Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
00:21 CEST.
Argentina

Nisman había involucrado a Caracas en la protección de los iraníes que atentaron contra la AMIA

La denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner y otros funcionarios por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA, que el fiscal Alberto Nisman presentó antes de aprecer muerto, había involucrado también al Gobierno de Venezuela y a uno de sus exembajadores en Buenos Aires.

En la argumentación de su denuncia, según el diario argentino Clarín, el fiscal explicaba que durante la presidencia de Néstor Kirchner la acusación contra el régimen iraní no tuvo atenuantes, como en cambio sí ocurrió cuando Cristina Kirchner llegó al poder.

El supuesto giro se habría consumado con la firma de un memorándum de entendimiento entre Teherán y Buenos Aires.

La denuncia rastrea, por ejemplo, los supuestos intentos del funcionario Luis D'Elía por desacreditar la "pista iraní" en la investigación por el atentado, y señala a Venezuela como partícipe en la protección del régimen de los ayatolás.

Según escribió Nisman, en el año 2006, cuando se conoció el pedido de captura internacional sobre ocho ciudadanos iraníes y un libanés, acusados de haber organizado el atentado contra la sede de la AMIA, "el entonces subsecretario nacional de Tierras para el Hábitat Social, señor Luis D’Elía" criticó la medida y organizó una marcha de rechazo.

"Según trascendió, la protesta en repudio a la decisión de la justicia argentina, llevada a cabo en la embajada de Irán y liderada por D'Elía –con participación del referente de Irán en Argentina, Jorge Alejandro Yussuf Khalil– había sido incitada por el entonces embajador de Venezuela en Buenos Aires, Roger Capella", aseguraba Nisman en su denuncia.

"Este diplomático venezolano estaba estrechamente vinculado con Teherán y, ya desde aquellos años, favorecía la relación con Irán, los imputados iraníes por el caso AMIA y ciertos referentes locales, como Luis D'Elía y Fernando Esteche", agrega la denuncia, según Clarín.

D'Elía y Esteche son dos de los acusados por Nisman de encubrir la investigación del atentado, al igual que el diputado Andrés Cuervo Larroque, el canciller y la presidenta.

El fiscal muerto afrmaba que las cosas eran distintas cuando Néstor Kirchner gobernaba el país.

La protesta supuestamente incitada por Capella y organizada por D'Elía "motivó que el expresidente Kirchner removiera inmediatamente a Luis D'Elía de su cargo en el Ejecutivo Nacional, al tiempo que se comunicó con su par de Venezuela, Hugo Chávez, quien a los pocos días hizo cesar la misión diplomática del Embajador Capella en Argentina".

En Caracas, la oposición reclamó que la Asamblea Nacional investigue la posible participación de Capella y Hugo Chávez en la protección a los acusados iraníes. El gobierno de Maduro no se ha pronunciado al respecto.

Argentina no cree a Cristina

Mientras tanto, casi el 85 por ciento de la sociedad argentina cree que la muerte del fiscal Nisman afecta a la imagen de Cristina Kirchner, informa EFE.

El sondeo de Management & Fit para Clarín revela que el 60,9 % de los encuestados opinó que la muerte de Nisman, ocurrida hace dos semanas en circunstancias aún sin esclarecer, afecta mucho a la imagen presidencial, mientras que el 23,5 % sostuvo que la afecta algo y solo el 12,4 % consideró que no la afecta nada.

A menos de nueve meses de las elecciones presidenciales argentinas, la percepción de la gestión de Fernández parece haber tocado fondo, ya que solo es aprobada por el 25 % de la población, frente a casi un 70 % de desaprobación.

La jefa de Estado argentina tampoco ha logrado convencer a la población de que la muerte de Nisman forma parte de una conspiración, una acusación que solo cree el 25,5 % de los argentinos, frente al 61,6 % que la rechaza.

Sin embargo, la oposición no queda mucho mejor parada y su actuación en el caso Nisman es bien valorada solo por el 23,5 % de la población, mientras que el 45,1 % opina que los opositores han tenido una actuación "regular" y el 21,6 %, mala.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Eso es terrible esa combinacion terrorismo con comunismo.los limites se pierden tal vez ese sea el interes de los usa.ellos saben lo de los campos de entrenamiento en todos esos paises muy democraticos de america lat yvtal vez ahora empiecen a tomer conciencia de lo que esta pasando con iran y hezbola so es como un poco tarde .pero tal vez puedan hacer algo todavia.lo bueno que tenemos los cubanos esque en general es la religion cristiana o afrocaribena la del ppais.el dia en que esa gente se instalen definitivo en el pais a correr son de extremistas .ya los turcos trat de construir una mezquita y le dijeron que no.a dios gracias les dijeron que no porque esa gente son mas locos y lava cerebro que los locos de alla.

Imagen de Anónimo

Cuba - y por ende, Venezuela - hace rato coquetea con los iraníes. Ambos países desde hace rato son las bases de operaciones de los servicios de seguridad persa.

Venezuela, a partir de su muy amplia relación personal con Ahmadinejad, se ha beneficiado de créditos, algunos de los cuales "trasladó" a La Habana, en compensación de favores.

Recuerdo un primo mío que trabajaba para el MinAz y viajó con militares a Teherán, supuestamente para ver cultivos de caña de azúcar y sistemas de riego.

Imagen de Anónimo

.........yademas Los Castros tienen a parte del comando terrorrista irani acampado a la sombra de las matas de Moringa en Punto Cero!!!!!.........