Opinión

Contra Mandela

La guerra de África es nuestra Guerra Sucia y debería provocar la vergüenza, no la admiración de los africanos.

Montaner: La grandeza de Mandela / De la Grange: La antítesis de Fidel

Los obituarios de Nelson Mandela por Carlos Alberto Montaner y Bertrand de la Grange, aparecidos en estas mismas páginas, son justos en la valoración del estadista sudafricano. El mundo entero está de luto por la muerte de un gran hombre. Raúl Castro y Obama asistieron a los funerales. Los cubanos deberíamos aprovechar el velorio para reflexionar sobre nuestra situación.

Que un ejemplo de dignidad humana, el luchador intachable que padeció la cárcel, exaltado a héroe universal con todos los honores y reconocimientos que supone el cargo, un personaje venerado por las multitudes, el campeón de la causas justas, mitificado por la cultura de masas, el action figure de los oprimidos y los humillados, fuera también el amigo fiel de Fidel Castro, de nuestro verdugo, el negador de los altos principios que el difunto personificaba, habla volúmenes acerca del malentendido cubano, de nuestra incómoda situación en el mundo, pero sobre todo, de las categorías morales que el izquierdismo impone a la opinión pública, y de las ideas corrientes sobre lo "bueno" y lo "malo", lo "ruin" y lo "admirable".

La situación del cubano es así de extraña: la dictadura castrista es celebrada; la más larga tiranía hemisférica es racionalizada y tolerada. En vez de dejar a Mandela en paz y despedirlo sin más explicaciones, la ocasión fúnebre obliga a meditar sobre el fenómeno más desconcertante de la Historia posmoderna: el ascenso del castrismo, la fascinación de nuestro fascismo.

Quizás no deberíamos cuestionar a Mandela personalmente, pues, como ha dicho Montaner, en lo tocante a la amistad con Castro, fue "otro de tantos" (en nada distinto de Carlos Andrés Pérez, por ejemplo), sino enjuiciar más bien su política: interrogar las extrañas creencias de los líderes mundiales que, rodeados de un cortejo de Premios Nobel, filósofos y sicofantes, profesan admiración incondicional a Castro.

¿Por qué?, nos preguntamos los exiliados. ¿Estarán ciegos? ¿Puede más la realpolitik que cualquier consideración humana? ¿Acaso no fue el Comandante en Jefe de una junta militar quien concibió las campañas mussolinescas de las que Mandela habla tan arrobadamente? ¿Están orgullosos lo cubanos de las campañas africanas?

La guerra de África estaba afincada en la represión y apuntalada por el terror. Cada cubano en edad de tomar las armas fue obligado a ser un mercenario. Por otra parte, hay quienes vieron en la guerra de Angola nuestra entrada triunfal en la Historia: esa Cuba rampante y guerrerista podía considerarse por fin una nación moderna. Si antes producía azúcar, ahora exportaba dulces guerreros, guerras edulcoradas.

Las guerras castristas, las guerrillas e intervenciones cubanas, no fueron sancionadas como actos criminales ni reprobables, a la manera en que se reprueban las guerras imperialistas. La injerencia en los asuntos internos de un país situado a miles de kilómetros de nuestras costas se consideró una demostración de altruismo, un gesto solidario. Mientras tanto, los cubanos eran reclutados en masa, secuestrados en la noche, sacados de la cama y acorralados en camiones militares. Desde sus lechos calientes fueron a dar a un barco negrero: la historia cubana se repetía, al revés. Regresábamos a África, maniatados de pies y manos, como esclavos de un poder colonial que no tenía que rendir cuentas a nadie.

Nuestros soldados no conocían el destino del barco que los trasportaba al otro lado del Atlántico, iban camuflados como mercancía. La marina mercante, incapaz de proveernos de alimento, servía a los objetivos de una guerra fantasma. Así vinimos a ser la carne de cañón de los delirios geopolíticos castristas.

