Sábado, 1 de Octubre de 2016
01:17 CEST.
Venezuela

CEPAL: La pobreza ha crecido en Venezuela y supera el 32 por ciento de la población

La pobreza registró en Venezuela un aumento del 6,7% entre 2012 y 2013 y pasó del 25 al 32% de la población, indica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe Panorama Social Para América Latina 2014.

La situación se ha agravado en el país sudamericano y en otros que tienen dificultades para sostener su gasto social en momentos de una aguda baja en los precios internacionales de las materias primas, como el petróleo.

La CEPAL señaló en su informe, dado a conocer en Santiago de Chile, que "la pobreza en América Latina sigue siendo un problema estructural" y la región está estancada desde 2012 en el 28,1%.

Para 2014 se estima que el indicador cerró también en un 28%, lo que unido al crecimiento demográfico se traduciría en 167 millones de personas pobres.

"El crecimiento del ingreso no es suficiente para abordar la pobreza", dijo al presentar el informe Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Agregó que es necesario aplicar políticas públicas para dotar a la población de servicios básicos que le permita superar la línea de pobreza.

Señaló también que la recuperación de la crisis financiera internacional no parece haber sido aprovechada lo suficiente para fortalecer políticas de protección social que disminuyan la vulnerabilidad frente a ciclos económicos.

Pese a la falta de progreso en el promedio regional, cinco de los 12 países con información disponible registraron en 2013 disminuciones de la pobreza por ingresos superiores a un punto porcentual por año.

Los países con mayor descenso fueron Paraguay, El Salvador, Colombia, Perú y Chile.

En tanto, la indigencia aumentó desde el 11,3% en 2012 al 11,7% en 2013, lo que supone un incremento de tres millones, hasta los 69 millones de personas.

Las proyecciones indican que en 2014 se habría registrado una nueva alza, hasta el 12%, lo que significa que de los 167 millones de personas en pobreza ese año, 71 millones serían indigentes.