Domingo, 25 de Septiembre de 2016
00:15 CEST.
Justicia

La versión de Jorge

El cubano Jorge Emilio Pérez de Morales Santé está siendo identificado por la fiscalía de Miami como un fugitivo de la justicia norteamericana por supuestamente haber conspirado para lavar dinero estafado al programa de seguros médicos conocido como Medicare en la suma de 238 millones de dólares. 

La prensa local de Miami y algunos sitios web han aderezado esta acusación con imágenes de supuestas propiedades y bienes patrimoniales que disfruta Pérez de Morales en Cuba, incluida una casa a orillas del mar y muy cerca de la mansión del comandante Ramiro Valdés. 

La situación se agrava para el acusado cuando su hermano Eduardo Pérez de Morales, residente en Miami, se declaró culpable por el mismo delito y las noticias lo identifican como cómplice o intermediario de los negocios del hermano mayor en el sur de La Florida. La prensa alega que la defensa de Eduardo se basó en que el joven fue manipulado por el hermano mayor, quien lo convenció para cometer el delito que se les imputa. Eduardo fue sancionado a tres años y medio de prisión por estos hechos.

Jorge era un joven emprendedor en La Habana de los 90, una persona con ideas novedosas y respetuoso de la ley, que con esfuerzo propio logró destacar en el mundo empresarial privado y convertir en negocios rentables todos los proyectos en que se involucró en aquella época.

La imagen que hoy se presenta de él dista mucho de la que sus vecinos de Miramar y sus conocidos de toda Cuba tenían. ¿Qué pudo haber pasado para que sucediera esta transformación?. ¿Hasta dónde son ciertas estas acusaciones?

Jorge en persona accedió a contestar un cuestionario que le presentáramos y darnos su versión de los hechos, la que según explica, no había podido exponer hasta ahora.

Toda la información que se publica sobre tu caso te presenta como un fugitivo de los Estados Unidos, tú lo niegas. ¿Por qué no te consideras un fugitivo de la justicia norteamericana?

Para huir de un lugar primero hay que estar ahí. Yo no soy ciudadano ni residente en Estados Unidos, no tengo empresas ni negocios allí, y nunca he vivido en ese país.

No soy el cubano que vive en Estados Unidos, que robó al Medicare y se fue, soy un cubano que trabajó en una empresa fuera de Estados Unidos que paga remesas familiares en Cuba, negocio prohibido o regulado en Estados Unidos y no en el resto del mundo.

La imputación de la que soy víctima no es un delito en muchos países, al menos no de la forma en que se presenta, por lo que atendiendo a mi nacionalidad y residencia tengo el derecho de ejercer mi defensa en el territorio en que me encuentro o en el país del cual soy ciudadano.

Si un ciudadano norteamericano es requerido por la justicia de otro país, este no sale corriendo a atender dicha demanda, las leyes americanas lo protegen de que no sea víctima de un atropello legal, sobre todo si se dedica a un negocio que está prohibido en el país que lo demanda, pero no en el resto del mundo, como es el caso del envío de remesas familiares a Cuba.

Desde el inicio de nuestro contacto has insistido en tu inocencia sobre el caso principal de la acusación. ¿Por qué crees que no tienes nada que ver con el robo al Medicare?

No tengo nada que ver con robos, estafas o facturaciones falsas a Medicare. Esa no es la acusación que me hacen, no se de donde sacó la prensa que estoy acusado de robo. No tengo forma de robar al Medicare desde el país donde vivo, que no es Estados Unidos. Los que roban al Medicare son personas que viven allí, tienen empresas allí, y realizan su actividad comercial desde el territorio de Estados Unidos.

Estos estafadores se aprovechan de las agencias de remesas a Cuba localizadas en Miami, a quienes le ofrecen enviar a Cuba el efectivo de remesas a través de sus cuentas bancarias. Las agencias de remesas no tienen cuentas bancarias porque los bancos en Estados Unidos no quieren procesar este servicio a Cuba.

El dinero que recibimos nosotros es el de las agencias, y como tal procesamos sus órdenes de pago a los familiares en Cuba. No tenemos nada que ver con el Medicare.

En realidad supe con exactitud lo que es el Medicare a raíz de la imputación que me hace el Departamento de Justicia.

Insistes en que no hiciste nada diferente a lo que hacen ciertos bancos norteamericanos y que para asombro tuyo a ellos no les acusan de nada. ¿Por qué crees que los bancos americanos tienen la misma responsabilidad que tú?

Los bancos americanos tienen mucha más responsabilidad porque son los que autorizaron a que el dinero fraudulento saliera de Estados Unidos. Estos bancos son los que mantienen las cuentas de las empresas que enviaron el dinero a nombre de las agencias de remesas de Miami y debieron alertarnos cuando les consultamos sobre sus clientes, pero nos respondieron que todo estaba en orden. Confiamos en ellos y nos engañaron.