La guerra de África es nuestra Guerra Sucia y debería provocar la vergüenza, no la admiración de los africanos. El castrismo traicionó allí a sus viejos aliados, a Holden Roberto y a Jonas Savimbi, e instauró a un régimen títere en Angola, con Agostinho Neto a la cabeza. La terrible batalla de Cuito Cuanavale le costó cara a Cuba. Además de las incalculables bajas, los mutilados y el trauma que provocó la contienda africana, habría que contar los juicios sumarios, la cárcel y los actos de repudio a quienes se negaban a participar por objeciones de conciencia o por miedo.

Todos los años que duró la guerra, se pudría en una cárcel cubana el preso político más antiguo del mundo, Mario Chanes de Armas. Todos el tiempo que duró la guerra existió en Cuba un sistema de apartheid, que el régimen castrista no desmontará jamás por tratarse de la permanente segregación de los desafectos y los opositores. Existe también el apartheid de un millón de exiliados, sin voz ni voto, que vive en el Soweto (South West Township) que es Miami.

¿Nos hizo superiores a nuestros adversarios sudafricanos la Guerra Sucia? Lamento disentir de Mandela, un velorio no es la ocasión de sacar los trapos sucios, pero hay que recordar que los negros de Johannesburg tenían una noción clara de las hostilidades y acceso a las noticias de la guerra. La prensa y el derecho de asociación estaban menos restrictos en el régimen de P.W. Botha que en el de Castro. En cambio, para los cubanos, la Guerra Sucia fue también una guerra secreta, tergiversada y censurada por la propaganda.

Por eso, cuando Mandela apareció en Miami, me uní al puñado de compatriotas que fue a protestar frente al Centro de Convenciones. Una brigada de partidarios del líder sudafricano vino a agredirnos y, por unos instantes, ocurrió una trifulca entre cubanos y afroamericanos, una especie de Cuanavale en South Beach, con la diferencia de que en nuestro bando había también negros expresos políticos.

Otra vez nos hacíamos odiosos al mundo; otra vez el mundo miraba, incrédulo, cómo los exiliados atacaban la imagen de un santón, protestaban contra un anciano venerado por las multitudes. Y nosotros, por supuesto, éramos incapaces de explicarle al mundo nuestro dilema.

Y es que habría que abstraerse de la historia cubana reciente e ignorar el momento en que ocurrió la Guerra Sucia para poder tratarla como una épica; habría que ser un cínico para ver en la intervención castrista algo noble o desinteresado; habría que ignorar las condiciones objetivas de la sociedad cubana de los setenta y los ochenta, la situación precaria de esa edad oscura, y olvidar el Mariel, la embajada abarrotada de desesperados, desestimar la corrupción del ejército mercenario y los negocios sucios del Estado Mayor cubano, el fusilamiento de Ochoa, o la misma existencia de Sebastián Arcos Bergnes y el movimiento que fundó, para considerar a Mandela un gran hombre.

Con un abrazo Mandela selló su suerte. Hay una mancha cubana en el expediente del Premio Nobel. Porque, al abrazar el castrismo, en realidad Mandela estaba abrazando al Contra Mandela, al que no hubiera entregado el poder, al que hubiera fusilado y desterrado a sus adversarios en lugar de perdonarlos e incluirlos.

Que olvidemos todo eso sería mucho pedir: la posteridad de Nelson Mandela está inextricablemente ligada a su relación con Fidel Castro, porque esa relación es tal que redefine universalmente los conceptos de "bueno" y "malo", de "ruin" y "admirable", para la eternidad.

