Jueves, 29 de Septiembre de 2016
01:28 CEST.
Política

La Paz y Washington reanudan negociaciones para normalizar vínculos tras siete años sin embajadores

Archivado en

Los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos dieron este miércoles un nuevo impulso a sus esfuerzos por normalizar sus relaciones diplomáticas, afectadas desde hace casi siete años por la expulsión recíproca de sus embajadores, informó un alto funcionario estadounidense en La Paz, reporta la AFP.

"Lo que estamos tratando de hacer es reinstalar el Acuerdo Marco (que guía las relaciones bilaterales); en eso estamos trabajando en este momento. Tenemos que tomar esto paso a paso", dijo el encargado de negocios de la legación estadounidense, Peter Brennan, tras reunirse con el canciller David Choquehuanca.

El encuentro, que ocurre días después de desarrollarse la Cumbre de las Américas en Panamá, en la cual Raúl Castro y Barack Obama escenificaron la reconciliación entre Washington y La Habana, sirvió para retomar un diálogo que se realiza con interrupciones.

"De nuestra parte hay un gran deseo de mejorar la relación y vamos a seguir trabajando en esto, espero que el Gobierno de Bolivia y el presidente Morales tengan este mismo deseo, en eso vamos a estar trabajando", señaló Brennan a periodistas.

En la reunión con Choquehuanca "hablamos un poco de cómo podemos hacer esto (de normalizar los nexos diplomáticos)", agregó Brennan.

Aunque la reunión no arrojó resultados inmediatos, "vamos a seguir hablando de áreas específicas (para) trabajar (en temas de) interés mutuo", declaró.

Choquehuanca reveló en diciembre pasado que La Paz propuso a Washington un encuentro cumbre entre los presidentes Evo Morales y Barack Obama para encaminar las relaciones bilaterales, deterioradas desde la expulsión mutua de embajadores en 2008.

La administración boliviana echó al representante de Estados Unidos, acusándolo de apoyar un supuesto complot junto con sectores de la derecha nacional. Washington negó las acusaciones y respondió expulsando también al representante de La Paz, lo que sumió las relaciones bilaterales en una fuerte crisis.

Morales también expulsó, tras la salida del embajador Philip Goldberg, a la agencia antidrogas (DEA) de Estados Unidos y optó por financiar la lucha contra el narcotráfico con recursos propios.

Brennan dijo que definir la restitución de embajadores corresponde a otros niveles, pero primero se deben "establecer las bases para el restablecimiento" de la relación.

Desde que Morales llegó al poder en 2006 ha sido un fuerte crítico de Washington, reorientando las relaciones del país hacia los regímenes de Cuba, Venezuela e Irán.