Colombia

El ELN, grupo ilegal armado forjado en Cuba, cumple 50 años

Archivado en:

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo ilegal armado más importante de Colombia, cumple este viernes 50 años en medio de los diálogos exploratorios de paz con el Gobierno y de una espiral de violencia que pone en duda su voluntad de terminar con el conflicto interno del país sudamericano.

De orientación marxista-leninista y procastrista, el surgimiento del ELN se remonta a comienzos de la década de los sesenta, cuando un grupo de estudiantes colombianos, entre ellos los hermanos Fabio y Manuel Vásquez Castaño, los fundadores, viajó a Cuba por invitación de Fidel Castro, reporta EFE. En la Isla comenzaría a forjarse el movimiento insurgente.

Ese embrión, llamado Brigada José Antonio Galán, en homenaje a uno de los caudillos de la Revolución de los Comuneros (1781) —primer levantamiento independentista del Nuevo Reino de Granada contra la Corona española—, daría origen después al primero de los llamados "Frentes de Guerra" en los que está dividida la organización.

Posteriormente, el 4 de julio de 1964, para que coincidiera con el día de la independencia de Estados Unidos, 16 insurgentes armados hicieron una marcha en el departamento colombiano de Santander (noreste), que se considera el marco fundacional del ELN.

Bajo la consigna de los comuneros de casi dos siglos atrás, "Ni un paso atrás, liberación o muerte", el ELN perpetró su primera acción armada el 7 de enero de 1965, con el ataque al municipio de Simacota (Santander), donde sus efectivos presentaron un manifiesto con los motivos de su lucha armada.

En los primeros años el ELN atrajo a sus filas a varios sacerdotes católicos simpatizantes de la "Teología de la Liberación", entre ellos Camilo Torres Restrepo "el cura guerrillero", que abandonó los hábitos y murió el febrero de 1966 en su primer combate con el Ejército.

Entre los que se unieron al ELN en esa época estaba también el sacerdote español Manuel Pérez Martínez, "el cura Pérez", oriundo de Almafén (Zaragoza), que llegaría a ser el jefe del grupo ilegal armado entre 1973 y 1998.

El ELN estuvo a punto de desaparecer en la década de los setenta por la presión del Ejército colombiano, especialmente por la "Operación Anorí", en 1973. Pero emergió nuevamente bajo el liderazgo del "cura Pérez".

En los años ochenta, Pérez declaró la guerra a la industria petrolera mediante atentados casi diarios al oleoducto Caño Limón-Coveñas, que a lo largo de 780 kilómetros transporta el crudo extraído en los campos petroleros de Arauca, en la frontera con Venezuela, hasta el puerto de Coveñas, en el Caribe.

Los atentados al oleoducto, que se cuentan por centenares, han causado enormes pérdidas económicas y un incalculable daño ambiental por el vertido miles de barriles de petróleo que contamina ríos y tierras.

Los ataques contra la industria petrolera se extendieron en años recientes a la minera, con el argumento de defender "la rica biodiversidad" de Colombia.

Por esa razón, el ELN, que según estudios opera en una decena de los 32 departamentos colombianos, ha centrado su actividad en la región nororiental del país, especialmente en Arauca y en la zona del Catatumbo (Norte de Santander), por la producción de petróleo, así como en Cesar, Bolívar, Antioquia, Cauca y Nariño por la minería.

"Todo lo debemos conservar como parte del aporte que el pueblo y nuestras comunidades deben hacerle a la construcción de una sociedad en equilibrio y armonía de los seres humanos con la Madre Tierra, reproduciendo la vida decente y digna para todos, de la cual hace parte la vida de la naturaleza", dijo el ELN el año pasado en un texto publicado en su página de internet, pese al daño medioambiental que han causado sus acciones.

El ELN, que según las autoridades tiene en la actualidad unos 1.500 miembros agrupados en 48 frentes de guerra, ha recurrido también al secuestro con fines económicos y a cobrar extorsiones a las multinacionales petroleras y mineras que operan en sus zonas de influencia, así como a ataques y emboscadas contra policías y militares.

Su jefe actual es Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", sucesor del "cura Pérez" y uno de los cinco miembros del Comando Central del ELN, instancia que coordina las acciones políticas y militares.

El ELN es considerado por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea un grupo terrorista.

Este jueves reivindicó un nuevo ataque contra el principal campamento del oleoducto Caño Limón-Coveñas y dijo que se trata de un "objetivo militar" custodiado por la Policía y el Ejército.

En el hecho, además de los daños materiales, resultaron heridas trece personas que trabajan en el complejo.

En enero de este año, después de medio siglo de guerra, el ELN inició diálogos exploratorios con el Gobierno para un nuevo proceso de paz. Pasos similares fracasaron en los noventa y en los primeros años del presente siglo.

El diálogo sigue al que lleva a cabo Bogotá desde noviembre de 2012 con las narcoterroristas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el mayor grupo ilegal armado del país.

 

Comentarios [ 2 ]

Imagen de javier monzon velazques

El primero de sus jefes, uno de los hermanos Vazquez, era tan criminal que sus propios companeros lo mataron por el miedo que le tenian a sus instintos asesinos. Actualmente el gobierno Santos quiere hacer tambien conversaciones de paz con este grupo. Yo no creo en la buena fe ni de estos, ni en la de las FARC.

Imagen de Anónimo

Felicidades, Santo!