Martes, 27 de Septiembre de 2016
19:54 CEST.
Colombia

Colombianos a la expectativa de la reanudación de las conversaciones de paz

Distintos sectores de la sociedad civil en Colombia esperan que esta semana se reinicien las conversaciones de paz en Cuba, una vez sean liberados el general Rubén Darío Alzate, una abogada y tres militares que se encuentran secuestrados por las FARC.

El Espacio Regional de Paz del Cauca —uno de los departamentos del suroccidente colombiano más afectado por la violencia armada— ha hecho el llamado a las partes en conflicto para que se recupere la agenda que se venía desarrollando en La Habana.

"Una de las consignas fundamentales es no pararse de la mesa hasta lograr los acuerdos y es justamente lo que estamos esperando los colombianos", dijo Diego Jaramillo Salgado, miembro del Espacio Regional de Paz del Cauca.

A ello se suma el llamado que hacen las organizaciones sociales, campesinas e indígenas, para que se permita que sus voces sean escuchadas en el marco de las conversaciones.

"Estamos exigiendo que se abra la posibilidad de más participación de la sociedad civil en los temas que faltan por acordar y por supuesto que se continúe escuchando a las víctimas", agregó Jaramillo.

En Colombia distintos sectores también insisten que las FARC deben "demostrar gestos de paz" para que se pueda dar continuidad al proceso que se ha visto interrumpido por actos de violencia como secuestros, asesinatos y permanentes atentados.

Por su parte, el jefe de la delegación del Gobierno de Colombia, Humberto de la Calle, espera que, una vez superada la difícil coyuntura  se acelere el ritmo de las conversaciones en La Habana.

"Es el momento de tomar decisiones, ya es hora de dar pasos concretos, no basta la retórica, tenemos que recibir los colombianos pruebas concretas y reales de paz, gestos, desescalamiento; tenemos que movernos en esa dirección", afirma.

Los recientes hechos que han puesto en jaque al proceso

En el último mes, las FARC han protagonizado graves hechos de violencia en regiones pobres y apartadas del país suramericano. En el Cauca fueron asesinados dos guardias de la comunidad indígena nasa cuando se disponían quitar vallas alusivas al grupo guerrillero. En Chocó fueron secuestrados el general Rubén Darío Alzate, una abogada y un militar. En Arauca fueron secuestrados dos militares, y en la Isla Gorgona, ubicada en el litoral pacífico, fue atacado un puesto de policía, dejando un policía muerto y cuatro más heridos.

Recientemente la Defensoría del Pueblo pidió extremar las medidas de seguridad en el Pacífico por recrudecimiento de la violencia en Cauca y Chocó. "La Defensoría reiteró su llamado para que se respeten las normas del Derecho Internacional Humanitario y se excluya a la población civil del conflicto armado, que en medio de las negociaciones de paz exige acuerdos mínimos para asegurar el respeto a estos protocolos."

En agosto de 2012 se iniciaron las conversaciones de paz y en los dos años del proceso se han llegado a tres acuerdos de los 10 puntos que se discuten.

En las negociaciones se han avanzado con acuerdos parciales en los temas de reforma rural, participación política y solución al problema de las drogas ilícitas.

Otro punto que ha tenido discusiones es el de la dejación de las armas y se ha abierto espacios concretos para escuchar a las víctimas, en una última etapa del proceso los delegados del Gobierno de Colombia y las FARC recibieron a 48 de las 60 víctimas.

Los países garantes de las negociaciones son Cuba y Noruega, y las naciones que acompañan son Venezuela y Chile.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Ernesto Gutiérrez Tamargo

Es magnífico tener una corresponsalía en Bogotá que documente e informe los entresijos de la realidad de Colombia, incluyendo una negociación compleja de Gobierno-FARC, a la par que dolorosa para la sociedad civil colombiana que ha sufrido los embates y desmanes de la narcoguerrilla más antigua del mundo, con miles de víctimas colaterales y la sangría de un pueblo amigo, que merece ser feliz, después de más de medio siglo padeciendo una guerra civil interminable.