Represión en Venezuela

Respuesta al 'llamado urgente' de Nicolás Maduro

Para convocar al diálogo tendría que dejar de criminalizar a la oposición. Para hablar de independencia y soberanía venezolana tendría que expulsar al ejército de ocupación cubano.

El presidente de Venezuela ha publicado un artículo de opinión en The New York Times en el que ofrece su visión de lo que ha acontecido en ese país por quince años y concluye con un llamado abierto: "Venezuela necesita paz y diálogo para moverse hacia delante. Damos la bienvenida a cualquiera que sinceramente desee ayudarnos a alcanzar esos objetivos".

Magnifico, señor Maduro. Estoy seguro de que muchos desean ayudar. Yo entre ellos. Lo que sucede es que no compartimos su visión de las cosas. Si ese fuera el caso no podríamos ayudar a los venezolanos a alcanzar la "paz y diálogo" para seguir adelante. Me explico.

¿Cuál es la naturaleza del conflicto venezolano?

La esencia del conflicto en Venezuela se expresa entre la mayor parte de la población y un régimen político-económico que ha sumido el país en un estado de cosas que ya le resulta insoportable.

¿Le sorprende que la gente no responda sus llamados a una "conferencia de paz"? ¿Cómo podría una persona responsable acudir a un diálogo convocado por el líder de una fuerza que reprime a personas de todas las edades y géneros cuando expresan su descontento por la inseguridad ciudadana, el desabastecimiento, la improductividad nacional, la exclusión laboral por razones de preferencias ideológicas, la brutalidad policial, la corrupción a todos los niveles, la mordaza a la libertad de expresión? 

Recuerde, Sr. Maduro, cómo se iniciaron estas jornadas de protesta nacional. Después del asalto y violación a una compañera de estudios, algunos estudiantes decidieron expresar su protesta por la falta de seguridad ciudadana en el campus universitario en que estudian. El Estado los embistió con toda la brutalidad de la que es capaz. Fue entonces que la protesta se extendió a los estudiantes de todo el país. Y las fuerzas uniformadas y paramilitares del Estado las embistieron de nuevo, pero con mucha más saña. Fue entonces que salieron otras fuerzas y sectores de población a apoyar a esos jóvenes. Son sus hijos, ¿sabe?

Usted entonces dispuso que contra todos ellos se usara todo el arsenal: perdigones, gases lacrimógenos, mangueras de agua a presión, tanques livianos, vuelos rasantes de cazas de combate. Pero la protesta siguió creciendo. Encarceló a un líder de oposición que se entregó a una justicia que hasta ahora no ha hecho honor a ese nombre y lo mantiene injustamente encarcelado. Ha desaforado alcaldes y diputados electos violando todos los procedimientos legales. Y los balazos de sus paramilitares y las granadas de gases lacrimógenos de la Guardia Nacional no solo afectaron a quienes protestaban, sino que penetraron en viviendas donde causaron víctimas que estaban recogidas en su hogar. Lógico: más personas se indignaron. No hace falta acudir a teorías conspirativas y acusar a países extranjeros para comprender por qué.

Su gobierno que tanto había hablado de la "Intifada" palestina pudo asistir a una nacional. Los "indignados venezolanos" —que recibieron peor trato que los que se manifestaron en Wall Street— decidieron rehusar el uso de armas de fuego y cuchillos. Se enfrentaron a aquella tropa a fuerza de botellas incendiarias, piedras y devolverles las granadas de gas que les arrojaban. Pero usted no se detuvo a reflexionar. Ordenó a su Guardia Nacional y paramilitares que siguieran matando a jóvenes desarmados —en nombre del Socialismo del Siglo XXI— con certeros disparos a la cabeza.

La tortura, los arrestos arbitrarios, las golpizas, los disparos de los malandros paramilitares fueron alentados en nombre de la revolución. ¿De cuál? ¿La de las camisas pardas nacional-socialistas de los bares de Múnich?

Según su versión este el choque inevitable con un puñado de violentos que intentan derrocar el actual gobierno en Venezuela. No, Sr. Maduro. Este es el choque ampliamente popular con un Gobierno que se ha propuesto deliberadamente desmontar la democracia y las instituciones republicanas para instalar un régimen totalitario, sumiso a la elite de poder cubana, que mantiene un ejército de ocupación extranjero de miles de asesores militares, de inteligencia y otras especialidades para controlar incluso a los funcionarios públicos. Ese es el poder que usted y el Sr. Diosdado Cabello representan.

La voluntad e intereses de la mitad —si es que no ya de la mayoría— ha sido sistemáticamente desconocida por su partido y Gobierno. Los diputados disidentes silenciados y golpeados físicamente en la Asamblea Nacional. Es allí donde debería haber tenido lugar desde un inicio el diálogo que hoy usted reclama.

¿Y ahora qué?

¿Usted quiere que vengan del Vaticano u otro lugar a llamar "a todos por igual" a abandonar la violencia, cuando su bando la inició y es quien la ha ejercido frente a una población desarmada? Sr. Maduro, usted no está en la Colombia de las FARC, Irlanda del Norte del IRA, o Sri Lanka de los Tigres Tamiles. Está en Venezuela, donde aquella parte del pueblo que su gobierno ha desconocido, atropellado y vejado, ahora resiste desarmada la embestida de verdaderas hordas fascistas. Para poder dialogar usted tiene primero que retirar de las calles a la Guardia Nacional y desarmar a los grupos paramilitares.

