Lunes, 18 de Diciembre de 2017
19:04 CET.
Grecia

El nuevo fiasco de la izquierda populista

Como un boxeador aturdido por golpes inesperados, la izquierda radical, populista —la de Syriza y Podemos, la del castrochavismo también— se ha quedado boquiabierta ante la capitulación de su efímero ídolo Alexis Tsipras, Primer Ministro griego, en la reunión cumbre de la zona euro celebrada los días 12 y 13 de julio pasado.

Tan solo unos días antes, el 5 de julio, esa misma izquierda aplaudía eufórica la victoria del "no" en el referéndum convocado por Tsipras con el fin de recabar la opinión de los griegos con respecto al programa de reformas propuesto por las "instituciones" (grupo anteriormente llamado "troika") que integran el conjunto de acreedores de ese país, a saber: la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Respaldando la opinión de su Primer Ministro, una mayoría de griegos (61,5%) desaprobó con sus votos el programa en cuestión.

Entre los eufóricos se contaban —¿cómo podían faltar?— los paladines de la izquierda populista latinoamericana. En mensajes separados, Fidel y Raúl Castro felicitaron calurosamente a Tsipras, calificando el referéndum, el primero de "brillante victoria política" y el segundo de "valiente política". Para no quedarse atrás, el procónsul del castrismo en Venezuela, Nicolás Maduro, empleó la palabra "gesta" para referirse a la victoria del "no".

En realidad, aquel referéndum resultó ser una quimera avivada por Tsipras y su partido Syriza con el fin de hacerle creer al pueblo griego que un voto negativo serviría para conseguir préstamos internacionales en condiciones menos severas que las obtenidas hasta entonces.

La quimera estaba condenada a fracasar. ¿Por qué, en efecto, el voto griego tendría carácter perentorio para los contribuyentes finlandeses, austríacos o alemanes que rehúsan seguir inyectando ayuda a Grecia a menos que Atenas acepte implementar las reformas que harían competitiva la economía de ese país y viable el presupuesto del Estado?

¿Por qué los eslovacos, letones o lituanos, cuyo nivel de vida así como el monto de sus pensiones son inferiores a los de Grecia, deberían apretarse aun más los cinturones para sufragar en Grecia los gastos de un sector público hipertrofiado y poco eficaz y de un sistema de pensiones que no llega a autofinanciarse?

El no del 61,5% de los griegos es sin duda revelador de un profundo malestar social. Pero no tiene mayor valor que el rechazo a nuevas concesiones a Grecia expresado por 85% de alemanes en una encuesta realizada el primero de julio. Un rechazo compartido por 68% de los seguidores del partido de la extrema izquierda alemana Die Linke, a pesar de sus afinidades con Syriza.

La euforia de la izquierda populista el 5 de julio fue de corta duración. Pues apenas conocido el resultado del referéndum, Alexis Tsipras —traicionando las esperanzas que él mismo había fomentado— propuso a las "instituciones" un programa de reformas prácticamente idéntico al rechazado por los griegos.

Ese viraje de 180 grados no podía sino dejar perplejos a los partidarios de la izquierda populista. Su decepción, sin embargo, iría más lejos aun.

En efecto, al percatarse de que la recaudación de impuestos en Grecia había caído vertiginosamente en las últimas semanas, y que el control de capitales en vigor habría de afectar seriamente la actividad económica, los otros países miembros de la zona euro, reunidos en la antemencionada cumbre del 12 y 13 de julio, decidieron en su mayoría reclamarle a Grecia —como condición previa a toda nueva ayuda financiera— reformas aun más drásticas y mecanismos de verificación aun más intrusivos que los exigidos previamente. 

A fin de cuentas, tras 17 horas de negociaciones, a Tsipras no le quedó más remedio que aceptar las nuevas exigencias de sus pares.

Ante semejante capitulación, la izquierda populista no sabe cómo reaccionar. ¿Qué hacer? ¿Qué decir? ¿Argüir, como dice Tsipras, que fue para "evitar un desastre al país" que el Gobierno griego se resignó a aceptar las nuevas exigencias?

