Lunes, 26 de Septiembre de 2016
12:29 CEST.
Colombia

Primera condena contra las FARC por uso de minas antipersonales

Un juzgado de Colombia ha condenado a siete años y seis meses de cárcel y una multa de mil 534 salarios mínimos legales mensuales vigentes a Óscar Mauricio Pinto Cordero, alias "El Silencioso", señalado de ser integrante de las redes de apoyo de las FARC, informaron medios locales.

De acuerdo con las autoridades se trata de la primera sentencia en relación con el uso de minas antipersonales y con ella se abre la posibilidad para que también se formulen cargos a los jefes del Frente 21 de las FARC. 

La investigación fue adelantada por Fiscalía 36 Especializada de la Dirección de Fiscalía Nacional, quien solicitó proferir sentencia por los delitos de rebelión, terrorismo y utilización de medios y métodos de guerra ilícitos.

Óscar Mauricio Pinto Cordero, quien era integrante de las Redes de Apoyo del Frente 21 de las FARC, fue detenido por el Ejército a principios del mes de octubre de 2014. 

El acusado pertenecía a la estructura insurgente desde hace 14 años y desde allí estuvo encargado de la instalación de campos minados en el corregimiento de Playarrica del municipio de San Antonio, Sur del Tolima.

Debaten en La Habana sobre minas antipersonales 

Esta primera sentencia se produce cuando el Gobierno colombiano y las FARC empiezan a debatir sobre el desminado en La Habana. En este asunto se está trabajando este fin de semana.

Según informó la agencia EFE, el ministro consejero para el Posconflicto de Colombia, el general Óscar Naranjo, explicó este sábado que en seis semanas los equipos de desminado comenzarán a trabajar de manera prioritaria "en dos o tres lugares del país" que no precisó. 

Para determinar las zonas en donde actuar primero, las autoridades deben recibir información de las FARC sobre la localización de minas antipersona, lo que previsiblemente será uno de los temas que las partes abordarán hoy en La Habana.

Además de la definición de sitios, se espera que la agenda del intercambio trate la hoja de ruta de la implementación del desminado y las "formas y especificidades" de la participación de las partes, según quedó establecido en el acuerdo conjunto.

El trascendental acuerdo de desminado de tierras entre el Gobierno y las FARC fue dado a conocer en La Habana al cierre del anterior ciclo 33 de negociaciones, y se considera un paso fundamental para disminuir la intensidad del conflicto, reparar a las víctimas y avanzar hacia el proceso de paz iniciado en 2012. 

La medida, que pretende erradicar los explosivos sembrados en diferentes zonas tras más de 50 años de conflicto armado, será implementada con la coordinación de la organización APN, Ayuda Popular Noruega, país garante junto a Cuba del proceso de paz colombiano.

De acuerdo con lo convenido, los integrantes de BIDES se encargarán de la limpieza de tierras y los miembros de las FARC participarán "sin uniforme, armas y previa suspensión temporal de las órdenes de captura" para brindar información requerida y facilitar las tareas, todos bajo la coordinación de Noruega y en contacto permanente con las comunidades locales.