Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Letras

La bielorrusa Svetlana Alexievich gana el premio Nobel de Literatura

La bielorrusa Svetlana Alexievich ganó este jueves el premio Nobel de Literatura por "su obra polifónica, memorial del sufrimiento y de la valentía en nuestra época", informa AFP.

La periodista y escritora, de 67 años, es la decimocuarta mujer recompensada con el Nobel de Literatura desde su creación en 1901.

"Acabo de hablarle", dijo Sara Danius, la secretaria de la Academia Sueca, a la televisión pública SVT. "Solo dijo una palabra: ¡Fantástico!", explicó. "Es una gran escritora, que encontró nuevos caminos literarios", declaró Danius.

"Es extraordinario recibir este premio", reconoció la escritora, con la que la emisora sueca SVT contactó por teléfono.

"Lograr este premio es algo grande. Es algo del todo inesperado y casi una sensación inquietante. Pienso en los grandes autores rusos como Boris Pasternak", dijo Alexievich.

En declaraciones a la edición digital del periódico Svenska Dagbladet, la autora se mostró convencida de que el galardón contribuirá a hacer más fácil su situación personal. "Esto significa que ya no les resultará tan fácil a los poderosos en Bielorrusia y Rusia rechazarme con un gesto con la mano", afirmó a ese diario, según recoge EFE.

Alexievich, que llevaba años entre los favoritas para hacerse con el premio, es autora de libros sobrecogedores sobre la catástrofe de Chernóbil o la guerra de Afganistán, prohibidos en su país, que no le perdona el retrato que hizo del "homo sovieticus", un ser incapaz de ser libre.

Muchos de sus compatriotas la leen, aunque el régimen autoritario del presidente Alexander Lukashenko impide sus apariciones públicas en Minsk, donde reside parte del año.

"Durante los 30 o 40 últimos años, dedicó su tiempo a la cartografía del individuo soviético y postsoviético. Pero no es una historia de los acontecimientos. Es una historia de las emociones, una historia del alma", explicó Danius a la Fundación Nobel.

Novelas documentales

El anuncio del galardón fue muy aplaudido por el numeroso público presente en la Academia Sueca.

Nacida el 31 de mayo de 1948 en el oeste de Ucrania, en una familia de profesores, diplomada de la facultad de periodismo de la Universidad de Minsk, Alexievich comenzó a recoger en una grabadora los relatos de mujeres que combatieron durante la Segunda Guerra Mundial. Estos testimonios fueron la base de su primera novela, La guerra no tiene rostro de mujer, escrita en ruso, como el conjunto de su obra.

Desde entonces, Alexievich sigue utilizando el mismo método para escribir sus novelas documentales y entrevista durante años a gente que vivió experiencias conmovedoras. "Necesito atrapar a una persona en un momento en el que ha sido sacudida", había explicado la escritora al semanario ruso Ogonyok.

"Por medio de su extraordinario método, Alexievich profundiza nuestra comprensión de toda una era", escribió la Academia Sueca.

Los chicos de zinc, un libro sobre la guerra de Afganistán publicado en 1990, la hizo célebre.

Su obra más famosa, La plegaria de Chernóbil, ha sido traducida en varios idiomas y publicada en todo el mundo.

Algunos de sus libros fueron llevado a los escenarios teatrales en Francia y en Alemania, donde recibió el prestigioso premio de la Paz en la Feria del Libro de Fráncfort, en 2013.

Alexievich sucede al novelista francés Patrick Modiano, ganador en 2014, y recibirá una recompensa de ocho millones de coronas suecas (860.000 euros, 973.000 dólares).

El viernes se conocerá al ganador del premio Nobel de la Paz, otro de los galardones más esperados.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

4:34 Siga tragándose su propia mentira, desde su burbuja en Miami.

Imagen de Anónimo

Estoy leyendo su libro sobre Chernobil.

Imagen de Anónimo

Muy buena noticia. ¡Que viva la democracia y Svetlana que ayudó a construirla en Rusia!