Argumento poco convincente. Pues si para "evitar un desastre" Tsipras tuvo que ceder en todo, habría que admitir entonces que el gobierno precedente, el de Antonis Samaras, movido igualmente por el deseo de evitarle un desastre a su país, supo negociar con sus acreedores condiciones menos draconianas que las aceptadas por el Primer Ministro representante de la izquierda radical.

Lo que es más, ¿cómo podría la izquierda populista apoyar a Alexis Tsipras cuando este, al faltarle el apoyo del ala izquierda de Syriza —la llamada Plataforma de Izquierda dirigida por Panagiotis Lafazanis— logró la aprobación de las controversiales reformas en el Parlamento gracias a los votos de los partidos de la oposición?

Resulta difícil, pues, para la izquierda radical, justificar la capitulación de Tsipras. Pero lo contrario, es decir, atacar a su líder, aduciendo que no debió haber firmado el acuerdo del 13 de julio —como afirma abiertamente la Plataforma de Izquierda— no está exento de graves inconvenientes.

En efecto, si Tsipras hubiese rechazado tal acuerdo, Grecia hubiera tenido que salir de la zona euro (el famoso "Grexit") en un plazo más o menos corto. Por cierto, el Grexit goza de la simpatía de un buen número de populistas tanto de izquierda como de derecha, pero presenta dos complicaciones fundamentales para la izquierda radical. En primer lugar, el 80% de los griegos rechaza tal salida. En segundo lugar, el Grexit cuenta con el favor de una de las ovejas negras de la izquierda, a saber, el ministro alemán de finanzas Wolfgang Schäuble.

¿Cómo podría pues la izquierda radical optar por una solución repudiada por el pueblo griego y defendida por Schäuble?

La izquierda populista se encuentra igualmente desprovista de una estrategia coherente frente a su otra oveja negra, es decir, el Fondo Monetario Internacional.

En efecto, el FMI aboga abiertamente por una disminución de la deuda griega, lo que constituye uno de los reclamos fundamentales de Tsipras y su partido. Entonces, ¿cuál es la lógica de seguir echando pestes contra la única institución que defiende oficialmente esa reclamación fundamental del actual gobierno heleno?

Así, pues, tomando partido, uno por el Grexit, el otro por la disminución de la deuda griega, Wolfgang Schäuble y el FMI le han arrebatado sendos caballos de batalla a la izquierda populista.

¿Qué le queda, pues, a esa izquierda? Simplemente lo que hace cada vez que se ve confrontada a una dificultad sustancial, es decir, radicalizarse.

Es así como la Plataforma de Izquierda, por boca de su líder, aboga entre otras cosas por la "nacionalización-socialización de los bancos", medida que ha probado su ineficacia económica en todo tiempo y lugar, y por un "control de la propiedad de los medios de comunicación", lo que indefectiblemente —como vemos en Cuba, Venezuela y Ecuador— no tiene otro objetivo que asfixiar la libertad de expresión.

Esas aberraciones ayudan a comprender cómo y por qué los regímenes surgidos de la izquierda populista y radical conducen inexorablemente al descalabro económico y la represión política.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

@Anónimo de las 12:56pm. El Primer Ministro hizo lo correcto al firmar el nuevo programa de rescate, pero lo que este artículo afirma es que el nuevo programa constituye un fiasco con respecto a las promesas electorales de la izquierda populista griega, que juró que no firmaría un nuevo programa 'de austeridad' ni con una pistola en la sien. Prueba de ello es que el ala izquierda de Syriza -- la Plataforma de Izquierda y sus 30 diputados -- está echando pestes contra Tsipras, acusándolo de traición. 

Imagen de Anónimo

pero caballero, si ese hombre y ese partido llegaron a la presidencia ayer, después de dos rescates que provocaron otros gobiernos que no eran de izquierda..., si se pierde objetividad luego nadie creerá las noticias..., no hay que imitar al Granma.

Imagen de Anónimo

Al Anónimo de la 1:21 am. Oye viejo, si, como dices, el Granma te publica tus comentarios, es por que eres uno de ellos. 

