Domingo, 25 de Septiembre de 2016
00:15 CEST.
Derechos Humanos

El Comité de la ONU contra la Tortura cuestiona con dureza a Caracas por el trato a manifestantes detenidos

Archivado en

El Comité de Naciones Unidas contra la Tortura cuestionó este jueves con dureza a Caracas por las denuncias de que los más de 3.000 detenidos durante las protestas del pasado febrero sufrieron torturas o tratos crueles y degradantes, informa EFE.

Por primera vez desde hace doce años, el Gobierno de Venezuela compareció ante el Comité contra la Tortura de la ONU, que hasta el viernes revisará si el Estado cumple con la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Durante su presentación inicial, el jefe de la delegación venezolana, José Vicente Rangel Avalos, viceministro de Política Interior y Seguridad Ciudadana, afirmó rotundo que la "Revolución Bolivariana es garante absoluta del disfrute de los derechos humanos de todas y todos".

"En nuestro país contamos con un modelo policial y de seguridad humanista que respeta de manera irrestricta los derechos humanos", aseveró el ministro.

La afirmación fue rebatida minuciosamente a través de preguntas específicas por Jens Modvig, relator del informe sobre Venezuela.

"Hay alegaciones de que durante los disturbios de febrero hubo más de 3.000 detenciones, y que estas personas fueron desnudadas, amenazadas de violación, no se les permitió tener acceso a un médico ni a un abogado, ni contactar con su familia, y otras alegaciones de tortura. ¿Qué salvaguardas se aplicaron para prevenir la tortura?", cuestionó Modvig.

Varias ONG nacionales e internacionales han denunciado reiteradamente dichas violaciones, que se produjeron a menos de un año de que entrara en vigor la Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes en el país, norma que el viceministro presentó profusamente.

El relator recordó que la "ley doméstica" establece la prohibición de la tortura cuando la persona está "bajo custodia de las autoridades", pero preguntó qué normas se aplican cuando la persona no está oficialmente detenida. "¿Si se alegan torturas sin estar en custodia se investiga?".

En la misma línea, el experto dijo que le consta que se han denunciado "muchas más" de las 183 violaciones a los derechos humanos y 166 casos de malos tratos oficialmente registrados. "¿Es así?, ¿cuántas?", añadió.

Otra experta, Felice Gaer, recordó que "solo 12 funcionarios públicos han sido condenados por violaciones a los derechos humanos en la última década cuando en el mismo periodo ha habido más de 5.000 denuncias".

Por otra parte, Modvig criticó que la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura no sea independiente del Gobierno, dado que casi la mitad de sus miembros son representantes del Ejecutivo.

"De sus 13 miembros, 6 son representantes del Gobierno y por lo tanto surgen dudas respecto a su independencia", señaló.

En la misma línea, el relator puso en duda la independencia de los médicos que examinan a las supuestas víctimas. "¿Cómo se les escoge? ¿quién les paga?", preguntó. También expresó reparos sobre los servicios forenses que examinan las evidencias.

Además de Modvig, los expertos Abdoulaye Gaye, Essadia Belmir y Gaer preguntaron sobre el sistema judicial y cuestionaron que pueda ser independiente cuando hay "al menos" un 15% de sus miembros que son contratados temporales que pueden ser relevados en cualquier momento.

"El caso de la jueza María Lourdes Alfioni es increíble, es la primera vez que yo escucho algo así. ¿Una juez detenida, agredida y violada por ejercer sus funciones?", aseguró Gaye.

"¿Ustedes no creen que este caso socava la independencia del resto de magistrados?", preguntó a su vez Gaer.

El experto Alessio Bruni se refirió al "total abarrotamiento del sistema penitenciario" y citó el caso de una cárcel creada para acoger a 700 reos en la que viven 7.000.

El presidente del Comité, Claudio Grossman, preguntó si es correcto que el 60% de los 53.000 reos no han sido aún juzgados y criticó este retraso del sistema judicial.

Por su parte, Belmir mencionó los documentados ataques sexuales a las mujeres presas y en detención.

Gaer también se refirió al caso de "presos de alto perfil como Leopoldo López" y criticó, entre otras cosas, que se les mantenga en confinamiento asilado.

Todos los expertos exhortaron a Caracas a extender una invitación al Relator contra la Tortura y cuestionaron porqué no han aceptado ninguna de las ocho peticiones de visita hechas por relatores.