Los bancos sí sabían que estos clientes recibían fondos del Medicare, y aun así autorizaron transferencias a terceros países de dineros que procedían del Medicare.

Los bancos norteamericanos operan bajo la estricta regulación de su país, tienen los manuales de antilavado implementados y sin embargo enviaron dinero fraudulento de sus clientes a compañías en terceros países que se dedican a remitir dinero a Cuba.

Ellos son los responsables de que una empresa fuera de Estados Unidos esté acusada por lavado de dinero. Parece que resulta más fácil imputar por delito de conspirar para lavar dinero a una pequeña empresa del Caribe dedicada a pagar remesas en Cuba de familiares en el extranjero que a un banco norteamericano en territorio norteamericano.

Te sientes inconforme con el perfil tuyo que presentan algunos medios periodistas de Miami. ¿Por qué piensas que la prensa local del sur de la Florida ha cargado la mano contra ti?

La imputación legal que me hacen es por conspirar para lavar dinero procedente del Medicare, no de estafar ni robar, pero la prensa de Miami se empeña una y otra vez en colocarme como el ladrón, estafador y fugitivo que se llevó el dinero robado al Medicare hacia Cuba y allí disfruta de la estafa.

Creo que la prensa necesita deteriorar mi imagen, porque no les sirve presentarme como alguien que ayuda a los cubanos a recibir remesas familiares de diferentes países, esa no es la mejor imagen de un delincuente.

Necesitan demonizar al imputado para hacer el caso mas atractivo a los lectores, al final la información y su manipulación es un negocio.

De paso esconden a través del fabricado delincuente los verdaderos problemas que existen en el envío de remesas a Cuba desde Estados Unidos, que son la imposibilidad de las agencias de remesas de tener cuentas bancarias y las prohibiciones y restricciones a las remesas familiares a Cuba desde ese país.

Por eso agradezco la oportunidad que me dan de poder rebatir tanto absurdo y aliento a la prensa a que hable de las dificultades de las agencias de remesas para realizar su negocio y de la irresponsabilidad de los bancos en Estados Unidos de enviar dinero fraudulento fuera de su país.

Y sobre los bienes que se presentan como tuyos, algo has de tener en Cuba. ¿Qué pasa con tus propiedades allí?

No tengo propiedades en Cuba ni en ningún otro sitio. Lo que tengo en Cuba es mi familia. Cuando voy a Cuba me quedo con ellos, como hacen la mayoría de las persona que viajan allá. Yo voy a Cuba porque es mi país y ahí me quedo temporadas.

La propiedad a que se refiere la prensa una y otra vez fue heredada por mi familia varios años antes de que yo pensara en trabajar para la empresa de remesas familiares. No existe la menor relación de esta propiedad con el Medicare.  

Aún no se han puesto de acuerdo las partes en cómo se va a materializar las relaciones entre los dos países y ya la prensa quiere empezar a hurgar sobre reclamaciones de propiedades en Cuba. El comentario de la prensa sobre propiedades de cubanos en Cuba me parece simplemente irracional y no tiene ninguna relación con el caso en cuestión.

¿Piensas que tu hermano te traicionó?

Mi hermano es mi familia, alguien de quien nunca hablaría mal para favorecerme.  Las leyes y procedimientos legales en Estados Unidos favorecen el acuerdo judicial en base a disminución penal a cambio de declaraciones. No he tenido acceso a sus declaraciones.

Trabajé por muchos años en una empresa dedicada a facilitar que llegase a Cuba la ayuda que envían los familiares desde diferentes países. Estoy en el negocio de ayudar a fortalecer a las familias, no en el de destruirlas.

Mi hermano es ciudadano norteamericano, vive en Estados Unidos y debe regirse por sus leyes y procedimientos. Yo soy cubano y no vivo en Estados Unidos, puedo pensar y actuar diferente.

¿Cuánta culpa piensas que realmente tienes en este caso?

Mi responsabilidad está en enviar dinero familiar a Cuba, no en lavar dinero del Medicare. Los responsables de este delito son los defraudadores de Medicare, las casas de cambio de Florida, los intermediarios de este negocio y los bancos que mantenían las cuentas de los defraudadores. Este dinero nunca debió haberse recibido si los bancos norteamericanos hubieran cumplido con sus regulaciones. Los bancos en Estados Unidos violaron todas las regulaciones y afectaron a nuestra compañía y sus ejecutivos.

¿Crees que las autoridades cubanas te detengan alguna vez? 

No tienen por qué. No he cometido ningún delito en Cuba. Tampoco en Estados Unidos.

¿Cómo ves un posible arreglo con la justicia norteamericana?

Es lo que quisiera y a lo que vengo dedicando todos mis esfuerzos desde que recibí la imputación. Tengo esperanzas de poder llegar a una solución de mi caso. Espero sea pronto. 

