Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 14:30 CET
Espionaje

Espionaje amistoso

Dilma Rousseff y Barack Obama en la Cumbre del G-20, San Petersburgo, septiembre de 2013. (GLOBO.COM)

Además del fuego amigo en tiempos de guerra, tenemos ahora el espionaje amistoso en época de paz. El primero suele ser un lamentable accidente en el campo de batalla, ocasionado por una falta de coordinación entre tropas de un mismo bando que se disparan mutuamente. Y el segundo es un motivo de discordia entre Estados Unidos y sus principales aliados que amenaza con desembocar en una grave crisis ante la mirada complacida de Rusia y China.

En estos días, cunde la indignación en Brasil, México, Alemania, Francia y algunos otros países europeos ante las revelaciones de que sus comunicaciones han estado bajo vigilancia de los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Además de decenas de millones de simples ciudadanos, treinta y cinco jefes de Estado o de Gobierno han tenido sus llamadas telefónicas intervenidas por la National Security Agency (NSA), la mayor agencia de inteligencia del mundo.

Washington no lo puede negar: las pruebas están en los miles de documentos robados por el exanalista de la NSA Edward Snowden, que los entregó a tres periodistas de su confianza antes de obtener el asilo político en Rusia. La publicación de un primer lote de papeles había puesto en evidencia la gigantesca red mundial creada por la NSA para rastrear en cualquier país las comunicaciones, incluyendo los correos electrónicos y los SMS. EEUU pretendía protegerse contra el terrorismo y, según los responsables de ese despliegue, habrían frustrado decenas de atentados.

En un primer momento, los países afectados minimizaron el asunto con tal de mantener buenas relaciones con Washington. Todo cambió con las revelaciones posteriores sobre la intervención de las comunicaciones de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, del ex presidente mexicano Felipe Calderón, de la canciller alemana Angela Merkel y de otros dirigentes cuyos nombres no han trascendido por el momento. Ya no era posible callar ante semejante violación de la soberanía nacional. Rousseff canceló su viaje a EEUU y Merkel ha pedido explicaciones al presidente Barack Obama (la asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, le mandó decir que en este momento su línea no estaba siendo espiada ni lo sería en el futuro, pero no dijo nada sobre el pasado).

Está claro que, en su obsesión por luchar contra el terrorismo, EEUU se ha pasado de la raya. Está ahora en la obligación de rectificar lo que uno de sus altos funcionarios, citado por The New York Times, ha calificado de "error de juicio colosal".

Ahora bien, el motivo de alarma no debería ser sólo por la intrusión masiva de la NSA, sino también por la incapacidad de los servicios de inteligencia de los países afectados de detectarla e impedirla. Sobre todo porque algunos países menos amistosos, como China o Rusia, podrían estar haciendo lo mismo.

Washington ha denunciado en varias oportunidades la agresividad de Pekín en este campo, tanto para robar secretos militares como para apoderarse de las tecnologías de punta o, incluso, para castigar a un medio como The New York Times, después de que publicara el año pasado informaciones detalladas sobre la corrupción del primer ministro Wen Jiabao.

Según el Pentágono, alrededor del 90% de los ataques cibernéticos contra EEUU provienen de China. Pekín habría robado información en más de 140 empresas estadounidenses en los últimos seis años y habría logrado hacerse con la documentación de un nuevo cazabombardero.

Los países amigos también se espían entre ellos, sobre todo en el terreno económico. Washington se ha quejado varias veces de la agresividad de los servicios franceses, que tienen supuestamente un programa de espionaje para apoderarse de secretos tecnológicos estadounidenses. De hecho, las empresas de todos los países industrializados libran una feroz guerra comercial para conquistar mercados en el extranjero y vender sus productos: Boeing contra Airbus, trenes de alta velocidad, oleoductos y, claro, armas y sistemas de defensa.

Lo acaba de reconocer en una entrevista el ex ministro francés Bernard Kouchner: "Seamos honestos, nosotros también espiamos. Todos espían a los demás. Pero no tenemos los mismos medios que Estados Unidos, lo cual nos pone celosos. La magnitud del espionaje fue lo que nos dejó estupefactos".

