Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Colombia

En la recta final del proceso de paz

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno de Colombia, dijo que los acuerdos logrados hasta el momento en La Habana, Cuba, en la mesa de conversaciones de paz con la guerrilla de las FARC buscan generar mayor representación desde lo político e inversión social en zonas que han quedado por fuera a causa del conflicto armado. 

"No es solo ponerle el seguro a las armas, es abrir una etapa profunda de cambios con una democracia más incluyente, reconocimiento de colombianos que por mil razones han sentido que están excluidos del desarrollo económico y de la participación (…) es lograr esa microparticipación en las comunidades", aseguró De la Calle durante su intervención en la conferencia "Los retos de la paz territorial", realizada en la ciudad de Bogotá, justo antes de anunciar el viaje a Cuba para llevarse a cabo el ciclo definitivo y la "recta final" de las negociaciones.

También destacó como un gran avance para este país latinoamericano los acuerdos de víctimas que consiste en la implementación de un sistema integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición de los hechos; la reforma agraria, la participación política, y reconoció las decisiones y pronunciamientos de las FARC como el de cooperar en procesos de sustitución de cultivos ilícitos, entre otros.

A su turno, Rafael Pardo, ministro consejero para el Postconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, dio a conocer que la tarea sin duda alguna es mejorar los indicadores del nivel de la población y construir un esquema de participación, donde tome protagonismo la región, así como establecer rutas para que se descentralicen muchos procesos del estado.

"Cada vez somos más centralistas, nosotros (desde Bogotá) creemos que tenemos las soluciones para las regiones. (…) eso hay que cambiarlo", dijo.

Igualmente mencionó que la "porción del presupuesto que maneja la nación es cada vez mayor y la porción del presupuesto que manejan municipios y departamentos es cada vez menor", aspecto que considera debe tomar un giro para permitir la participación de todos los sectores, especialmente de los territorios, prioridad que se instaura "a raíz de la firma de los acuerdos".

En Colombia, tanto la sociedad civil, la academia y las instituciones del Estado están promoviendo diversos espacios y encuentros para generar propuestas que conlleven a crear los mecanismos de participación, comprensión de los acuerdos y definir el significado de la paz territorial.

Recta final de las conversaciones

El equipo negociador del Gobierno ha anunciado que este mes de marzo es clave y definitivo para concretar las características del fin del conflicto como es el del cese de fuego de hostilidades bilateral, el proceso de dejación de las armas y la refrendación de los acuerdos.

"El fin del conflicto es el principio de un enorme comienzo de largo aliento que tiene que ver con el proceso que sigue de una paz firme", dijo Humberto de la Calle al señalar que la construcción será un "desafío de una década, probablemente".

En Cuba se retoman las conversaciones y se espera que para el anunciado 23 de marzo haya un pronunciamiento sobre la etapa del fin de la guerra en Colombia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.