¿Qué le aconsejas a quienes intenten hacer negocios con remesas o negocios financieros entre Estados Unidos y Cuba?

Lo que siempre aconsejé a las agencias de remesas con las que trabajábamos. Que cumplan las leyes de su país. Que exijan las condiciones necesarias para poder realizar su negocio legalmente, sobre todo las cuentas de bancos reguladas. Afortunadamente, las condiciones actuales favorecen el negocio de remesas entre Estados Unidos y Cuba. El Presidente Obama ha autorizado la apertura de cuentas bancarias de corresponsalía para bancos norteamericanos en Cuba y las remesas ya no están tan reguladas. Ya no habrá necesidad de triangular las remesas por terceros países, evitándose así cualquier riesgo de empresas intermediarias.

Es algo para enorgullecerse y de haber existido estas condiciones en nuestra época nunca habríamos recibido dinero de terceros que resultaron al final fraudulentos, algo que desconocíamos y que nos creo un problema que lamentamos profundamente, pero del que no nos sentimos responsables. Lamentablemente, en la época que operaba nuestra empresa las condiciones no eran las mismas, las remesas estaban reguladas a un nivel casi prohibitivo y los bancos americanos no procesaban este servicio de remesas familiares a Cuba.

¿Cómo ves a Jorge en diez años?

Como lo vi hace tres años. Trabajando en el negocio más eficiente, rápido, y tecnológico de remesas familiares a Cuba. Era lo que teníamos cuando nos llegó este problema que ocurrió 10 años atrás. Esperamos superar lo que ha pasado, pagar por las irresponsabilidades que nos correspondan en este caso y poder operar en una nueva industria con menos regulaciones y más facilidades y control.

Es lo que siempre quisimos, ahora existen las condiciones. Habrá que resolver los problemas y luego tratar de resurgir de un modo diferente.

Comentarios [ 252 ]

Imagen de Anónimo

Muy "convincente" el alegato de la defensa del Sr Eduardo Perez.

De 238 millones él solo participó en el lavado de 1.5 a 2.5 millones, muy conveniente cantidad para reducir la condena.

Con unos cientos de dolares que su hermano le pagaba logró tener una finca de caballos de carreras entre otras propiedades. Además de la planificada boda en el Biltmore con  anticipo de miles de dolares.

¿Estamos ante un alegato de defensa de un hermano o de un documento convenientemente acusatorio contra el otro?

No me lo creo.

una disculpa por no firmar antes.

El Dali.

Imagen de Anónimo

Yuya  Torquemada còmo te sientes ahora ? Menos frustrada ?  Què bruta eres vieja, se te hace muy dificil entender que Jorge es un tipo de valores familiares no mutables.

Imagen de Anónimo

Muy "convincente" el alegato de la defensa del Sr Eduardo Perez.

De 238 millones él solo participó en el lavado de 1.5 a 2.5 millones, muy conveniente cantidad para reducir la condena.

Con unos cientos de dolares que su hermano le pagaba logró tener una finca de caballos de carreras entre otras propiedades. Además de la planificada boda en el Biltmore con  anticipo de miles de dolares.

¿Estamos ante un alegato de defensa de un hermano o de un documento convenientemente acusatorio contra el otro?

No me lo creo.

Imagen de Anónimo

Que yo sepa las remesas que ayudan a la familia cubana van desde otros lugares del mundo hacia Cuba no al reves  no se como carajos el yoyo este pretende explicar que el hermano le entregara dinero a gente en USA.

Imagen de Anónimo

Anonimo 4:08 Si el jurado que lo va a juzgar son  gente como Yuya, este tipo ya està condenado de antemano . Ese jurado siempre va aestar prejuiciado , justamente por personas como Yuya.

Imagen de Anónimo

Yuya, di la verdad ya.. Te gusta el yoyo..!!! 

Reinaldo. 

Imagen de Anónimo

A pesar de las "confesiones" de su hermano, obviamente influenciadas por el movil de aliviar su responsabilidad, El Yoyo tiene la lealtad filial de comprenderlo y no acusar su actitud. Bravo.

El Dali.

Imagen de Anónimo

Con las alusiones a los temas familiares, lo que hacen es realzar más la credibilidad del Yoyo.

Imagen de Anónimo

Yuya 

Daré mis saludos a mis homólogos del Zodiaco (Que sentido del humor tan original tienes)

Saludame a McCarthy y atu gente de la Gestapo.

Acuario Ceballos.

Imagen de Anónimo

Qué poco seso los que siguen pesando que esto se resuelve a base de lastimar a la gente y calumniar, el tiempo dirá cómo termina, pero lo que sí está claro hasta ahora, es que el Yoyo tiene valores indiscutibles y el único recurso que le queda a los que no se enteran es difamar y hacer daño.