Lunes, 18 de Diciembre de 2017
17:59 CET.
Opinión

El comienzo de otra historia: democracias liberales contra iliberales

La crisis griega es la expresión de un gravísimo problema planetario. Es verdad que la desataron los socialdemócratas y conservadores con su gasto público desbocado y su corrupción rampante, pero la han agravado los neocomunistas y sus primos neopopulistas, en el poder desde hace pocos meses.

¿Por qué es un asunto que concierne al  planeta? Tres ejemplos. Syriza en Grecia, Podemos en España y el chavismo en Venezuela comparten varios elementos que los hermanan: son enemigos de la democracia liberal, partidarios irrestrictos del populismo, y sostienen unas proclamadas simpatías por el comunismo.

Sus dirigentes odian el mercado, la propiedad privada, el comercio internacional sin ataduras y los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo. Todas estas instituciones, con sus errores y aciertos, constituyen la savia de la economía en las naciones más desarrolladas de la Tierra.

No es una casualidad que de los primeros y más enérgicos apoyos públicos al Gobierno de Alexis Tsipras hayan sido de Fidel y Raúl Castro, Evo Morales, Rafael Correa, Nicolás Maduro, Cristina Fernández, Daniel Ortega y, sobre todo, de Pablo Iglesias, el español líder de Podemos que se ha tomado este incidente como lo que es: un asunto absolutamente suyo.

Como es notorio, en 1992 Francis Fukuyama publicó su muy citado ensayo El fin de la historia y el último hombre. Había colapsado el comunismo (salvo en algunos tercos enclaves estalinistas, como Corea del Norte y Cuba), mientras otros países, como China y Vietnam, habían abandonado el colectivismo, desovando un modelo híbrido de dictaduras capitalistas de partido único.

En ese contexto, Fukuyama concluyó, razonablemente, que la especie humana se movía en la dirección de la democracia liberal como única opción probada y predecible, dado que los 25 países más exitosos del planeta convivían dentro de este modelo estable y enriquecedor. Era ese espléndido mundillo el que había ganado la Guerra Fría.

¿En qué consistía la democracia liberal? Eran sociedades en las que se respetaban los derechos humanos, incluidos los de propiedad privada, regidas por el mercado, defensoras del libre comercio internacional, administradas por gobiernos limitados, cuyas élites dirigentes eran reemplazadas mediante elecciones plurales y transparentes. Sociedades, además, organizadas de acuerdo con la receta parida por la Ilustración a fines del siglo XVIII, lo que indicaba la separación de poderes para evitar los atropellos de los mandamases.

Era cierto que en las democracias liberales —ya fueran Inglaterra, Suecia, Francia o Estados Unidos— había notables diferencias entre los más ricos y los más pobres, pero el objetivo de este modo de organización social y económica no era alcanzar la igualdad de resultados, sino el ejercicio de la libertad individual, y esta traía como consecuencia una cierta disparidad en los extremos, trufada por unos robustos sectores sociales medios que vivían razonablemente bien y podían tratar de mejorar sustancialmente si tenían el talento, la suerte y los impulsos psicológicos necesarios para emprender aventuras económicas. 

Podía tratarse de monarquías parlamentarias o repúblicas, podía haber democracias liberales gobernadas por socialdemócratas, conservadores, democristianos, liberales o libertarios, porque, al fin y al cabo, se trataba de una misma familia ideológica, dividida en torno al monto de la presión fiscal y al fin último de la asignación de los bienes y servicios creados, lo que determinaba el tamaño y las funciones el Estado. Pero lo que los unía era infinitamente mayor que lo que los separaba.

Lo que Fukuyama no previó es que de los escombros del comunismo surgieran los neopopulistas y neocomunistas, un abigarrado conjunto de partidos, gobiernos y oneges enemigos a muerte de los valores y criterios de la democracia liberal, que ya no pensaban en tomar el poder por la violencia (la desacreditada receta marxista-leninista), sino aprovechando los mecanismos democráticos para, una vez con las riendas del gobierno en las manos, y al ritmo que permitieran las circunstancias particulares de cada país, implantar la mayor cantidad de colectivismo y autoritarismo posibles.

