Viernes, 30 de Septiembre de 2016
18:41 CEST.
Internacional

El olor de la sangre

YouTube salpica sangre en estos días. Los videos tienen una audiencia tan numerosa como horrorizada.

Me refiero a las crueles decapitaciones de los periodistas norteamericanos Steven Sotloff y James Foley, presumiblemente a manos de educados árabes de cultura y formación inglesas, y las filmaciones de las matanzas masivas de prisioneros que son ejecutados con disparos en la cabeza, administrados sin el menor dramatismo por asesinos vinculados al califato islámico.

Estas imágenes estremecedoras suelen provocar dos preguntas entre los espectadores.

La primera: ¿por qué estos grupos violentos filman y exhiben estas salvajadas que demuestran el grado de depravación moral en el que viven y matan?

Y la inevitable segunda: ¿cómo es posible que unos jóvenes criados en las civilizadas ciudades europeas, estadounidenses o australianas, se enrolen voluntaria y alegremente en unas bandas criminales que realizan esas repugnantes carnicerías?

La respuesta vincula las dos cuestiones: los filman porque el espectáculo de la violencia, aunque provoca el rechazo de un porcentaje de la sociedad, atrae a numerosos jóvenes, casi siempre varones, que se sienten seducidos por el espectáculo siniestro del cuchillo filoso que saja o punza profundamente la carne humana.

Así ha sido siempre. Los romanos acudían a los estadios para ver cómo los gladiadores se mataban sin compasión o las fieras se los devoraban. Los mayas se enfrentaban en un juego de pelota, parecido al balompié, que culminaba con el asesinato ritual de los perdedores ante el regocijo fanático del público.

Uno de los personajes más famosos y admirados de la Revolución Francesa fue el verdugo Charles-Henri Sanson, sexta generación de ejecutores. Por su guillotina (era suya y la fabricó un lutier que construía exquisitas violas) pasaron tres mil personas, desde el apocado rey Luis XVI hasta los vehementes Danton y Robespierre.

Mientras realizaba su sanguinario trabajo las mujeres cosían en la plaza, los chiquillos corrían y los hombres jugaban a los naipes. Solo aplaudían entusiasmados cuando Sanson alzaba por los cabellos la cabeza recién cercenada de su última víctima y se la mostraba a la multitud.

¿Cosas de franceses? Falso: cosas de seres humanos. Uno de los espectáculos más exitosos de nuestros días en Estados Unidos son los combates de peleadores de la Ultimate Fighting. Se patean, se rompen la cara a golpes con los puños, las rodillas y los codos, se destrozan dentro de un hexágono rodeado por una alambrada alta e inexpugnable. El público, enardecido, suele alentar a su púgil favorito incitándolo al crimen: "mátalo", "acábalo". Es un mundo encharcado en sangre y adrenalina, carente de piedad. Y si eso no ocurre, si no muere el luchador derrotado, es porque el árbitro suele detener la pelea poco antes del desenlace fatal.

Se conserva una carta del Che Guevara a su primera mujer, la peruana Hilda Gadea, escrita en Cuba y fechada el 28 de enero de 1957, donde el médico argentino le cuenta que no ha muerto por medio de una frase reveladora: "Querida vieja: aquí en la selva cubana (peleaba en las guerrillas), vivo y sediento de sangre". Poco después de escribirla pudo saciar copiosamente esa penosa urgencia.

En Centroamérica es frecuente que los mareros prueben su lealtad a la mara a la que pertenecen asesinando a un inocente. La muerte ajena se convierte en una especie de rito de paso asociado a la masculinidad. El crimen transporta al criminal a un estadio nuevo de respeto, como sucede en tribus en las que se llega a la mayoría de edad cuando se mata a un animal peligroso o se sufre algún dolor terrible infligido por el chamán o el curandero.

Nada de esto me sorprende. Hace muchos años leí un par de textos que me alertaron sobre la terrible naturaleza humana. Ambos conservan su alarmante vigencia.

El experimento de Stanley Milgram (Los peligros de la obediencia), en el que demostraba cómo las personas "normales" podían torturar hasta la muerte a unos semejantes desconocidos e inocentes, solo porque una autoridad se lo ordenaba.

Las "víctimas" del experimento, claro, fingían el dolor y las convulsiones, pero sus "verdugos" pensaban que estaban sufriendo realmente mientras ellos "aumentaban" el voltaje de la silla eléctrica en la que supuestamente agonizaba el torturado.

El segundo libro fue Sobre la agresión, obra que le ganó un Premio Nobel al austriaco Konrad Lorenz, donde analizaba las secretas pulsiones que precipitaban a los hombres a atacar a otros miembros de su especie y el valor simbólico de esos actos terribles.

En esa época todavía no existía YouTube. Pero los seres humanos eran idénticos a los de ahora, a los de siempre.