¿Usted quiere que los mediadores hagan un llamado a respetar la soberanía e independencia venezolanas? Adelántese a esa petición: expulse de Venezuela al ejército de ocupación cubano. Con ellos presentes no puede haber un diálogo en condiciones soberanas.

¿Usted quiere que el mundo crea en su buena fe? Libere a todos los presos políticos, permita el retorno de los exiliados y no siga criminalizando y reprimiendo la protesta social.

Y rece mucho o hable con algunos de esos pajaritos que le trasmiten mensajes del difunto Chávez. Lo va a necesitar porque aun si el Vaticano llama a todos  a seguir el ejemplo de Jesús hay quienes no van a olvidar lo sucedido. El perdón, a fin de cuentas, es potestad exclusiva de las víctimas…y ellas no siempre están dispuestas a extenderlo.

Comentarios [ 22 ]

Imagen de Anónimo

Excelente Articulo. Lo comparti con mis amigos. Ejercito de ocupacion cubano, no tiene otro nombre. El que no lo vea es un ciego o un estupido.

Imagen de Anónimo

Este de las 9,03 parace q nacio ayer pq eso ya ha pasado otras veces y nada,cuba a estado sin su ministros y que yo sepa no ha pasado nada,se van mas gentes,Los q viven alla pasan mas vicisicitudes y el gobierno,ahi bien,gracias

Imagen de Anónimo

Sr. Maduro yo pienso que no puede haber dialogo con la oposicion ya que ud. mantiene una presencia de Cuba en todos los sectores de Venezuela, usted le ha entregado a Cuba, su pais. Usted esta dirigido por los altos mandos de Cuba. Usted envia el ejercito a reprimir la poblacion, en una lucha desigual, es  como el gigante Goliat contra David, no pida mas mediacion para resolver sus problemas, en sus manos esta la libertad de Venezuela, su mejor salida es la renuncia.

Imagen de Anónimo

las urnas solas no dan legitimidad a un Presidente, la legimitimidad la da el cumplimiento de las normas democraticas esenciales, como son la libertad de informacion, separacion entre los diversos poderes, legislativo , judicial, ejecutivo. Y cuadno esto no se cumple el pueblo está en su perfecto derecho de usar la mejor arma que tiene, la calle,  para cargarse al Presidente y sus compinches

Imagen de Anónimo

Los comunistas son descarados, degenerados, sinverguenzas, hiprocritas, cinicos, ladrones, bandoleros, delincuentes, manipuladores de mentes debiles, gente de la mas baja calidad humana, nadie en absoluto ni bajo ningun concepto debe apoyar en ninguna forma a esta lacra de la humanidad porque al final eso no sirve para nadie, incluyendo a los tontos utiles nadie se beneficia de eso, abajo el comunismo ayudemos todos a erradicar de raiz este mal que azota a la humanidad y los responsables que paguen por todo el mal que han hecho durante mucho tanto tiempo

Imagen de Anónimo

Mierdolas Mierduro asi como todos los que se disfrazan de comunistas son personas que lo unico que pretenden es humillar y destruir a sus pueblos, volverlos sumisos y burlarse de ellos, como lo ha hecho Fidelito en Cuba y la china apestosa de la hermana

Imagen de Anónimo

..ejército d ocupación cubano......hasta dónde llega la manipulación y  las estupideces...de qué ejército habla este tipo?

Imagen de Anónimo

Luchen por su libertad, luchen por sus familia y luchen por su patria que no se los quiten como los comunistas asquerosos no los hizieron a los Cubanos. Bajo con la represion, bajo con los abusos, bajo con el comunista arriba con libertad. No se dejen venser.

y bien dicho por una Venezolana anterior

Anónimo - 4 Abr 2014 - 7:37 am.

Para que haya diálogo, Sr. Maduro, la injerencia cubana debe terminar y los presos políticos deben de ser absueltos y todos los responsables de torturas y muertes tienen que pagar, bajo esas condiciones puede haber un diálogo.

Mira Maduro, mejor por qué no le ahorras tiempo y esfuerzos a los venezolanos y te acabas de perder pa' casa de las kimbambas, o mejor te tiras de cabeza en el brocal de un pozo de petróleo...

Imagen de Anónimo

Para que haya diálogo, Sr. Maduro, la injerencia cubana debe terminar y los presos políticos deben de ser absueltos y todos los responsables de torturas y muertes tienen que pagar, bajo esas condiciones puede haber un diálogo.

Mira Maduro, mejor por qué no le ahorras tiempo y esfuerzos a los venezolanos y te acabas de perder pa' casa de las kimbambas, o mejor te tiras de cabeza en el brocal de un pozo de petróleo...

Katy 

Imagen de Anónimo

Juan Antonio excelente y rigurosa respuesta a Maduro, pienso que los artículos de opinión deben seguir elevando la calidad del análisis y su credibilidad, más en el caso particular de Venezuela, porque a la hora de expresar los criterios hay que dejar de lado los estados emocionales, lógicamente de tantos años de sufrimientos, sed de justicia y desmanes castristas, porque eso hace que los demócratas cubanos perdamos credibilidad o si se quiere no ganemos credibilidad. Decía particularmente de Venezuela porque por la importancia que tienen los acontecimientos de ese país para la democracia de Cuba y para América del Sur donde habito me informo de esos acontecimientos directamente de la prensa venezolana critica al chavismo y las noticias y los artículos de opiniones son abordados por analistas y periodista de alto vuelo y además experto en la problemática de su país, porque si realmente se quiere influenciar desde lo cubano en los acontecimientos de Venezuela se precisa hacer análisis de calidad como en este presente artículo, COMENTARIO de Esopo.