Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
13:20 CET.
Elecciones EEUU

¿Un 'cubano' en la Casa Blanca?

Donald Trump, víctima de un acceso de furia, había decidido no acudir a un debate entre republicanos de la cadena Fox. Ante esa circunstancia, a Chris Matthews, notable periodista de la televisión norteamericana, se le escapó frente a la cámara un comentario racista: "¿Quién quiere ver una discusión entre dos cubanos?". Luego presentó excusas y pidió que lo perdonaran.

Se refería a los senadores Marco Rubio, de Florida, y Ted Cruz, de Texas, dos de los candidatos favoritos, hijos de cubanos. Los padres de Rubio son unos laboriosos inmigrantes de origen humilde, mientras los de Cruz lo forman un matrimonio mixto. Él es un ingeniero cubano convertido en pastor evangélico y ella una estadounidense nacida en Delaware. Cruz ni siquiera habla español.

En efecto, como entonces se dijo mil veces, si hubieran sido dos judíos, dos afroamericanos o dos viejos anglos blancos, Matthews no se hubiese atrevido a decir una cosa así. Tampoco si se hubiera tratado de dos mujeres, dos homosexuales, o dos religiosos. El freno de la "corrección política" habría funcionado de manera automática e instantánea.

En todo caso, el periodista norteamericano mentía. Ni Rubio ni Cruz son cubanos. Son absolutamente norteamericanos. Llevan en su memoria social el equipamiento necesario para asumir de manera auténtica la identidad que el país les otorga a sus habitantes naturales: el conocimiento absoluto de la lengua, el relato histórico, los mitos y leyendas, los cantos infantiles, la literatura y la cultura popular. Todo.

Solo que tienen algo más. Como buenos nativos del país, asumen "el discurso" de Estados Unidos desde cierta perspectiva e influencias extranjeras. Eso sucede siempre. ¿Cuánto de Irlanda había en la personalidad norteamericana de John F. Kennedy? Los abuelos de Trump nacieron en Alemania (el apellido originalmente era Drumpf) y, aunque no tendría sentido presentar al candidato como un germanoamericano, ¿por qué creer que ningún elemento de su naturaleza y comportamiento procede de ese origen por vía del aprendizaje? 

A mi juicio, el matiz cubano de los antecedentes familiares de Rubio y Cruz, al margen de la otra gran lengua y cultura del Nuevo Mundo, lo que nunca está de más, les agrega un elemento valioso desde el punto de vista moral y los hace portadores de personalidades complejas, como le sucede a cualquier persona que crece en un ámbito sacudido por una experiencia estremecedora.

Han escuchado en sus casas las trágicas historias de una sociedad devastada por el totalitarismo y el mal gobierno —sus familias han sido víctimas de este modo monstruoso de estabular a la sociedad—, y seguramente le conceden un valor especial a la libertad individual y al rule of law. Aprendieron que donde no se respetan las leyes y las instituciones todos están abocados a la catástrofe en algún momento de la vida.

Supongo que a Bernie Sanders, muy familiarizado con el Holocausto por su condición de judío, le sucede algo similar. Su padre perdió a unos cuantos familiares polacos durante la barbarie nazi. Los asesinaron. Esa oculta cicatriz en el corazón de Sanders seguramente no le sobra si le tocara gobernar.

Él sabe, en carne propia, o en la de sus parientes lejanos, el peligro de la gente dogmática dispuesta a imponer sus prejuicios a sangre y fuego. Ese triste bagaje, como el que se transmite en los hogares de origen cubano, es útil a la hora de ejercer el poder, especialmente hoy que en el Medio Oriente se alarga la sombra criminal del Estado Islámico.

Es curioso que el presidente Obama esté a la búsqueda de su legado. Lo tiene desde el momento mismo en que resultó elegido. No ha sido el mejor presidente, y no hay duda de que ha cometido numerosos errores en la conducción de la política exterior, pero, junto a un desempleo por debajo del 5%, le deja al país el hecho importantísimo de haber roto con la tradición de enviar siempre a la Casa Blanca a varones blancos de origen más o menos "anglosajón". Él fue el primero.

Su elección encajó en la realidad norteamericana actual, mucho más variada y mestiza, en la que no ya no caben los viejos estereotipos. De ahí que en las elecciones generales del próximo noviembre, si la candidatura de Donald Trump es derrotada en el proceso de primarias del Partido Republicano —algo que muchas personas inteligentes desean ardientemente por el bien del país—, y si se mantiene la tendencia observada en las primarias de Iowa, es probable que se enfrenten un norteamericano de padres cubanos y una mujer o un judío.

