Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
00:58 CEST.
Diálogos de paz

Expertos de género y LGTB piden al Gobierno colombiano el cese bilateral del fuego

Representantes de colectivos defensores de la igualdad de género y los derechos LGTB que participaron el miércoles en la mesa de negociación de La Habana pidieron al Gobierno colombiano que contemple la posibilidad de lograr lo antes posible un cese bilateral el fuego, informa EFE.

"Reiteramos nuestra solicitud de acelerar también los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para que la paz en Colombia sea pronto y con todos los actores del conflicto armado", añadieron en un comunicado conjunto los seis expertos en cuestiones de género e identidad sexual que participaron en los diálogos de paz. 

Se trata del segundo grupo de representantes de organizaciones defensoras de la igualdad de género que viaja a La Habana para reunirse con los equipos negociadores tanto del Gobierno como de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Estos encuentros forman parte de los trabajos de la subcomisión de género de los diálogos de paz, instaurada en septiembre pasado por representantes de las dos delegaciones que se ocupan de asegurar que los acuerdos de paz incluyen un enfoque de género.

"El post-conflicto debe generar hacia las mujeres y los grupos LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) toda la dignidad humana e inclusión de derechos", afirmaron  en un comunicado leído ante la prensa por Wilson Castañeda, activista por los derechos de los homosexuales.

Castañeda, representante de la organización Caribe Afirmativo, recordó que la violencia sexual en el marco del conflicto armado ha afectado tanto a mujeres, como a personas LGTB, sobre todo transexuales y lesbianas "bajo unos imaginarios de poder sexista y patriarcal".

Según los datos que baraja su organización, en los últimos siete años al menos 750 personas de sectores LGTB fueron asesinadas violentamente por su condición sexual, y el 50 por ciento de estos sucesos tuvieron lugar en zonas afectadas por el conflicto armado. 

"Hemos identificado persecución directa hacia grupos LGTB bajo consideraciones de moralidad pública y control social por parte de actores al margen de al ley", precisó. 

La dirigente sindical Rubí Alba Castaño, del Departamento de Mujeres de Coordinación Nacional de Desplazados, señaló que del 6,5 millones de víctimas que ha dejado el conflicto armado, en torno al 62 por ciento son mujeres, con especial incidencia entre las afectadas por desplazamiento forzado y despojo de tierras.

"Un proceso de post-conflicto debe reconocer que la identidad de género y la orientación sexual han sido generadoras de violencia y garantizar una ciudadanía plena y el derecho al libre desarrollo de la personalidad", señalaron en el comunicado.

El grupo que se reunió el miércoles con la mesa de negociación lo completan Nelly Velandia, de la Asociación Nacional de Mujeres Campesinas Negras e Indígenas; Fátima Muriel, presidenta de la Alianza Departamental de Mujeres del Putumayo; y María Eugenia Vázquez, de la Red Nacional de Mujeres Excombatientes.

También estuvo Bibiana Peñaranda, de la organización Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro, una ONG que el año pasado recibió el Premio Nansen, el mayor galardón que entrega el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).