Comentarios [ 55 ]

Imagen de Anónimo

Fue venerado por las multitudes  según nos cuenta el autor,pero lo que no escribe Carlito es que hasta el 2 008 en EE.UU. aparecia en su lista de terroristas

Imagen de Anónimo

COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON LO QUE SE PLANTEA EN ESTE ARTICULO,HAY MUCHAS COSAS OCULTAS EN ESTE MANICOMIO COLECTIVO QUE ES LA CUBA DE YA 55 AÑOS DE TERROR Y VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS,SOY CUBANO Y VIVO EN CUBA,POR ESO LO DIGO CON RAZON DE CAUSA,AQUI NO SE ESTA CABANDO EL COMUNISMO,LO QUE SE ESTA ACABANDO ES EL MIEDO,UN ABRAZO PARA TODOS LOS QUE AMAN LA LIBERTAD Y A NUESTRA SUFRIDA PATRIA,SEAN CUBANOS O NO,SOLO CIUDADANOS DEL MUNDO,CHARLIE.

Imagen de Anónimo

Mandela se alio con Castro, y alrededor de 5,000 de nuestros Negritos y algunos blanquitos, perdieron la Chola en Angola, pero no porque fueron obligados, como muchos pretenden hacer creer, Unos comieron la Muela del Internacionalismo, no muchos, los cubanos, son muy vivos, la mayoria estaba a su criterio labrandose un futuro, al regreso, Apartamento, Carros, Buen Trabajo, etc, etc. pero en el Comunismo eso no camina, ahi estan, Chispa y va que Jode, se lo Merecen, y al que Mataron Tambien se lo Merece, aqui hay mucha gente hablando de los Muertos de Angola, y lamentandose, pero, nunca han dicho nada de los 7,500 Fusilados en la decada del 60, y los 60,000 Presos Politicos, que vivian como en Cochiqueras de Puercos!!!! Cadacual, que carque con lo suyo!!! El mambi de Mayary

Imagen de Anónimo

Que diria Mandela, de Mario Chanes de Armas, que alo 30 anos completicos????

Imagen de Anónimo

QUE VIVA EL COMUNISMO, y asi los Comunistas, y quienes los defienden, seguiran pasando hambre, que es lo que Merecen, por HP's, y al Gobierno de Sur Africa, le recomiendo que afine la Punteria, cuando contrata traductores, para Sordos Mudos, pues un dia de estos, un Negro de esos Arrebatados,. va a acabar con medio Mundo, que hubiera pasado si ese loco, le pasa la cuenta a Obama, se hubiera quedado Mandela sin enterrar del Despelote que se forma!!!!

El Gaucho!!!

Imagen de Anónimo

Tremendo artículo los mentepollos castristas,de los pocos que se atreven, solo les queda desbarrar sobre el mismo porque son incapaces de crear algo tan oportuno y esclarecedor a la memoria histórica del proceso castrista y ademas porque le temen al juicio final que está muy cerca ya.Por cierto a castro I le está costando decir o escribir algo póstumo sobre su "amigo" Mandela,cuando saque algo ya no va a tener actualidad.

Imagen de Anónimo

El Funeral de Mandela, fue un Verdadero Relajo, hubo casi de todo, Estrechones de manos, Risitas complices, Basiladera de Nalgas, Besuqueos, traductor mas Loco que una Cabra, lo unico que falto, eran dos Barriles de Chispa'e Tren, para que aquello terminara como la Fiesta del Guatao!!! Pero una cosa, si nadie podra negar, jamas, Los Cubanos, jamas olviddaremos a Mandela, a pesar de la Tohaya Mojada que le tiro, Montaner, a quien admiro sobre manera, pero a quien esta vez, se le fue el Camello!!!

Imagen de Anónimo

Un ensayo donde la lucidez brota del coraje.

Imagen de Anónimo

Cierto tiempo atras realice una critica sobre un poema de Néstor pero este articulo habla todo lo contrario a la poesía , muy buen articulo y muy acertado en sus planteamientos, gracias esta vez insuperable y no importa lo q digan detractores como yo al principio , o las ciberclarias o gusanos infiltrados aquí del comunismo , no importa porq lo importante es rectificar pararse y seguir adelante , y mas si es por esa Patria que ahora no existe pero que llevamos en nuestro corazón sea el SW de Miami o donde estemos cubanos que amemos la libertad , gracias Néstor

Imagen de Anónimo

Completamente de acuerdo