Venezuela

Con Chávez y Maduro unos 1.600 militares han entrado en el Gobierno

Archivado en:

El Estado 'está militarizado y esta es la única forma de que se mantenga la revolución', dice un historiador de la Fuerza Armada.

Entre el fallecido Hugo Chávez y el actual presidente, Nicolás Maduro, unos 1.600 militares han llegado a ocupar cargos en el Gobierno venezolano, informa el diario El Nacional, que cita al sociólogo Eduardo Guzmán Pérez, especialista en historia de la Fuerza Armada y estudios de Estado Mayor.

Según Guzmán Pérez, de los 183 años de la historia republicana del país, los uniformados han gobernado en 140.

Desde 1999, cuando Chávez llegó al poder, cerca de 1.614 militares de distintos rangos, entre activos y retirados, han desempeñado cargos en la administración pública. De ellos, 1.246 fueron designados por el fallecido mandatario y 368 por Maduro.

Los militares están en gobernaciones, alcaldías, ministerios, viceministerios, la Asamblea Nacional, consulados y embajadas.

"Maduro es un instrumento del brazo armado del Estado, fundamentalmente del Ejército", consideró Guzmán Pérez. "Aquí se maneja la tesis del gendarme necesario, según la cual un militar es quien debe gobernar el país", afirmó en referencia a la larga tradición venezolana de militares en el poder.

"Este compromiso del sector militar en la conducción del Estado lo hace partícipe de la corrupción", añadió. En la actualidad, "el Gobierno está militarizado y esta es la única forma de que se mantenga la revolución", sostuvo.

El analista recordó que el sustento de Chávez fue la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, especialmente el Ejército, de donde él era originario, pero consideró que sólo "una pequeña cúpula militar" respalda a Maduro.

Guzmán Pérez subrayó que con el exceso de militares en cargos públicos se evidencia que en el país no se cumple la subordinación de la Fuerza Armada al poder civil, lo que significaría aplicar controles sobre la institución.

La presidenta del Instituto Venezolano de Estudios Sociales y Políticos, Francine Jácome, señaló que, contrario a la tendencia de los países de la región, que tienen a que haya cada vez menos militares en cargos públicos, el Gobierno venezolano ha incrementado el número de uniformados en puestos clave, lo cual les concede mayor autonomía.

"No se han producido pasos importantes para que los civiles ejerzan un mayor control sobre los sectores de seguridad y defensa, y cada vez es menor la posibilidad de que los militares acepten (someterse a) un control civil", dijo Jácome. "En los primeros ocho meses del gobierno de Maduro se ha evidenciado una profundización del papel de la FANB en la gobernabilidad del país. Se está ante un líder civil que depende de la Fuerza Armada como uno de los pilares fundamentales para mantenerse en el poder", opinó.

Jácome señaló indicadores que, a su juicio, evidencian el debilitamiento del control democrático y civil sobre la organización castrense: la participación creciente de militares en las estructuras gubernamentales —no solamente del Gobierno nacional, sino también de los estados y municipios—; mayor partidización de los mandos, y la continuidad en la militarización de la sociedad.

Advirtió que desde diciembre de 2012 el Gobierno asumió decisiones que evidencian la influencia de la Fuerza Armada sobre la estructura del Estado. Entre ellas, consideró la creación del Comando Político Militar, con participación del Alto Mando, la presencia de militares en el gabinete de Maduro, la conformación de un Estado Mayor Cívico Militar Fronterizo y en las regiones estratégicas de desarrollo integral, algunas de las cuales son dirigidas por oficiales en situación de retiro.

Además, la instalación del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria, dirigido por un militar con el grado de mayor general. Otro aspecto llamativo, según Jácome es la transferencia a la administración pública de la estructura castrense del Estado Mayor.

Por su parte, el contralmirante retirado Luis Cabrera Aguirre, miembro del Estado Mayor Presidencial, dijo que la presencia de militares en cargos públicos obedece a uno de los objetivos reservados a Fuerza Armada en el artículo 328 de la Constitución: la participación activa en el desarrollo nacional.

Entre los militares que actualmente ocupan cargos clave en el Gobierno está el mayor general retirado Wilmer Omar Barrientos Fernández, a quien Maduro designó en julio ministro del Despacho y Seguimiento de la Gestión Presidencial. También es jefe del Estado Mayor Cívico Militar Fronterizo. Asimismo, el mayor general Miguel Eduardo Rodríguez Torres ministro de Interior, Justicia y Paz; el general de brigada Félix Osorio Guzmán, ministro para la Alimentación; el mayor general Hebert García Plaza, ministro para el Transporte Acuático y Aéreo, vicepresidente para el Desarrollo Territorial y jefe del Órgano Superior para la Defensa de Economía; el general de brigada Rodolfo Marco Torres, ministro para la Banca Pública y presidente del Banco Bicentenario; el mayor general Giuseppe Ángelo Yoffreda Yorio, comandante general de la Aviación, presidente de la empresa Venezolana de Exportaciones e Importaciones C.A. y vicepresidente de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior.

También los tenientes retirados Jesse Chacón Escamillo, ministro para la Energía Eléctrica, y Diosdado Cabello Rondón, presidente de la Asamblea Nacional.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Los ejércitos son a Latinoamérica lo que la metástasis al cáncer. Siempre al lado del poderoso, oprimiendo, masacrando, ocultando... tan dañinos como sus primahermanas p..tas las guerrillas. Uno de los primeros pasos que deberían dar en una cuba libre y democrática los cubanos es licenciar al ejército arquaico y elefanteaseo que no hace mas que chupar recursos y prueba tener ninguna utilidad, otra que la actual, en manos de la tirania castrista ser el aparato represivo. Por algo muy lógico ¿Quien quiere estar en el ejército? Por lo general gente con un C.I. bastante precario que no se ganarían la vida estudiando una carrera, porque nunca lo conseguirían.

Imagen de Anónimo

Osea, que ya aceptan que es una dictadura militar muy parecida a la cubana, matando al pueblo de hambre con toda intencion, cortando la energia con toda intencion y robando dizque elecciones. Y con todo y eso, la mitad del pais esta en contra de ellos.

Imagen de Anónimo

¡VAYA QUE ESTAMOS EMBARRAOS DE M... HASTA LOS TUÉTANOS!