los que estos leen comunicados admitiendo sus delitos y elogiando el sistema político del país. Después de salir en libertad, esos detenidos han dicho que recibieron presiones o coacción sobre lo que debían decir.

Kim lamentó ser un "criminal" y también "confesó", que a petición de un funcionario del Gobierno surcoreano y a cambio de una recompensa, tomó fotografías de norcoreanos de modo que parecieran llevar una vida "miserable".

La presunta confesión pública de Kim tiene lugar poco más de una semana después de que Corea del Norte anunciara la condena del otro estadounidense que permanece bajo detención en el país, Otto Frederick Warmbier.

Este joven estadounidense, detenido desde hace dos meses, fue condenado a 15 años de trabajos forzados por intentar sustraer un cartel de propaganda política del hotel en el que se hospedaba en Pyongyang.

Además de los casos de Warmbier y Kim, el pastor canadiense Hyeon Soo-Lim permanece encarcelado en Corea del Norte cumpliendo una condena de cadena perpetua por supuestos actos hostiles contra el régimen.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.