Sábado, 16 de Diciembre de 2017
16:44 CET.
Bolivia

¿Adiós, Evo?

"Empate técnico", dijeron los representantes del Gobierno en la noche del 21-F. Probablemente todos los que seguimos con cierta atención los resultados electorales en diversos países latinoamericanos sonreímos al mismo tiempo.

Empate técnico significa para políticos como el vicepresidente Álvaro García Linera, "nos están dando una paliza". Ya computados más del 70% de los votos la opción del NO a la reelección alcanzaba nada menos que un 12 por ciento por sobre la del SI. Puede que los resultados obtenidos en algunas comunidades rurales modifiquen en un par de puntos la diferencia. Pero la ventaja del NO es ya irreversible. Evo Morales perdió, y perdió por paliza. No hay más vuelta que darle.

El obtenido por el NO en Bolivia ha sido un gran triunfo ciudadano. Ciudadano dicho en sus dos sentidos: demográfico y político.

Desde el punto de vista demográfico, Bolivia volvió a mostrar esa contradicción histórica que la ha atravesado desde el momento de su fundación. Me refiero a la contradicción campo-ciudad. Pero esta vez esa contradicción se mostró en su plenitud más radical. En todas las ciudades capitales con excepción del bastión evista, El Alto, triunfó el NO por sobre la alternativa reelectoral. En Potosí, Morales alcanzó apenas el 14% de los votos. Las áreas más rurales, en cambio, continúan fiel a Evo Morales.

Sin embargo, Bolivia —y he aquí una paradoja—, gracias a la modernización inducida, entre otros gobiernos por el de Evo Morales, ya no es más el país rural clásico que era todavía hacia fines del siglo XX. La modernización llegó a Bolivia y con ello comenzó a nacer una nueva ciudadanía reacia a transformarse en simple clientela de caudillos atávicos. La diferencia es que esta vez Evo ha retrocedido no solo en las grandes ciudades, sino también en el campo y, sobre todo, en ciudades intermedias. Es decir, aún ganando en esos lugares, Evo perdió mucho voto. Con respecto a las elecciones presidenciales del 2014, nada menos que un 13%. Una verdadera catástrofe.

Más que demográfico, el triunfo de la ciudadanía boliviana es político. El mensaje al evismo ha sido esta vez muy claro: La mayoría de la población nacional no acepta ser gobernada por un líder eterno. En cierta medida, las elecciones del 21-F deben ser vistas como un definitivo rechazo a la forma autocrática de gobierno. Es también una adhesión masiva a la forma democrática. Señales luminosas desde un país que durante el siglo XlX y XX solo conocía la forma dictatorial, con muy leves interrupciones democráticas.

No menos importante es el hecho de que esta vez el referendo concentró todos los fuegos en torno a la persona del hasta ahora imbatible líder. Probablemente, confiando en su carisma, Morales lanzó el referendo. Como en todos los países gobernados por líderes mesiánicos, en Bolivia también rige el lema "Los ministros y gobernadores se equivocan, pero nuestro líder no". Mediante una elección personalizada, el Gobierno tenía todas las de ganar. Así pensaban, dicho con seguridad, los jerarcas evistas. Puede decirse en ese sentido que Evo Morales cayó en la trampa tendida por su propia egolatría y la corte de aduladores que merodean en su entorno.

Probablemente durante las próximas semanas, no pocos columnistas nos atiborrarán con artículos relativos a "el fin del populismo en América Latina". No obstante, sobre esas piedras ideológicas hay que caminar con cierto cuidado. Lo que parece estar terminando no es tanto el populismo como fenómeno de masas sino una forma muy particular de gobernabilidad populista entre las cuales la de Morales aparecía, después de la de Chávez, como la más emblemática.

Ese tipo de gobierno, basado en un extremo centralismo representado por un líder máximo apoyado en un partido único de Estado y en organizaciones populares estructuradas verticalmente por ese mismo Estado, es el fenómeno que ha entrado en un notorio momento de extinción. Comenzó con la derrota del cristinismo o "peronismo salvaje"; siguió con la conquista de la Asamblea Nacional por la oposición venezolana el 6-D y culmina con el referendo del 21-F en Bolivia. Efecto mariposa, dicen unos. Carambola, dicen otros. Fin de un proceso, aseguran los entendidos.

Si es verdad que estamos asistiendo al fin de un proceso, asistimos también al fin de una ideología: la de la revolución antimperialista del siglo XXl. Seguir hablando —como hacía Evo— de antimperialismo en momentos en los cuales el pueblo cubano espera lleno de esperanzas la visita de su líder internacional, el presidente Obama, es, por decir lo menos, ridículo.

¿El fin de Evo? Difícil decirlo. Evo todavía goza de fuerte apoyo político y social en los departamentos de La Paz (56%), Cochabamba (52%) y Oruro (50%). Suficiente para un gobernante democrático normal. El problema es sí estamos hablando de un gobernante democrático normal y no de ese ídolo indianista que intentó construir el maquiavélico vice Alvaro García Linera.

Lo que está claro es que de aquí hasta 2019 Evo deberá gobernar con plomo en las alas. Su Gobierno se debatirá entre concesiones y enfrentamientos. En fin, deberá ser un líder distinto al que conocemos. O tal vez no un líder: un simple gobernante pragmático como deberían ser todos los gobernantes del mundo.

Quién sabe si Evo y el MAS deberán recorrer los caminos del antiguo MNR y su también líder eterno Victor Paz Estenssoro, quien surgido en 1952 como implacable revolucionario terminó su último periodo presidencial (1985-1989) como un clásico gobernante neoliberal.

