Sábado, 1 de Octubre de 2016
12:30 CEST.
Política

Hong Kong y La Habana: sombrillas y chiringas

La "revolución de las sombrillas" no le da respiro a la comunista China. No se sabe cuál será el futuro de esa "revolución", ni qué podrá suceder mañana con aquella ciudad y sus jóvenes, pero más de una conclusión se puede sacar de lo que sucede en aquel rincón de Asia.

Mirar La Habana, sus estudiantes y adolescentes, su juventud y ver las fotos de las sombrillas en Hong Kong produce una nostalgia de rebeldía que fallece en el Caribe.

Diferencias, es lo primero que nos asalta cuando leemos las noticias. Y muchas comparaciones nada agradables.

Para empezar por los principios. Y el principio aquí se resume en esa palabra: revolución. No me gustan las "revoluciones". Hoy casi todo se encasilla y categoriza por "revoluciones". Un término que por su abuso ha perdido, no solo el sentido originario de la palabra, fundacional, sino también el poco prestigio que conservaba después de la francesa.

Aquella, como muchas otras, terminó en el patíbulo, el hacha del verdugo o la guillotina afrancesada, mientras Robespierre firmaba documentos "fundacionales" para la historia. ¡Hay tantos Robespierres por estos lados del océano! La que un día se "desató" en La Habana también tuvo ese destino. Guillotina en La Cabaña, juicios sumarios sin garantías legales, sin transparencia judicial. Crímenes.

Pasemos la página entonces. No llamemos revolución a las sombrillas de Hong Kong, llamémosle como debe ser y es: protesta civil contra el intento de instaurar el totalitarismo. Hong Kong no es China, ya se sabe. Resquicios de libertad de opinión y prensa, elecciones controladas, con ciertos márgenes de libertad.

Los jóvenes en aquel rincón luchan por conservar su libertad, no por reclamos materiales. No se trata de salarios de miseria, ni de falta de trabajo, ni de diferencias sociales abismales, ni inflación y crisis. Luchan porque el gobierno comunista de China quiere destruir, robarle el sistema electoral a la antigua colonia británica. Exigen tres puntos: elecciones libres, libertad de opinión y prensa, y la renuncia del títere que China tiene en el asiento de gobierno.

Ni más ni menos.

¿Quiénes han levantado las sombrillas?

Los jóvenes.

Ninguno ha preguntado si las generaciones anteriores lo hicieron o no. No han preguntado si los partidos de oposición, o las figuras tradicionales de disensión van a la protesta, pretenden hacerla o organizaran la rebelión.

El gobierno títere intentó censurar los móviles, y aparecieron de inmediato las aplicaciones para burlar la censura. Las encontraron ellos mismos. Establecieron sus canales de comunicación. Se organizaron. No destruyen la ciudad. Cuidan el césped de los lugares donde se concentran. Recogen la basura y la colocan en lugares donde los trabajadores de sanidad puedan acceder y recolectarla. Piden, incluso, disculpas por las molestias que puedan causar a las personas perjudicadas por su protesta. No destruyen comercios. No incendian autos.

Extraordinario, puede pensarse.

Pero no lo es. Han demostrado tener la voluntad de enfrentarse, con inteligencia y organización. Disciplina y presión sobre las autoridades, para destruir sus argucias, y muchos deseos de que no se les corte el futuro a su libertad personal. No dan la espalda a Hong Kong. No escapan de aquel rincón multipoblado del planeta. No hablan de "fin de ideologías", sino que precisamente reafirman su existencia, de ahí el interés de China por eliminar las garantías civiles de ese lugar, y por la que ellos batallan. No han llegado al punto de extinción de la voluntad civil, cuando el ciudadano piensa que solo "está arando en el mar".

Precisamente, aunque lo pareciera y muchos dijeran que no vale la pena, ellos siguen arando en el mar. No cejan.

¿Diferencias con Cuba?

Todas.

Póngale nombre. Repase a todas y cada una de esas cortas oraciones de afirmación y cámbiele el carácter afirmativo. Conviértala en su contrapartida negativa.

Esa es Cuba.

Los jóvenes cubanos dan la espalda a Cuba. Los de Hong Kong luchan por su futuro en su pequeña tierra.

Los jóvenes cubanos escapan en balsas. Los de Hong Kong salen a las calles con sombrillas a enfrentar las autoridades.

Los jóvenes cubanos racionalizan la indiferencia. Los de Hong Kong planifican el enfrentamiento y la lucha.

Los jóvenes cubanos no tienen ningún proyecto. Los de Hong Kong quieren mantener su estatus de libertad y han presentado sus demandas.

