II Cumbre de la CELAC

Difícil unidad en la cumbre de La Habana

Por mucho que le pese a castristas y chavistas, la Alianza del Pacífico es hoy el más pujante mecanismo de integración en América Latina.

A primera vista la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) constituye un loable mecanismo de concertación e integración de las naciones ubicadas al sur del río Bravo. Cuando fue fundada en Caracas en diciembre de 2011, bajo la égida de Hugo Chávez, se pensó en un engranaje que propiciara la unidad de 33 países latinoamericanos sin la presencia de Estados Unidos y Canadá.

Ese espíritu aglutinador que trascienda la diversidad de nuestra región, es el que pretenden insuflarle los gobernantes cubanos a la II Cumbre de la organización que se celebrará en La Habana durante los días 28 y 29 de enero. Tanto los anfitriones de esta cita, como el resto de los militantes de la izquierda chavista en el continente, añoran una América Latina unida en el entorno ideológico del socialismo del siglo XXI, que propicie una integración económica hacia adentro —al estilo del ALBA y el Mercosur—, que privilegie las relaciones comerciales de complementariedad y no de competencia, que rechace las que denomina "políticas neoliberales", y sobre todo que conciba la rivalidad con el norte como la brújula de su política exterior.

Mas, precisamente, son las actitudes en torno al comercio, la integración económica, y la visión de Estados Unidos, algunos elementos de una diversidad que podría sepultar el consenso. Porque una porción nada despreciable de los latinoamericanos creen en las ventajas del liberalismo económico, la competencia, y la apertura al capital extranjero. Asimismo, contemplan a Estados Unidos y la Unión Europea como contrapartes idóneos con los cuales firmar tratados de libre comercio.

Entonces no resulta desacertado afirmar que América Latina se halla escindida en dos mitades: la integración de la izquierda, representada por el ALBA y Mercosur, y por otra parte la Alianza del Pacífico, ese mecanismo del que forman parte México, Colombia, Perú y Chile, todos empeñados en acceder al crecimiento económico y el desarrollo en el contexto del mercado y el libre comercio.

Si examinamos las interioridades de cada uno de estos sistemas integracionistas, nos llevamos una idea de sus reales potencialidades. El más endeble, sin dudas, es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de las Américas (ALBA). Su existencia depende únicamente de los petrodólares de la Venezuela chavista. Es decir, que una salida de Nicolás Maduro y sus secuaces del Palacio de Miraflores, y el resto de las naciones que integran el ALBA quedarían como náufragos en medio del océano.

El Mercosur, por su parte —y no obstante contar con economías potentes como las de Brasil y Argentina—, presenta fisuras en su funcionamiento. Con frecuencia se habla de las asimetrías entre las pequeñas economías de Uruguay y Paraguay, y las dos antes mencionadas. Además, en el plano político, las instituciones paraguayas han desentonado a veces en un ambiente signado por la filiación izquierdista de los otros países que lo integran.

La Alianza del Pacífico, con ventaja

Así, aunque les pese a castristas y chavistas, la Alianza del Pacífico es hoy el más pujante mecanismo de integración que se aprecia en América Latina. Sus cuatro miembros, si oficiaran como un solo país, serían la sexta economía del mundo en cuanto al Producto Interno Bruto (PIB) por habitante. También logran el 55% de las exportaciones del subcontinente latinoamericano.

Al propio tiempo, mucho han avanzado en lo referido al libre movimiento de personas, pues fueron eliminadas las visas en el trasiego interno de sus ciudadanos. En la vertiente diplomática y consular, esta integración ha posibilitado la apertura de embajadas y consulados comunes, que permiten brindar un servicio más efectivo a los ciudadanos de la Alianza. Por ejemplo, la Declaración de Cali —ciudad donde se efectuó la VII Cumbre de este organismo en el 2013— destacó la embajada compartida de los cuatro integrantes en Ghana, así como el acuerdo entre Colombia y Perú para compartir su embajada en Vietnam. Y la Alianza del Pacífico se expande: ya se crean las condiciones para que Costa Rica, Panamá y Guatemala pasen a ser miembros efectivos.

Por supuesto que un empeño integracionista como la Alianza del Pacífico ha desatado la ira de la extrema izquierda latinoamericana. En la más reciente reunión del Foro de Sao Paulo, la Alianza fue calificada como "un enfoque intervencionista, oportunista y anti izquierdista para atacar la soberanía de las naciones latinoamericanas".

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha llegado a definirla como "un esquema geopolítico de Estados Unidos para oponerse a los gobiernos progresistas e izquierdistas de Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Venezuela y Ecuador".  

