Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Opinión

La mala hierba del fidelismo en América Latina

El chancleteo chusma de Cristina Fernández de Kirchner, renuente a aceptar la voluntad expresada por su pueblo en las urnas. Las vulgares argucias de Nicolás Maduro y su escudero Cabello para desconocer el voto de los venezolanos. El desvergonzado talante de Daniel Ortega como señor feudal en su finca. Los patéticos humos de Rafael Correa en plan de emperador blanco entre indios. Y las presunciones de dios aimara que le inflan el globo a Evo Morales. Todo esto, por separado, refleja el desempeño de mentes obtusas y personalidades psicopáticas. En conjunto, son expresiones de un ideario que ya es marca registrada en Latinoamérica: el fidelismo.

Así que la expectativa que nos animó en días atrás por los resultados electorales en Argentina y Venezuela, o por el gran escándalo de corrupción que amenaza con cambiarle el ritmo a la comparsa de Lula, en Brasil, tal vez no termine siendo sino el fruto de otra esperanza echada en saco roto. Pueden variar algunos nombres y alguna que otra circunstancia. La mala hierba podría ser podada a ras del suelo en casos bien puntuales, pero su semilla continúa viva y aún fertiliza en predios latinoamericanos (también hasta cierto punto en España). De manera que no me haría demasiadas ilusiones, a corto plazo por lo menos.

El desprecio a las normas democráticas, incluso a las del más elemental civismo. El radicalismo intolerante. La respuesta airada contra toda idea y todo comportamiento que no se atenga a cierta doctrina sin sustento en la realidad concreta ni en la dialéctica. El dogma como verdad incontestable. El acto de fe ciega como única toma de conciencia. La violencia como único escudo y espada del poder… Son rasgos que hoy tipifican el estilo de hacer política entre algunos de los más influyentes líderes latinoamericanos. Pero no solo. Y no es lo peor. También son prácticas aceptadas de buena gana por cientos de miles de ciudadanos, votantes en potencia, no tan a salvo del influjo fidelista como nos gustaría creer.

Del mismo modo en que el ideario de Fidel Castro ha hecho estragos en la idiosincrasia o en el carácter de una buena parte de los cubanos, también logró abrir su nicho en las de nuestros vecinos latinoamericanos. Tiempo ha tenido de sobra. Y ya sabemos que supo aprovecharlo, no solo mediante un muy bien montado aparato de propaganda, sino gastando ingentes recursos económicos en tareas de clientelismo, causa directa de esa galería de muñecos diabólicos donde alinean los Kirchner y los Maduro y los Ortega y los Correa, entre otras hierbas.

El fidelismo, que es una doctrina en sí misma, por más que asuma estratégicamente ciertos postulados socialistas, se alimenta en lo esencial del instinto y la pasión (malévolos). Su corpus ideológico es apenas una fina capa de merengue destinada a encubrir la dura masa de fanatismo donde radica el núcleo. Por ello tal vez no resulte tan difícil comprender por qué ha conseguido arraigo no solo entre las multitudes ignorantes, desesperadas y sin brújula de los pobres en América Latina, sino entre un sinfín de miembros frívolos y cínicos de la intelectualidad mundial, no menos ignorantes, desesperados y sin brújula.

Todo sería muchísimo más sencillo si se tratara tan solo de otra corriente ideológica, una más. Pero lo grave del fidelismo radica en sus taras de carácter digamos epistemológico, o sea, aquellas que se relacionan con su manera disparatada y caprichosa de percibir la realidad, y, claro, con la forma en que dispone que se actúe partiendo de esa percepción errónea y esencialmente retorcida.

El desagrado, o la envidia, o la roña conque los fidelistas reaccionan ante el bien del prójimo, muy particularmente cuando éste no comparte su estilo de pensamiento y de vida. Su incapacidad, unida a su total falta de condescendencia para valorar las razones del otro. El recurso de asumir la competencia no mediante el análisis y la superación de los defectos propios, sino intentando desacreditar al competidor, sin reparar en miserias ni falsedades. La acción abusiva ante el más débil, en proporción con la taimada y ladina actitud de víctima ante el fuerte. La procacidad como supuesta manera de hablar claro. La ofensa a ultranza en tanto alarde de falsa valentía, sobre todo cuando se está amparado por algún poder o por la distancia… Son prácticas que muy poco o nada tienen que ver con los presupuestos de los teóricos del socialismo. Sin embargo, encajan como guantes en el perfil de todos los líderes latinoamericanos de esa cosa a la que llaman socialismo del siglo XXI.

Son los patógenos del fidelismo, el cual rige su hoja de ruta, tanto en la política como en la vida, amenazando de paso con hipotecar el presente y ensombrecer el futuro de América Latina. Al margen de esperanzas que yo creo pasajeras.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Yo creo que la Internet, las redes sociales le han dado un vuelco al mundo y Latino America no es la excepcion. Ademas que el protagonismo alcanzado por la sociedad civil independiente esta cambiando positivamente la manera de hacer politica y de los mismos politicos. El caso mas paradigmatico lo vimos ahora en Guatemala y si el nuevo presidente no combate la corrupcion y enrumba al pais se puede suceder lo mismo que a Otto Perez. El caso de Ayoxinapa puso y tiene en jaque al gobierno mexicano los padres de los alumnos desaparecidos y su lucha no dejaron que se impusiera el silencio y la impunidad y ahi van. O sea no podemos caer en que si el capitalismo y sus males que todos conocemos nos roben la esperanza, a mi juicio lo que tenemos que lograr es el libre acceso a la informacion, la imposicion de un estado  de derecho, la independencia de poderes y el pluripartidismo. En Cuba tanto dentro como afuera hay gente muy capaz y un pueblo avido de libertad e informacion. Yo me lleno de esperanzas cuando veo una Alemania dirigida por una Sra que era de la RDA. Tenemos que desterrar por lo maligno que ha sido el caudillismo y los iluminados, la clave Instituciones fuertes y rendicion de cuentas 