¡Viva esa democrática variedad!

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 56 ]

Imagen de Cubanón Regusanón

Lo cierto es que ningún descendiente de latinoamericanos ha entrado en la carrera presidencial de Estdos Unidos y o ya no uno, sino dos. eso habla bien en alto de lo que somos los cbaunos y lo que hemos logrado en este áis. Ni los mexicanos que llevan montones de años aquí, ni los boricuas que son parte de este  país desde hace tiempo. Para mi como cubano eso es un orgullo y lo que deseo es  que quien quiera que llegue a la Casa Blanca, le tumbe el altarito que Obama le ha levantdo a los Castro

Imagen de Anónimo

Anónimo 8 de febrero, de las 5:53, no es cierto todo lo que afirma. Puede que pertenezcan a un grupo políticamente favorecido, pero para ello han trabajado tanto ellos y sus padres, porque si no no estuvieran donde están. Por otra parte, el caucus de políticos cubano-americanos, tanto demócratas como republicanos (senadores y congresistas como estos y Ros, Díaz-Balart, Sires, Menéndez, etc.), siempre se han ocupado de los problemas de Cuba, de ayudar a muchos cubanos en situaciones desesperadas para llegar a los Estados Unidos, de mantener muchas ventajas para los cubanos en Estados Unidos, entre otras cosas y si necesitan nuestros votos, quién mejor que ellos para recibirlos, en tanto nos beneficien y no nos perjudiquen.

Imagen de Anónimo

Anónimo 8 de febrero, 4:01, ya se dijo, que los Estados Unidos de América son una nación nueva culturalmente y en la que no hay mezclas raciales tan puras como para definir a un norteamericano de pura cepa, porque a cualquiera le salta tan pronto un antiguo esclavo en la sangre como un bisabuelo irlandés pobre y católico (más parecido a un mediterráneo que a un sajón por temperamento) o hasta un tatarabuelo indio de las tribus que habitaban el territorio sureño o un judio o un polaco o un italiano o un texano. ¿Por qué no, entonces, algún descendiente de cubanos en la Casa Blanca, ahora o más tarde? - En resumidas cuentas, no me negará que lo bueno de escapar para sobrevivir del Infierno que dejamos atrás con las barbas del vecino ardiendo,  es que estamos por cualquier sitio, especialmente dentro de la vida norteamericana, mucho más abierta que otras sociedades para admitir que no seamos sólamente los que hacen aquello que sobra. Mire usted, sin ir tan lejos, un grupo de nacidos en Cuba o de hijos de cubanos son en Estados Unidos senadores o congresistas (el caucus cubano). En ningún otro país del mundo encontrará ese triunfo y en ningún otro se nos han abierto las puertas para crecer del modo que nos lo han permitido los Estados Unidos y nuestro esfuerzo, que aventaja al de muchos otros, por eso lo merecemos; aunque no seamos sajones puros, que esos son parte de un cuento medieval generado por la Iglesia de entonces.

Imagen de Anónimo

Estos dos de cubanos solo tienen su origen pero representan a la clase poderosa de este pais, lo que puedan tener de cubano lo utilizan para ganar sus votos pero de ayudarlos nada, sus intereses y el de los poderosos que les financian sus campanas son su prioridad. Otras malas astillas de un mismo palo.

Imagen de Anónimo

Cruz es cubanoamericano por nacimiento. No norteamericano solamente. Es hijo de un padre cubano.Rubio es cubanoamericano por nacimiento y por cultura. Es hijo de dos padres cubanos, cuando se berrea con la mujer le grita en español, porque es mas sabroso, y le comunica a su madre lo que pasa en el mundo en español.Rubio no es El Salvador, pero puede hacer mucho, como cubano que tambien es, por la salvacion de Cuba, de llegar a presidente. No estoy seguro de que Cruz haga lo mismo pero lo espero.