De alguna manera, se trataba de las democracias iliberales, o antiliberales, como describe Fareed Zakaria en El futuro de la libertad. Ese universo en el que caben los cinco gobiernos latinoamericanos del "Socialismo del Siglo XXI", acompañados por el Foro de Sao Paulo, el Partido de los Trabajadores brasileños de Lula y Dilma Rousseff, del sector peronista de Cristina, Rusia, la teocracia iraní, o las entidades adscritas al Partido de la Izquierda Europea dentro del Parlamento europeo, una amalgama en la que se amelcochan y abrazan Syriza, Podemos y los representantes de los partidos comunistas de Francia, Alemania, Moldavia y así hasta de 17 naciones.

Ya no puede haber duda de que el gran enemigo actual de la democracia liberal es la democracia iliberal. No era el fin de la historia. Era el comienzo de otra.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo - 14 Jul 2015 - 3:34 pm.El profesore lo alfabetizara, los ricos no son mayoria, por lo tanto no puede ser el liberalismo (segun usted doctrina de los ricos) populismo, de pueblo, mayoria. Y que a mi que me importa si representan a Masantin el torero, el asunto es que coman y dejen comer tambien, el populismo usa esta diferencia para luego comer ellos solos y a los proletarios que se los lleve un tiburon. Siempre van a existir gente con "baton en la mano", a quien envidias?, a mi me interesa ganarme mi espacio por mi talento no por afiliacion politica.

Imagen de Anónimo

Pero es que no se enteran.... el liberalismo es otra modalidad de populismo. Filosofía de los que lo tienen todo para manipular a la opinión de la sociedad. Es lo mismo que líderes ricos de izq..... estos ideologos representan a los que siempre tuvieron el balón y siguen jugando con ventaja. En el liberalismo hay tanta miseria moral como en el populismo. El liberalismo es el opio de los políticos del mundo libre.

Imagen de Anónimo

Por lo tanto y para culminar, el populismo es simplemente oportunismo politico basado en los males sociales normales (diferencias) de cualquier poblacion con el objetivos de tener mayor acceso a recursos, o sea, para alcanzar el control social, politico y monetario sobre esa poblacion, asi de sencillo. Como evitarlo? pues la clase con mayor acceso a recursos debe ser menos avariciosa para si fomentar menos envidia en los demas, lamentablemente la envidia es incurable en muchas personas. Crear una sociedad donde existan oportunidades de salir de abajo con trabajo y que nacer pobre no signifique una condena eterna, sino una etapa de donde se puede salir estudiando, trabajando honradamente. Esta es la cura, unica y posible. Mientras esto no exista habla populismo ya que siempre habra avariciosos y estos, efectivamente no se acaban, mutan.El profesore.

Imagen de Anónimo

Esa envidia como energia acumulada en la mayoria menos favorecida, es la base de las llamadas "revoluciones sociales comunistas", ya sea esta la francesa, la rusa o la cubana. Famosos agitadores sociales los conocemos, Lenin, Stalin, Castro, Mella, etc...el tipo de podemos en España, Chavez, completen la lista. En la hidroelectricas la energia potencial del agua es usada (trasnformada) en mecanica y luego en electrica, en las hidroelectricas sociales la energia envidiosa acumulada en transformada en un arma en revueltas, sindicatos, protestas, etc que cambien la situacion imperante, ejemplos tenemos en la caida de las monarquias en Europa, en Francia, y el imperio austro-hungaro en la primera guerra mundial y el ruso en la revolucion bolshevique del 1917 y la aristocracia cubana de la primera mitad del siglo 20. Una vez caida la monarquia o la aristocracia (no que esta los protegia, pero no buscaba su destruccion), ya nada protege al protelariado de lo que le viene, la destruccion, porque ese es el objetivo de quienes estan detras de estos asuntos, vemos facilmente que los rusos, austro-hungaros y cubanos estuvieron peor despues del "cambio" que antes. P

