Sábado, 1 de Octubre de 2016
01:17 CEST.
Tecnología

La tendencia apunta a las pantallas más grandes

Uno de los principales cambios que se han observado en los dos nuevos modelos de iPhone, presentados el pasado mes de septiembre, ha sido su cambio de tamaño respecto a sus predecesores.

Entre el iPhone original (lanzado en 2007) y el iPhone 5 (2012), la diferencia de altura fue de 8,8 milímetros (0,35 pulgadas) más para el modelo nuevo, aunque su mayor longitud repercutió en una reducción de 2,4 mm (0,09 in) en la anchura. 

Sin embargo, el iPhone 6 y, sobre todo, el iPhone 6 Plus han dado un saldo adelante en lo que se refiere al tamaño. El primero mide 138 mm de largo y 66 mm de ancho (frente a los 123,8 y 58,6 mm del 5), mientras que el 6 Plus se expande hasta los 158,1 mm de largo y 77,8 de ancho.

Apple no ha querido quedarse atrás en la tendencia a mayor amplitud de las pantallas, un campo en el que se estaba quedando rezagado con respecto a sus principales competidores.

El uso de los smartphones como elementos de la vida diaria cada vez es mayor, como se refleja en un estudio realizado este año por Experian Marketing Services. Los datos sobre el visionado de vídeos destacan especialmente entre la población hispana residente en Estados Unidos, ya que un 55% de los encuestados admite que usa su smartphone para ver vídeos como una actividad habitual a lo largo de la semana, frente al 40% de los no hispanos. Además, el 57% de los latinos juega a videojuegos a través del celular de manera habitual, una cifra similar a la del resto de la población estadounidense (56%).

Indudablemente, la actividad audiovisual puede repercutir a la hora de escoger un modelo de teléfono inteligente y Apple ha tomado nota, sobre todo si se contrastan otros datos, como los que ofrece el último informe Nielsen sobre consumo digital (febrero de 2014), donde se asegura que, en el caso de los hispanos de Estados Unidos, el 49% de los que poseen un smartphone planeaba remplazarlo por otro con mayores prestaciones en los seis meses siguientes.

Por lo tanto, Apple inicia ahora la senda que inició Samsung en 2012, cuando lanzó el modelo Galaxy S III con un tamaño de 136,6 mm de largo y 70,6 mm de ancho.

La compañía surcoreana supo que había acertado al apostar por unas mayores dimensiones cuando, al año siguiente, presentó el Galaxy S4, con el que mejoró notablemente las prestaciones, pero manteniendo el tamaño de su predecesor.

Samsung batió sus récords al vender 20 millones de unidades a nivel mundial en los dos primeros meses. Ahora este dispositivo sigue siendo una buena opción gracias a ofertas como la de T Mobile, que proporciona el Galaxy S4 por 438$ (una rebaja de 111$ respecto a su precio anterior) y que, además, puede pagarse a plazos.

Posiblemente, lo que terminó de convencer a Apple para aumentar de tamaño su iPhone fue la gran acogida que también tuvo este año el Samsung Galaxy S5, con sus 142 mm de largo y 72 mm de ancho. La tendencia refleja que los usuarios demandan pantallas grandes para, de esta forma, disfrutar de las prestaciones audiovisuales que ofrecen los nuevos teléfonos inteligentes.