En medio del ruido mediático desatado por los documentos de Snowden, hay mucho teatro político en las reacciones de los dirigentes europeos. Ninguno de ellos usa su teléfono celular para hablar de cosas importantes, como tampoco lo hacen los empresarios que trabajan en sectores sensibles. La NSA lo sabe. Debería ser un motivo suficiente para desistir del espionaje indiscriminado, que irrita a sus aliados y no contribuye en nada a la lucha contra el terrorismo.

26 comentarios

Imagen de Anónimo

     Viva el espionaje norteaméricano, porque afianza la seguridad de la democracia y los derechos humanos. El descuido de ese espionaje trajo como resultado los atentados de las Torres Gemelas y las masacres de Al-Qaeda. Si Estados Unidos se erige en defensor de la democracia, bienvenido sea, lo prefiero a los servicios secretos rusos (dirigidos por un ex-agente de la KGB), o a los chinos (que mataron en Tiannamen), o a los cubanos (que asesinan extra-judicialmente). Realmente, no me preocupa para nada que los norteamericanos accedan a mi vida privada porque no tengo nada que ocultar ni hago nada ilegal, si lo hacen apra evitar un mal menor, como por ejemplo, que los servicios cubanos o venezolanos conozcan mi vida íntima y la rastreen, al no simpatizar con el comunismo. Que viva la democracia y todo mecanismo para conservarla y preservarla, hasta que no esté en peligro y no exista una yihad islámica (guerra santa contra la cultura occidental) o comunistas con deseos de imponer nuevamente sus sistema, como ocurre en América Latina. A esos últimos si que les temo. Ahora, que yo sepa ¿a qué cubano que no haya sido espía de Fidel castro le han hecho algo los norteaméricanos? . En cuanto a Europa u otro país de Hispanoamérica resultan ambiguos y han sido aliados falsos en algunos momentos, me parece muy bien tenerlos bajo control.

Imagen de Anónimo

Un indicio que no se está arando en el desierto en esos objetivos es lo que dijo recientemente Alejandro Castro cito: "Cuba necesita cambiar, somos parte del mundo, necesitamos cambiar. Es un riesgo, pero en cada momento de la vida hay riesgos", él lo dijo con relación al deporte pero eso es válido para toda la sociedad cubana además es la salida más adecuada para la problemática cubana que no es solo castrismo VS anticastrismo porque en esa problemática están envueltos el NO castrismo\anticastrismo, los intereses políticos\económicos globales y específicos, así como las diferentes corrientes ideológicas internacionales COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 28 Oct 2013 - 7:47 am. Con los CDR no hay que hacer nada, sigo pensado y diciendo que el castrismo no se va a derrotar, al castrismo hay que desmontarlo, porque si se autoriza la legalización de los partidos políticos de oposición se desmonta al partido único. Si una constituyente multipartidista aprueba y refrende una constitución democrática se desmonta todo el sistema de represión y control social castrista (seguridad del estado, CDR, respuesta rápida ETC), porque toda esas inmundicias las disuelve el estado de derecho, constituido por los poderes independientes del estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

Esopo 5:09 pm. En el articulo: Vicente Fox: 'No entiendo el escándalo. México y Cuba también espían' sostuve un debate con usted acerca de lo mismo que acaba de plantear Bertrand en este articulo: mis puntos era claros: 1- No me gusta los super-poderes que se agencian los gobiernos; pero reconozco que quieralo o no lo van a hacer; 2- Todos los paises se espian mutuamente. Usted me llamo insencible y ni se cuantas cosas mas, ahora Bertrand dice lo mismo y usted lo llama 'equilibrado'Y que me dice de eso que planteo respecto a Obama: "...el primer presidente negro de USA puede tener  el triste destino de Richard Nixon" No le parece que usted esta sobre dimensionando las consecuencias de este escandalo!?, ya se lo dije y se lo repito: acepte que hay espionaje y CUIDESE. SI, proteste y todo lo que usted quiera; pero CUIDESE porque no espere que los gobiernos van a dejar de espiar. Y espere sentado pues nada le va a pasar a Obama por esto. Este es un mundo real con algunas virtudes y muchos defectos!

