Sábado, 16 de Diciembre de 2017
07:08 CET.
MEDIO AMBIENTE

Cumbre sobre cambio climático arranca entre movilización mundial y un llamado político a la 'flexibilidad'

La conferencia sobre el clima (COP21) es "una inmensa esperanza que no tenemos derecho a defraudar", porque está en juego "el futuro del planeta y de la vida", dijo hoy el presidente francés, François Hollande, al inaugurar el evento al que asisten 150 jefes de Estado y Gobierno, reporta la AFP.

"Nunca lo que ha estado en juego en una reunión internacional fue tan importante", dijo Hollande, y agregó que el acuerdo que se negociará en París hasta al 11 de diciembre debe ser "universal, diferenciado y vinculante".

Según Hollande, es necesario "definir una trayectoria creíble capaz de contener el calentamiento por debajo de los 2ºC, o incluso si es posible de 1,5ºC".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, pidió a los representantes de los 195 países que negociarán el acuerdo "escoger el camino del compromiso y, si es necesario, de la flexibilidad".

Por su parte, el presidente de la COP20, el ministro de Medio Ambiente de Perú Manuel Pulgar Vidal, abogó por trabajar conjuntamente "contra el cambio climático y el terrorismo global", antes de pasar la presidencia al canciller francés, Laurent Fabius, oficialmente elegido por aclamación.

Fabius prometió que la COP21 será "una conferencia imparcial y respetuosa de todos", "transparente" e "inclusiva, que cree en la confianza de todas las partes". "El éxito está a nuestro alcance, pero no está ganado de antemano", advirtió Fabius.

Los más de 150 líderes del planeta guardaron este lunes un minuto de silencio en honor de las víctimas de los atentados yihadistas en París, el 13 de noviembre.

"Quiero manifestar el reconocimiento del pueblo francés por todas las muestras de amistad" recibidas tras los ataques, los peores que ha sufrido Francia en su suelo desde la Segunda Guerra Mundial, declaró el presidente francés, François Hollande, tras el minuto de silencio.

París acoge la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21) dos semanas después de los atentados yihadistas, en los que murieron 130 personas y más de 600 resultaron heridas en cafés, restaurantes y la sala de espectáculo Bataclan, en el este parisino.

De acuerdo con reportes de varias agencias de prensa, el evento estuvo precedido este fin de semana por movilizaciones en los cinco continentes.

La británica Reuters informa que más de medio millón de personas desde Australia a Paraguay participaron el domingo en uno de los mayores días de activismo contra el cambio climático en la historia. Los manifestantes dijeron a los líderes mundiales reunidos en París que "No hay Planeta B" en su lucha frente el calentamiento global.

En la capital francesa, donde las manifestaciones fueron prohibidas tras los atentados perpetrados por el Estado Islámico, los activistas colocaron más de 20.000 pares de zapatos en la Plaza de la República para simbolizar a los ausentes.

En la ciudad, donde rige el estado de emergencia, hubo manifestaciones que desafiaron la prohibición oficial y una de ellas desembocó en incidentes violentos con la policía, que detuvo a más de 300 personas.

La COP21, que reúne a 195 países hasta el 11 de diciembre en Le Bourget, buscará limitar a un máximo de 2º C el calentamiento del planeta con relación a la media de la era preindustrial en el siglo XIX.

Por encima de ese límite, la Tierra sufrirá consecuencias catastróficas que volverían inhabitable muchas regiones de un mundo superpoblado: ciclones, sequías, subida del nivel de los océanos, caída de rendimientos agrícolas, extinción de especies.

Según la ONU, los eventos extremos generados por el cambio climático ya se cobraron en las últimas dos décadas 600.000 vidas, una media de 30.000 al año, y dejaron más de 4.100 millones de damnificados.

La cumbre busca hoy dar un impulso político a las negociaciones que se iniciaron el domingo a nivel de expertos y que se reanudarán a partir del martes, antes de la recta final ministerial de la última semana, destinada a concretar el tan ansiado acuerdo global.

El vicepresidente Miguel Díaz-Canel fue designado por el Gobierno cubano para encabezar la representación de la Isla a la cita sobre cambio climático, según informó hoy la estatal Prensa Latina.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.