La última palabra la dirá la oposición boliviana, unificada por el momento en una sola palabra, la del NO, pero a la vez llena de divisiones internas y de liderazgos rivales. Esa oposición deberá aprender de la MUD venezolana mucho más de lo que aprendió Morales de Chávez.

¿Y el ALBA? ¿Qué es eso? ¿Se come o se bebe?


Este artículo apareció en el blog Polis. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 18 ]

Imagen de Anónimo

Huevo, llegó el momento que te van a cascar. 

Imagen de Anónimo

Me temo que se avecina la madre de todas las piñatas, mucho mayor que la de los sandinistas en el 90; porque estos dos tórtolos tienen 4 largos años para dejar a los cholos y a las cholitas hasta sin calzón. Si tienen suerte, tal vez les dejan el sombrero.

Imagen de Anónimo

Anonimo 7:42, no soy practicante de la guaperia ni la ofensa online, es muy comodo y digna de cobardes sobre todo cuando se oculta tras un "anonimo", solo ten por seguro una cosa soy mucho mas hombre que tu desde la cabeza hasta los pies. Pero no niego mi admiracion por hombres valientes que piensen como piesen y hagan lo que hagan fueron consecuentes con sus actos hasta estar dispuestos a dar su vida por el ideal que consideraron justo.  

Imagen de Anónimo

A mí, lo que me llama la atención del anónimo 1:57 pm no es la trova beata sobre el Che que luego amplía en su comentario de las 7:03 pm (y a la que estos comunistas ya nos tienen acostumbrados), sino, leyendo su comentario original de las 1:57 pm, el desprecio profundo que no puede ocultar por “el pueblo”, ese que tanto dicen respetar y defender, cuando ese pueblo decide no seguirle la rima a los “preclaros dirigentes”.

Imagen de Anónimo

Ano 7:03 pm. Lánguido Idiota, no me vengas con clases de historias pueriles que yo ya fui, varias veces, y regresé de la universidad. El Ché fue un vil asesino, que fusiló a miles de cubanos en juicios sumarios, que dijo en la ONU que había que seguir matando y que, desde sus puestos, ayudó a hundir a Cuba. Entre otras cosas, fue un mal padre que abandonó a su suerte a sus hijos. ¿Quién sabe desde el punto de vista del inconsciente por qué rechazaba a su familia, mujer e hijos, y prefería irse y estar entre machos en la manigua? Guevara fue un miserable y no tiene valor alguno. Quizás la idea romántica sobre él viene de maricos de corazoncito rosado que se enamoran de su imagen de macho. Pero yo no estoy aquí para discutir con locas arrebatadas de amor platónico por alguien que destruyó a mi país. Por favor, guárdate tus lecciones y crece. Y sal del clóset.

Imagen de Anónimo

Señor anonimo 6:12, en la vida hay que ser consecuentes con el valor de los hombres aunque estos sean enemigos, eso nos hace grandes, muchos ejemplos hay en la historia solo le menciono uno. el mariscal aleman Von Paulus que combatio al ejercito sovietico en Estalingrado, al ser derrotado fue tratado por los sovieticos como un heroe por el valor que demostró en defender sus ideas, sean cuales fueran. Del Che Guevara se puede decir mucho pero nunca de cobarde, esa es una anestesia que se quieren poner sus enemigos para tratar de empañar una imagen que se les hace gigantesca, que mato personas, es verdad, pero hasta para eso hay que tener valor, mas aun cuando tienes la autoridad moral que te da ser tu el primero que pones el pellejo a las balas.  

Imagen de Anónimo

Dos: Para ano 1:57 pm, el asesino del Ché Guevara, que ayudó a destruir Cuba y tantos cubanos fusiló, al que amaba la sangre y matar y odiaba a los negros no dio ninguna vida, se la arrancaron como merecía desde hacía rato y bien cobarde que fue al final. Fidel Castro se la dejó en la uña, abandonándolo a su suerte, cuando supo interpretar el Ego enloquecido del argentino. Pues en malingnidad Fidel Castro fue aún peor, que es mucho decir. Y para anónimo 5:09 pm. De acuerdo, siempre he sabido que García Linera es marico. Se le ve. Creo que hasta se casó para espantar rumores. Por cierto, siempre me llamó la atención su soltería, sabiendo que está dentro del clóset, y la la de Evo, con ese miedo tan grande a comer pollo. ¿Quién sabe lo que pasa en palacio cuando cierran sus puertas? Who knows? Aunque el Evo está incomible.

Imagen de Anónimo

Tal vez ahora sí el comunista come poll@ de García Linera se anima a salir del closet. Será maravilloso, rumboso y elegante...

Imagen de Anónimo

La soberbia no les permite ver más allá de su propia nariz porque algo muy similar ocurrió hace muchos años con uno de sus colegas. Todos los chivatos y aduladores q rodeaban a Ortega lo convencieton de q iba a arrasar en las elecciones de 1990. El resultado fue bastante similar al de este referendo: 56% para doña Violeta y 44% para Ortega. El hombre no olvidó jamás la humillación de haber sido derrotado por una ama de casa, por eso ahora se roba todas las elecciones, empezando por publicar multitud de encuestas amañadas en las que él siempre goza del favor del pueblo. Afortunadamente para los bolivianos, nadie aprende en pellejo ajeno.

Imagen de Anónimo

Poechito erguevito, no aprendió de los cagastros y los kim, ahora tiene q hacer una piñata como ortega pa poner  butin a todos sus familiares y amigos q tanto se han "sacrificado" por el sociolismo