Imagen de Anónimo

El mas razonable en todo esto, ha sido el frances Bernad Kouchner; desde que el mundo es mundo, todos quieren conocer las intimidades ajenas, tratando siempre que no conozcan las propias. Es innato en el ser humano, si vas a la playa quieres mirar a todas las jevitas, pero no quieres que te miren la tuya, ni a tu hija, ni a tu hermana. El mundo es asi y asi sera, hay que tratar de ser mas discreto. Pero en el caso de cuba; que hacemos con los CDR y los chivatones?. 

Imagen de Anónimo

Lo acaba de reconocer en una entrevista el ex ministro francés Bernard Kouchner: "Seamos honestos, nosotros también espiamos. Todos espían a los demás. Pero no tenemos los mismos medios que Estados Unidos, lo cual nos pone celosos. La magnitud del espionaje fue lo que nos dejó estupefactos".

Imagen de Anónimo

Si esos paises estan sorprendido por el espionaje por que todos ellos tienen agencias de contra espionaje ?

Imagen de Anónimo

Sigo con la hipótesis que puedo ser unos de los espiados de Obama. El castrismo se ha arrogado el derecho de espiar a los cubanos y particularmente los cubanos que residimos en el exterior, como conozco el mundillo del castrismo y como no quiero ser espiado, tomo medidas como no relacionarme con cubanos, no visitos los lugares de concentración de cubanos, en ocasiones en este foro compatriotas me dejan sus email para que entre en contacto con ellos y sencillamente le dedico un comentario diciéndole que no acostumbro a intercambiar email, pero como no conozco el universo de Obama no sé cómo evitar la hipotética invasión de mi privacidad, porque mi casa es lo más sagrado que tengo y sus sistema de espionaje que son ni los de Mata Hari, en el siglo pasado, ni tampoco los del castrismo viola mis derechos humanos como ciudadano brasileiro en el interior de mi propia casa, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Para anónimo Anónimo - 27 Oct 2013 - 6:11 pm. Vamos a establecer como hipótesis que todo lo que has planteado es cierto, además que para la seguridad de USA y para la mantención de la democracia en el mundo Obama haya ordenado el espionaje de los 35 líderes mundiales entre ellos la Presidenta de Brasil y la Canciller de Alemania, pero sucede que además toda esa caterva a que te has referido, entre esos millones de personas espiados hay millones también de ciudadanos comunes del mundo, entre esos podemos estar tu y yo, como no te conozco, voy a ponerme de ejemplo. Soy un simple ciudadano que toda mi vida lo que he hecho es estudiar y trabajar, respetuoso de las leyes del país donde vivo, Brasil, incorporado a la sociedad, laboral, social y políticamente, también respeto las leyes americanas porque nunca he atentado contra ese país en ningún sentido, no pertenezco a ninguna organización castrista ni tampoco anticastrista, que pudiera afectar la seguridad americana o su política con relación a Cuba, COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

     Creo que hay gente que se excede hasta en condenar a los servicios de inteligencia norteamericanos. En verdad, estaban tan penetrados por el Ana Belén Montes (agente al servicio de la dictadura de Cuba en el Pentágono), que los atentados de las Torres Gemelas fueron el resultado del descuido de la CIA (y hasta ella se sabe que participación tuvo en los hechos porque la gogieron llamando a Cuba en ese momento) y lo mismo pasó con movimientos guerrilleros entrenados por Cuba en América Latina para desestabilizar la región y las relaciones de Cuba con Estados Unidos y el continente. Se mantiene la idea de demonizar a Norteamérica, cuando preserva la democracia y los derechos humanos humanos como nadie. Es permanente la ingratitud en algunos foristas políticamente correctos (y asquerosamente comunistoides) y a los que no veo para nada condenar a los servicios secretos cubanos con miles de crímenes a compatriotas nuestros que ignoramos. Se conocen amenaza de esos agentes y que se hacen con las llaves de las casas para acceder a ellas sin permisos judiciales, pero y todo lo que esconden detrás de sus falsas fachadas en los propios Estados Unidos como los de la red avispa controlando a compatriotas y hasta llevándolos a la muerte quien sabe cómo.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.