Por eso, cuando en la Cumbre de La Habana se insista en el combate al hambre y la pobreza, al margen del consenso aparente, es muy probable que cada una de las mitades piense en un camino diferente para llevar a cabo la encomienda. Y mientras que alberos y algunos mercosureños necesitan para ello que sus gobernantes se eternicen el poder, la Alianza del Pacífico preconiza la alternancia en los cargos públicos, elemento clave para la vigencia del Estado de Derecho.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de javier monzon velazques

La CELAC (Cerelac (?)) como toda idea salida de la cabeza de Chavez- asesorado entonces por Maquiavelo Castro-solo puede tener por objetivos: dividir, sembrar el odio entre las naciones, y empobrecer a Latinoamerica, para asi poder llegar al Poder a traves de sus testaferros, y seguir empobreciendo, dividiendo, sembrando el odio ahora entre las familias,  y saqueando mas aun a los pueblos; claro que siempre en lucha contra el Imperialismo Yanqui. Afortunadamente los gobiernos inteligentes se agruparon en la Alianza del Pacifico, y aunque no se pelearon con los "celacistas", no les siguen la rima.

Imagen de Anónimo

Gracias a Satanás, el mono Chávez, para alivio del mundo, ya hace rato que está en las calderas con el azufre que tanto dijo que olía el podium de la ONU desde donde habló el presidente George Bush en una ocasión. Este monstruo fue el que empezó a desintegrar al mundo con el Alba y la Celac; y como su propia figura, estas "organizaciónes" irán pasando a la infausta historia de Latinoamérica.

Imagen de Anónimo

Los creadores de la CELAC fueron Lula y Felipe Calderón, por un lado, que consumaron la ampliación del Grupo de Río en 2010 en Cancún, y Chávez, por el otro, que fue el primer presidente pro témpore. Es equivocado -deliberadamente equivocado por parte de La Habana y los países del ALBA- presentar la CELAC como una continuación del ALBA.

Imagen de Anónimo

Creo,segun me dijeron,que el tema del hambre y la pobreza no se debe tratar en Cuba.porque en casa del ahorcado no se debe mentar la soga

el bobo alipio

Imagen de Anónimo

Deberías saber que Brasil que no tiene costas hacia el pacifico hace ya varios años construyó una carretera que va desde el norte brasilero hasta la costa del pacifico peruano con vista a integrarse o a beneficiarse de la AP cuando este estaba todavía en embrión. Es cierto que Evo es un crítico acérrimo de la AP, pero en un viaje que hizo recientemente a China conversó con el presidente chino para la construcción de un ferrocarril de un punto fronterizo de Bolivia con Brasil hasta el pacifico peruano. Orlando a pesar de los pesares el Merco Sur está negociando con UE un tratado de libre comercio que será el preludio de otro con la AP y USA. Por todo eso pienso que los problemas complejos no se deben de simplificar porque estas contribuyendo que los desinformados se vuelvan más desinformados y tú a los ojos de los tienen una información básica de la cuestión aparentes ser un ignorante, COMENTARIO de Esopo 3.

Imagen de Anónimo

Emparejas el Merco Sur con el Alba y los que conocemos el desaparecido CAME sabemos que el Alba es una variante de este a la Imagen y semejanza de Fidel Castro para sacarle el quilo a la Venezuela Chavista, tratas de identificar al CELAC con el Alba sin tener en cuenta que los países del Alba son minúsculos comparados con los integrantes CELAC donde son incluidos la totalidad de los de la AP y los futuros potenciales que tú te has referido y los que dejaste fuera, a veces Orlando nadie sabe para quién trabaja, porque ciertamente el promotor de CELAC fue el finado Chávez  pero yo tengo la certeza que el CELAC será otra cosa menos la intención que estuvieron Chávez y los integrantes del Alba, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Orlando pienso que tu artículo es una desinformación para desinformados, porque haces una mescla de cosas que a tu corto razonamiento son una misma porque envuelven a gobiernos de izquierda muy heterogéneos, en primer lugar el Merco Sur no es una organización de izquierda porque fue fundado por gobiernos que ninguno era de izquierda, es cierto que en estos momentos está en crisis, incluso se podría admitir que por razones de que han primado los aspectos ideológicos por encima de los económicos y la políticas proteccionistas como es el caso de Argentina, tu hace referencia a integración territorial de los países de la Alianza del Pacifico (AP) pero no sabe que desde que se fundó el Merco Sur se puede viajar entre esos países solo mostrando el carnet de identidad en los puntos de fronteras, COMENTARIO de Esopo 1.