Imagen de Anónimo

Soy el profesore, y hasta ahora el unico que ha dicho algo medianamente logico es el de las 3:17 pm o sea, el primero. En todas las poblaciones, que en su conjunto forman comunidades (de platanos, zorros y personas etc) hay diferencias, que se traducen en debilidades de unos, ya sean fisicas o de otra indole que se traducen en acceso a recursos para vivir, en el caso humano es dinero, si se viven en el amazonas es mejores lanzas o lo que sea para cazar mas o mejor. En una poblacion de bufalos el debil simplemente se queda, muere por el bien comun, el enfermo se muere, el flojo no procrea y se normal y hasta entendible que asi sea, no es envidia, no existe la envidia a nivel de ballenas, existe la competencia, a nivel de humanos sin embargo existen la envidia y la avaricia, esta combinacion donde unos pueden llegar a acumular mucho por su avaricia (sin negar que sean competitivos) y otros a tener casi nada, puede crear (y de hecho crea) envidia en la mayoria que menos tiene. Por lo tanto un teorema social (o corolario) es que la envidia en rica y abundante en la parte de la sociedad menos favorecida, su energia esta ahi acumulada, como un rio, solo hay que saberla canalizar como en el caso de una central hidroelectrica.

Imagen de Anónimo

Follow the money, de acuerdo con los comentarios de las 8:18 y 4:34. El liberalismo aparecio como la necesidad de la burguesia de separarse de los monarcas y de la Iglesia para crear su propio Estado "de acuerdo a sus intere$e$". En las revoluciones  eran los burgueses los que conspiraban bajo la "Patria" "igualdad" y "justicia social" usando a las masas populares para instaurar el Estado liberal (la dictadura del dinero). Convirtieron el dinero en papel y comenzo la gran estafa organizada: El Sistema Bancario. Desde entonces todo fue cuestion de tiempo a traves de inflaciones, crisis y guerras. Crearon una clase media y comodidades, su gran triunfo, para sostener y dar crecimiento al Sistema hasta que los Bancos se centralizaron y empezaron a ver la necesidad de internacionalizar al trabajo. Ahi fue donde necesitaron al Comunismo. Capital por un lado y fuerza de trabajo esclava por el otro. El Comunismo es el complemento o la otra cara del liberalismo burgues. Democracia vs Totalitarismo. Hoy se ve como se funden amigablemente. El robo adquirio complicidad creandose organizaciones internacionales y dejando que los trabajadores sigan reclamando sus "derechos humanos" en vez de desatar revoluciones para el cambio. No acabo ni con la iglesia ni con la monarquia. Ellos siempre han estado ahi. Y si no preguntele a la reina de Inglaterra como se puede ser Anglicana-Monarca y jefa de un Estado Liberal al mismo tiempo, con poderes omnipotentes y nadie la critica. 

Imagen de Anónimo

Si el liberalismo le hubiera quitado el dinero a los que lo tenían y empezar el juego de cero..poner la pelota en medio del campo... metase señor ideologo las dos cosas por c tanto el liberalismo como el populismo. La crueldad se inventa una filosofía para seguir mandando... eso no es mas justo que el comunismo.

Imagen de Anónimo

El de las 12.32 tiene mucha razón: está PROBADO que los cárteles (en especial el del Chapo, el de Sinaloa) han financiado las guerrillas y los movimientos "populares" que tienen de cabeza a México, igual que en Colombia y en otros lados.

Imagen de Anónimo

Don Chicho Cagatrillo: me pongo de pie y me quito el sombrero: Chappeaux.

Imagen de Anónimo

CAM, tienes toda la razón: es el comunismo y los comunistas los culpables de todo. Mira Mexico y el Chapo. El comunismo esta acabando con México y el Chapo es el comunista mayor.Viva CAM!