Imagen de Anónimo

Al Anónimo de la 1:05 pm. No calles que el FMI está 100% de acuerdo con las privatizaciones, entre otras cosas de los aeropuertos, que serán mejor administrados que por los burócratas de ahora. Es cierto (y este artículo lo afirma) que dicho Fondo aboga por un alivio de la deuda, lo que puede tomar la forma de una reducción --  'haircut' -- de la misma, o de una reducción de la tasa de interés o de una moratoria en en las amortizaciones. Incluso Schäuble propone un 'haircut' pero a condición de que Grecia salga de la zona euro (Grexit), pues así lo exigen las normas vigentes en dicha zona (de la que el FMI no es miembro). Pero Tsipras y los griegos prefieren seguir con el euro y negociando otra forma de alivio de la deuda -- porque no son tontos como tú. 

Imagen de Anónimo

Muchas gracias por su benévola disposición, estimado de las 10:26 a.m. En cuanto a su solicitud, apreciada Roxana, como el personaje de Melville, si me lo permite "preferiría no hacerlo". En cuanto al "otro" -que decido ni mencionar- debería aplicarse él mismo el final de su comentario de la 1:21 a.m., que "el buen juez, por su casa empieza". Nada más obtendrá de mí que estas palabras.

Imagen de Anónimo

para  10;26   Como  se puede ver , ni lees  ni razonas , te pones a opinar  de la misma manera q las turbas  de fidel  agreden . Te vas   como  un critico  de la lengua cubana . Cuidado  asi  la usan  los  CDRs , se van  por  las apariencias  sin razonar . Anonimo eres tu  pq  yo  siempre   comento  aqui y en el granma   identificandome . Los Populismo   no llegan lejos  ni el  de izq  y ni el de Trump : Para ser Anti fidelista  no tengo q compartir   las  palabras   de este art ,ni  las de Montener . El  odio  ciega  y no deja ver nada !!!

Imagen de Anónimo

El sistema de retiros de Grecia era (¿o sigue siendo?) el mejor, el más avanzado  y el más humano del mundo. Y digo del mundo mundial. Contemplaba la jubilación anticipada, a los 45 años,  para quienes ejercían profesiones y oficios con alto grado de peligrosidad o toxicidad, entre los cuales estaban incluidos ¡los tompetistas y peluqueros! Chúpate esa. NIC

Imagen de Anónimo

para  Fabio  y  los q opinan  a su favor . Hay  una diferencia enorme  entre como  llevar una union monetaria  en UE y los EEUU   ,un  problema  economico no se resuelve  con ideologias  ,ni pasiones  de izquierda  ni de centro  y menos de extremos donde incluyo a los ignorantes  q se van por  la forma y no por el contenido .Parte  de las exigencia  de Brucelas a los griegos es eliminar  la reforma anticipada  ,herencia de anteriores gob.  para empleos considerados Precarios, q  en  otros paises  se compensa con Propinas OBLIGATORIAS .  Pena q en este art, no incluyo  q hoy  Grecia tuvo q Privatizar  12 aeropuertos  q  quedaron en manos de los Alemanes !!!El FMI   le dio la razon a Grecia  pero ... es  solo  10%  su participacion  . ( roxana Aguilera ) quienes son los anonimos q  4:43 y 11;43  ?  

Imagen de Juan

12:41 pmSe te olvido escribir que en Grecia a los 45 años te puedes retirar con todo tipo de beneficios mientras que en Europa tienes que esperar a los 60 y algo años o mas. Eso quieres decir que los vagos griegos están viviendo o vivían de el cuento ademas de no pagar impuesto como hacen todos los países de latino américa.   Le llego como le tenias que llegar.

Imagen de Anónimo

ojala que no le quede mas nada,,,,xq ya q han jodido a cuba,,venezuela, grecia y un largo etc,,,,me da pavor que venga pablo iglesias y la cage en españa,,,,,creo q no pero hay mucho inocencente q se los cree ,,,,,como todo,,,,nadie escarmienta por cabeza ajena,,,los pueblos tambien tienen q darse el batacazo para reaccionar,,,,,