Comentarios [ 50 ]

Imagen de Anónimo

 Esta clarisimo, a menos que tomen a tanta gente por comem que estan apareciendo muchos videos extranos de este tipo, a otros no les permiten publicar esos videos, entonces como es que a los islamitas si se los permiten?? Videos falsos o quizas uno si, todo para que la gente se horrorice contra los islamitas, pero esta tan tan mal montado todo este show que parece una cinta de Hollywood. Encender odios y provocar la guerra a toda costa, ellos mismos arman a esos grupos como ya hicieron con Bin Laden, los incitan a actos de barbarie infiltrando gente en esos grupos, y ellos mismo publican luego esos videos, porque los medios masivos de publicacion no son arabes, y si no pruebe usted publicar un video matando a un inocente a ver cuanto le dura, todo para desatar la guerra tan ansiada. Ahi tiene la respuesta Carlos Alberto Montaner.

Imagen de Anónimo

Sin querer defender a los hijos de puta de EI, debo concordar con las teorías que circulan por internet que ponen en duda la autenticidad de los videos en los que supuestamente ejecutan a los periodistas de naranja. Muy extraño todo, no les parece?

Imagen de Anónimo

ni 100, ni mil millones de anos van a cambiar la naturaleza sanguinaria del hombre. ¿Civilizacion? Merda. Siempre habrá un motivo para saciar el vicio de ver sangre que tienen muchos. Muchos de estos criminales, asesinos son gente de bajos recuersos, pero los ha habido ricos tambien. Nada cambiará al hombre ni sus instintos asesinos.

Imagen de Pedro Benitez

Ver carta de doctor cubano a Raul Castro, carta que habla de masacre moral, robo a mano armada y extorsion legalizada.  Link:

http://ciudadanocerocuba.wordpress.com/

Imagen de Anónimo

Lo curioso es que casi siempre los promotores, los ejecutores y los que se sienten atraídos por esos crímenes dantescos pertenecen, como bien dice Montaner, al sexo masculino. En las mujeres este comportamiento, cuando existe, es más bien una excepción. Hace un tiempo lei que la testosterona mal controlada era la culpable del exceso de agresividad en los machos. Quizás sería bueno rociar por esos sitios unos cuantos galones de estrógeno y progesterona.

Madame Curie

Imagen de Anónimo

Que venga el Señor Jesus??

Los que claman enardecidamente por el venir de Jesus son tan extremistas como cualquier otro extremista.  No porque sean Cristianos dejan de ser lo inhumano que son.

Estos "cristianos" repudian a quien NO es cristiano, o a quien NO va a su iglesia o culto o secta.

Estos "cristianos" dejan de hablar, visitar, acudir, al llamado hasta de una madre solo porque esta no decide ser 'cristiana" como ellos.

Por ahi empiezan, por el separacion de la conducta social humana; por "decapitar" socialmente a todos los que  no pertenezcan a su iglesia.

Hay sectas religiosas dentro del cristianismo que son tan fanaticas como las mismas sectas que cortan cabezas.

Mirese!!! Seguro que usted tiene a alguno de ellos muy cerca.

Imagen de Anónimo

Que pena!!!!!!!!!!! espero el dia en que esto no suceda, que cada cual vea al otro como su hermano. Ven Sennor Jesus!!!!!!

Imagen de Anónimo

El hombre es de naturaleza agresiva, le guste usted escucharlo o no y la sociedad no tiene ningún rol en este resultado. La sociedad, solo reprime y condiciona sus pensamientos, pero quien es realmente usted?Solo lo sabrá usted al menos lo averigüe, pues usted es algo mas que el resultado de un formación condicionada por sus padres y el medio donde se crió. La educación no lo hace mas civilizado. A lo largo de la historia han existido personas iluminadas que a través de la observación; con en el caso de budismo han logrado romper con las barreras de los condicionamientos culturales, sociales logrando así un estado consiente de sus actos  y por lo tanto corregir patrones creado y formados por la el medio. Pero no se crea que por ir a una universidad usted es mas civilizado psicológicamente hablando. Usted no es mas civilizado en la manera que estudie mas. Se equivoca!

El hombre es agresivo intrínsecamente debido a la falta de un conocimiento total. La carencia de un  conocimiento y su limitado  le hace temer y de ahí su violencia. Te guste escucharlo  o no. Violencia = a temor!

Imagen de Anónimo

El hombre de hoy es el mismo de hace 2000 años atras. El hombre ha evolucionado tecnológicamentea, pero NO psicologicamente. El hombre es el mismo y se repite.Lonque quiere decir que la tecnologia no hace mejor al hombre.

Ahora usted se ofende al escuchar esto. Sabe. quien relmente se ofende? Su ego Que la.sociedades repriman al hombre y lo haga lucir.otra cosa que no es no quiere decir que usted es mas civilizado que lis antiguos. No se crea cosas!

Imagen de Anónimo

De acuerdo con "Rene Libertario" , lo que ud dice despues del 59 ES REAL , esa es la humanidad REAL , la otra la que promueve el pacifismo y los preceptos de HUMANISMO esa "desaparecio" Ya tiempo con el hundimiento del "atlantida" y el remolcador  el 13 de marzo, cunado el "che' decia que habia que convertirse en "una PERFECTA maquina de matar" en ESE preciso momento la "humanidad" se estaba EXTINGUIENDO ,  ya que todos los "pioneros" de CUBA  "serian como el CHE"!,  o  eso no fue lo que se inculco` en las escuelas ?. Gracias,...., Rudy