Los jóvenes cubanos tienen todas sus organizaciones de inútiles ordenados en las manos del gobierno. Los de Hong Kong se enfrentan a ese posible ordenamiento por parte de la ya ordenada, censurada e inutilizada juventud de China.

Muchas, muchas más.

Lo que ocurre en Hong Kong es la respuesta a todos estos que, como ya dije, racionalizan la indiferencia… en La Habana. Critican con implacabilidad a la oposición o disidencia cubana, pero se sientan a empinar chiringas en el sillón de la benevolencia cuando se miran en un espejo. Para enfrentar los problemas de Cuba hay que ser implacables con todos. Decir la verdad, que siempre duele. No mirar hacia atrás, mirando como las generaciones anteriores también empinaron "esas chiringas" y no hicieron nada y, por lo tanto, las de ahora tampoco tienen que hacerlo. Siguiendo este cursito de "vivir y dejar vivir", llegaremos al fin de la historia y seguiremos empinando esa chiringa.

Nadie hereda ninguna cruz. No existe ninguna cruz, además, más allá de la que nosotros mismos nos la hemos colgado al cuello. Dejemos la dulce palabra que justifica nuestra banalidad como generación. Los jóvenes son los que tienen que reventar la dictadura cubana. De ellos depende el futuro del país, que es su futuro. Si no tienen un proyecto, si no se preocupan por tenerlo, si ni les interesa quedarse y solo escriben la historia de su escapada, Cuba seguirá siendo lo que es: una dictadura en manos de una dinastía que mañana, sin necesidad de estar sentados en el sillón presidencial, moverán los hilos del muñeco de cuerda, mientras disfrutan el dulce regalo de la indiferencia de las generaciones que deben cambiar el país.

Así de sencillo.

Entre Hong Kong y La Habana hay miles y miles de kilómetros geográficos por recorrer. Y también miles de diferencias esenciales. ¿La fundamental?

Voluntad y juventud. En Cuba la juventud está en la edad de la decrepitud. El país se cae de viejo.

 


Este artículo apareció en el blog OpenCuba. Se reproduce con autorización del autor.

Comentarios [ 45 ]

Imagen de Armienne la Puta

Todos los recursos de la tiranía castrista están concentrados en crear a una juventud sin principios, sin ilusiones, sin valores y sin patriotismo ni raíces.

Una juventud así es una juventud manipulable, incapaz de protestar o de reconocer que tiene derechos.

Imagen de Anónimo

Juan Martín este comentario, ahora mejorado, lo hice para otro articulo pero le viene como anillo al dedo a este tu presente articulo: Estoy en contra de Saladrigas y a favor de Rodiles pero tampoco se puede espera para armar el rompecabezas a cuando el castrismo desaparezca, sea destruido o como dijo otro articulista, cuando los estudiantes de secundaria lo “exploten”. Por eso sigo diciendo que al castrismo hay que desmontarlo, porque cuando se legalicen los partidos políticos de oposición se desmonta el sistema de partido único, cuando a través de una Asamblea Constituyente Multipartidista se apruebe una constitución democrática se empieza a desmontar el andamiaje de control y represión social castrista y cuando se instaure un estado de derecho se desmontara el remanente castrista. Por eso apoyo la iniciativa de Rodiles sobre la ratificación de los pactos de derechos humanos de la ONU por el castrismo y la Hoja de Ruta Constitucional de Cuesta Morúa, que son como dos carriles de un ferrovía por donde transite el tren de la democracia hasta el desmonte total del castrismo COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

...........otra producto para ponerle el archiconocido sello: "Made in China".............

Imagen de Anónimo

 e hong Kong es posible que la gente salga a la calle porque aun quedan métodos de convocatoria popular heredados de la época inglesa, por eso aun pueden movilizar al pueblo, pero si no hay firmeza.... los comunistas se van apoderando de los medios y las instituciones y dentro de poco ..al sometimiento , la indefension y la brutal represion,....... En Cuba es destinto........ la sovietizacion... sigue logrando el control total de los medios, la represion y la convocatoria popular,.. existe una constante movilizacion en todo el país.. pero de recluados por la KGB financiada por el dinero que mandan los cubanos desde el exterior y que trabajan pueblo por pueblo aconsejando y amenasando a la poblacion de no meterce en problemas políticos,.. de sugerirle a los indignados que es mejor

 que emigren doblegados por ellos que sumarce a la disidencia constantemente difamada y subestimada,..... por eso estan las embajadas demostrando el descontento popular,.... pero de cada 5 cubanos que logran visado ...4 son esos cederistas que solo tienen en sus mentes los argumentos y las conductas que vivieron en los medios castristas y en la convivencia sometida y  que despues asisten  a los conciertos de " buena fe"....y..1  son los que al menos no son cederistas, que se acercaron o formaron parte de la disidencia,..son los que merecen  vivir en democracia y que en el exterior protestan el concierto de "mala fe". 

