Domingo, 17 de Diciembre de 2017
10:46 CET.
Colombia

Santos acusa a las FARC de provocar el daño ecológico 'más grande en la historia del país'

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. consideró el viernes que la crisis ambiental que vive el puerto colombiano de Tumaco es la peor en la historia del país luego de que las FARC atacaran con explosivos un oleoducto y derramaran miles de litros de petróleo, informa AP.

"Hacemos una denuncia internacional porque este ataque" generó el daño ecológico "más grande que se ha producido en la historia de este país", afirmó el mandatario durante una intervención en Tumaco, ubicado en el departamento de Nariño, a unos 600 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El atentado contra el oleoducto Transandino se registró el 22 de junio y Santos lo atribuyó a las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Se calcula que unos 10.000 barriles de petróleo se derramaron y terminaron primero en el río Mira, para después desembocar en el océano Pacífico a partir del jueves.

A las FARC el jefe de Estado les dijo que "sean coherentes, que no sean cínicos... esto lo que hace es generar más rechazo de la población".

En evidente tono de molestia, el presidente hizo énfasis en que pareciera que las FARC se ensañaron con Tumaco. El 3 de junio último unas 160.000 personas del puerto se quedaron a oscuras luego de que varias torres de energía fueron voladas con explosivos. Se requirieron seis días para repararlas.

Siete de sus ministros acompañaron en Tumaco a Santos, quien advirtió que la emergencia en este puerto sobre el Pacífico puede durar unos 45 días.

Antes de viajar al mencionado municipio, el jefe de Estado había dicho en Cali —la tercera ciudad en importancia de Colombia, a unos 300 kilómetros al oeste de la capital— que el gobierno está dispuesto a reducir sus acciones en el conflicto siempre y cuando las FARC hagan lo mismo. De lo contrario, enfatizó, los operativos de las fuerzas militares y de policía continuarán en todo el país.

Luego de que las FARC suspendieron el 22 de mayo el cese unilateral del fuego que habían iniciado en diciembre, Santos consideró que "volvimos a la normalidad... la normalidad infortunadamente es lo que estamos viendo: ataques a los oleoductos, ataques a las torres eléctricas, poblaciones enteras sin agua, sin electricidad. Eso infortunadamente es lo normal de la guerra".

Las FARC dijeron que levantaron la medida unilateral para responder a los avances y ataques de la fuerza pública.

De acuerdo con Jáder Chillambo, secretario de gobierno de Tumaco, al menos 150.000 personas se encuentran sin agua como consecuencia del daño ambiental. El servicio fue suspendido para evitar una crisis sanitaria en el puerto.

La víspera, la armada llevó en un buque 25.000 galones de agua, explicó Chillambo en entrevista telefónica con The Associated Press. El funcionario indicó que al Pacífico ya llegó una "mancha ligera" de petróleo "que es como la nata del crudo y que no tiene una gran afectación, pero es una primera pista que avanza por el agua".

El gobernador de Nariño, Raúl Delgado, calificó el atentado como un delito contra el derecho internacional humanitario.

Desde fines de 2012 el gobierno de Santos y las FARC efectúan conversaciones de paz en Cuba para tratar de poner fin a más de 50 años de conflicto armado interno.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.