Imagen de Anónimo

No se que me pasa con Carlitos . Mira que lo intento ...entiendo a Kafka , a Herman Hesse , incluso a Gongora y a Quevedo pero  con Carlitos ni con forceps . De que va este articulo ? Que alguien me aclare . Algun camarada ilustrado que haya ido a la school que me lo explique . A que viene el encarne , el interes y la atencion sobre estos dos " cubanos " si Montaner mismo ha dicho que no lo son ? TO BE OR NOT TO BE . Si son cubanos , entonces el mensaje que se da al mundo es que los yankis de pura cepa no saben y tienen que venir los de afuera . Ya no solo se quedan con los trabajos en el campo , la indutria ( la que queda ) y los servicios sino que tambien quieren quedarse con el Despacho Oval . En que pais pensara " prmero " Ted o Rubio a la hora de gobernar ? Es peligroso que un presidente de USA defienda sus intereses familiares por encima de los de la Nacion . Han hecho Ted o Rubio apologia de su cubania ? NO . Entonces . Por que los camaradas de los Everglades se empenan en gritar a todo el mundo que la diaspora cubana tiene dos candidatos a la presidencia . Si son cubanos estan descalificados para ser presidentes de USA si no lo son entonces la diaspora no tiene nada de lo que enorgullecerse porque ninguno de los dos son de sus tribu . Antes que Ted y Rubio prefiero a Pitbull de presidente . El tambien nacio en la YUMA . Si Ronald Reagan , un actor de peliculas B llego a la Casa Blanca por que Pitbull no . Pitbull for president 

Imagen de Anónimo

A ver, siguen sugiriendo la anexión como estrategia para liberarnos de los Castro y la única forma de hacer un movimiento inteligente por esa vía estaría dada por la presencia de un presidente norteamericano con sangre cubana y que quiera ayudarnos y meter ceso en el asunto (que se puede lograr), pero sin los asesores políticamente correctos norteamericanos de por medio (colaboradores todos de la caviar left y el comunismo internacional solapados o infiltrados del gobierno cubano en EE.UU) ni algunos elementos de la disidencia cubana, que todos sabemos que no son tales, tampoco contaría el empresariado extranjero actualmente en la Isla (ávido de esclavos baratos y sin derechos) y desde luego descontado también el Vaticano y la Iglesia católica (en relación extraña con los Castro para evitar el escándalo con un Cardenal vulnerable sexualmente). Sería en cualquier caso quitarle el merengue a los Castro y su banda de las manos; pero cuidado, porque su estrategía será romper las relaciones de inmediato cuando vean peligrar su feudo y declarar que los quieren invadir y toda la patraña que conocemos. La estrategia tendría que tejerse con pericia y sangre fría y está por ver, quién será el futuro presidente norteamericano y cuáles son sus prioridades en política exterior. Por eso el interés que suscita la discusión en torno a Cruz y Rubio, que están un poco verdes en varios aspectos.

Imagen de Anónimo

Los mejicanos ya demostraron lo que son. Por eso no puede haber un presidente norteamericano que sescienda de ellos.

Imagen de Anónimo

me estas dando la razon entonces.anexion es lo unico que podria arreglar aquello.el cubano tiene sindrome de stockolmo.por eso el que no tiene tradicion democratica lo tienen que gobernar.y unirse al mas fuerte es lo mejor.la miseria trae mas miseria y crea dictador mesianicos.no tenemos tradicion democratica.de los Indios conquistados por los espanoles pa aca.no hemos salido de una pa entrar en otra desde 1492 asi que me das os razon.

Imagen de Anónimo

No creo que la anexión sea una solución para evitar hacerle frente a lo que permitimos nosotros mismos que se instaurara en 1959, aceptando dictadores, en lugar de hacer pasar por las urnas a todo el que quisiera gobernarnos, por eso también, no nos resultan necesarios los dictadores (mesías) del signo que sean. No alcanzamos ni la madurez como nación (aunque así lo parezca) ni la madurez democrática suficiente para evitar lo que sucede desde hace casi 60 años y prueba de ello era que los males políticos del país fueron de mal en peor (con excepción de muy pocos perídos de estabilidad democrática) hasta parar en ésto: una dictadura de un bando de delincuentes que se hacen pasar por comunistas o lo que sea, con tal de mantener el poder en sus manos. Por aceptar eso, cualquier nación del mundo nos toma (como pueblo) por el pito del sereno y prefieren pactar con los dictadores que nos revientan, en lugar de escucharnos (como hacen con Venezuela y sin embargo a nosotros no). Se necesitan agarres, aguante, voluntad y cojones para romper los amarres y para usar la maña más que la fuerza con los Castro, porque no podemos competir en su terreno (tienen la fuerza). Ahora bien, una golondrina o dos no hacen el verano, lo haremos entre todos o perderemos el pais completamente a manos de los Castro y sus beneficiados (Ejército, G-2, etc.) y del capital extranjero (favorecido por ellos, si les dejan mangar).