Imagen de Anónimo

 Pero sennores la palabra democracia no existe en el vocabulario de la juventud cubana. Ni siquiera un concepto claro de la misma. Los jovenes crecieron heredando el "manual de supervivencia" de los padres que vieron o sufrieron en carne propia la implantacion del terror en el pais a traves de fusilamientos y largas condenas. En sus mentes oponerse al gobierno es ponerse una soga al cuello y tienen algo de razon, existen mas chances de exito arrojandose a los tiburones en embarcaciones precarias. Por otra parte la dictadura controla todos los medios de comunicacion y tiene una eficiente red de chivatos que comienza con los cdr, jefes de sector, minint, policias y termina con los informantes legitimos. Esta red de chivas, que trabaja como un reloj suizo, tienen como prioridad los "delitos" politicos por lo que se hace casi imposible burlar esta tela de aranna y organizar una manifestacion con 1000 cubanos. La unica forma de lograr una manifestacion de esta indole seria de forma espontanea, como el maleconazo por ejemplo. Lo otro que podemos hacer es embarcarnos 20 000 cubanos de aca y lanzarnos a protestar en las calles de la habana y esto seria impedido por las autoridades de los USA.

Imagen de Anónimo

El problema esta claro,en Cuba hay cubanos,y en Hong Kong,chinos......

Imagen de Anónimo

Que pena tener que decir esto, pero es que, después de 56 años de dictadura comunista, los cubanos nos hemos convertido en una masa de inútiles. Los de la isla son atropellados por un sistema de educación ideologizado e inepto. Da vergüenza escuchar hablar a los cubanos. Pronuncian muy mal, cometen muchos errores gramaticales. Y solo hay que leer lo que escriben en la Internet para darse cuenta de que, a pesar de todo esa propaganda sobre la educación en Cuba, abunda la faltas de ortografías entre los cubanos. El pueblo de Hong Kong parece ser culto. Es un pueblo que lee, que estudia, que tiene buenas escuelas y universidades. Es un pueblo que entiende que hay que conquistar la libertad. Por otra parte, el exilio cubano ha perdido a sus líderes cultos. No fueron muchos, pero definitivamente eran superiores a los analfabetos gritones y dementes de grupos como Vigilia Mambisa que, rompiendo cd's copiados  en una calle miamense  creen que están combatiendo a la dictadura. Marti, Céspedes, Agramonte, los líderes de la lucha contra Machado, muchos de los que lucharon contra Batista, eran educados, cultos. Lo que tienen los hongkoneses y lo que nos falta a nosotros son líderes cultos y valientes, aunque mucho de lo que se lee acá en Diario de Cuba es de calidad intelectual. Pero, digamos la verdad, el cubano se ha embrutecido.

Imagen de Anónimo

El probela de Cuba si resuelve dentro y fuera de Cuba, los de fuera enviandole plomo a los timbaluses de dentro.

El problema es que dentro solo hay ratas y cucarachas y fuera solo existen matarifes de caballos, criadores de puerco con sancocho, boliteros, bulleros, mulas, pingueros, borrachos y santeros, esa es la mierda que exporta Cuba, con esos "patriotas" nada se puede hacer.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 5 Oct 2014 - 11:03 am.

Mi corazon es dilema es muy simple: Cuando yo estaba preso, tu no esperaste mi liberacion, saliste echando un pie de Cuba. Como crees que puedo contar contigo o con un pueblo de cobardes como tu para entrar a Cuba y hacer una revolucion?

Almenos Maceo desembarco por Duaba, Marti por Playitas y Castro por la zona de Niquero en el sur de Oriente, pero todos tenia a otros cubanos apoyandolos CON ARMAS.

Te daras cuenta que los que han intentado hacer eso no cuentan con el apoyo del pendejo pueblo cubano porque hay muchos como tu.

sld2.

Imagen de Anónimo

 Anónimo 4 Oct. 6.56 pm, el bravo luchador que no tiene huevitos ni para poner su nombre. Estás fuera, sabe dios hace qué tiempo ¿por qué no has preparado ya una expedición y has entrado a Cuba por la playa Duaba igual que lo hizo maceo? ¿Por qué no conocimos en Cuba del proceso que te siguieron cuando atacaste un cuartel car¡strista?