Imagen de Anónimo

Excelente articulo y excelentes comentarios,parece que el 2016 comienza con una mejor calidad en las exposiciones de los foristas,ojala, en favor de encontrar una via de solucion a la triste realidad que aqueja la region latinoamericana en su esperanza de salir del subdesarrollo y jugar un mejor papel en este mundo,el que muchos esperaban con el avance de la revolucion en las tecnologias y la ciencias y que al parecer ha sido ralentizado por entretenerse en jugar con el retorcido modelito castrista y desconocer los pobres y reales resultados obtenidos en Cuba en mas de medio siglo de locuras e imposiciones absurdas.

Imagen de Anónimo

Fidel Castro, no solo se apoyo en los prejuicios populares , muchos de los cuales nos viene de la colonia ; sino que tambien levanto todas las barreras que contenia la marginalidad y esta contamino todo los aspectos de la vida en Cuba, incluyendo ideologia y gobernabilidad. Esta mezcla de prejuicios y cultura marginal con ideologia popular, encontro en medio de una sociedad que liquido la propiedad privada sobre los medios de produccion su medio ideal para desarrollarse . El aprendiz de brujo jugo con algo muy peligroso, la conciencia social; revertir esto costara villas y castillas. Luis v

Imagen de Anónimo

Verdad a medias. Lo cierto es q hay poco del modelo cubano en esos países, y no porque los locos del Alba no quisieran calcar el modelito, sino porque sus pueblos no se lo han permitido. En Bol., Ecu., Nic. e incluso Ven. hay partidos de oposición y medios de comunicación independientes -bajo acoso permanente- es verdad, pero los hay; así como importantes flujos de inversión extranjera. Quizás el caso más paradigmático es el de Ortega, q mantiene intacto su discurso anti-imperialista, pero su país es un alumno aventajado del FMI. La economía crece por encima del 4% desde hace 9 años y las transnacionales continúan ampliando su presencia, como se puede ver aquí:  http://www.laprensa.com.ni/2015/12/26/suplemento/empresariales/1959792-cargill-inaugura-centro-de-distribucion y aquí: http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/375950-inauguran-tienda-pricesmart-carretera-masaya/

Imagen de Anónimo

Creo que nadie a estas alturas discutiría el fracaso del modelo y la necesidad de cambiarlo. Sin embargo, con frecuencia me pregunto:  los que lo pretenden e irremisiblemente les sustituirán, que ofertan.Es que son inmunes a los mismos males que en el orden de la ética social y los modelos económicos precedentes han intentado buscar  (por caminos errados) un mínimo de justicia para los desposeidos.Es que el Capitalismo, puro y duro y la derecha que los representa, tienen en realidad soluciones viables para los pueblos,vedados de esa opción a lo largo de una vieja historia, buscada por múltiples vias y nunca materializada.Las promesas son más bien teóricas y la materia prima que debe viabilizarlas--el hombre-- es la misma..Pericles  

Imagen de Anónimo

Todos estos discipulos de la Habana quieren convertir sus países en fincas personales, y el criterio  y los derechos de la población que no piense como ellos aunque este en mayoria carece de valor, dirigen con una exclusión y una prepotencia infinitas

Imagen de Anónimo

Sin embargo, Castro tiene un rasgo que hasta ahora los aquí mencionados –quizá con la probable excepción de Correa– no han podido o no han sabido desarrollar a escala internacional: el narcisismo. Ingrediente insustituible de la formula fidelista. Sin eso, esos líderes y presidentes nacional-socialistas de Latinoamérica están más cerca del fin que del principio. No subestimemos a los pueblos.

Imagen de Anónimo

Articulo contundente y real. En Cuba, que es lo que mas conozco, la envidia por el bien del projimo es algo comun: yo no quiero que me den carro, yo quiero que se lo quiten a el. La incapacidad para debatir puntos de vista diferente, el chisme constante y la descalificacion simplista del que piensa diferente, el uso constante de la ironia. He tenido contacto con latinos de otros paises de america y me asombra el nivel de educacion formal y respeto a las relaciones interpersonales en su trato; en contraste con la chabacaneria y el constante transpaso de la linea de respeto entre los cubanos de hoy. 

Imagen de Juan

Contundente este articulo.  Yo vi esa ignorancia en Mexico en los años 70 cuando estuve de visita.  El taxista hablando de lo bueno y grande que era la revolución y Castro para los cubanos. Le dije, papo si aquí coge el poder un Castro se le acaban las tortillas a todos, se tuvo que reír.  Y lo dicho esta pasando en Venezuela.

Imagen de Anónimo

En efecto, el "castrismo" o el "fidelismo" es la expresión de un grave trastorno de la personalidad, basado en la envidia, el rencor, la frustración, la pulsión de "igualar hacia abajo" y en definitiva, de destrucción.