Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 02:13 CET
Venezuela

Ineptitud bolivariana

La lucha por el poder entre los herederos de Hugo Chávez está llevando al colapso económico a la mayor potencia petrolera de América Latina. Y mientras tanto, la oposición, avasallada por las malas artes del régimen bolivariano, se limita a observar el deslizamiento progresivo de Venezuela hacia el abismo.

En su obsesión por arrinconar a la oposición, el presidente Nicolás Maduro ha solicitado al Parlamento que le otorgue nuevas prerrogativas para gobernar por decreto durante un año. El jefe del Ejecutivo justifica esa petición con el argumento de que necesita legislar por la vía rápida para cumplir con sus objetivos de "transformar la economía" y "combatir la corrupción". Sobre estos dos asuntos clave, la oposición no tendrá derecho a la palabra, a pesar de que su candidato a la presidencia, Henrique Capriles, obtuvo cerca del 50% del voto popular en las elecciones del 14 de abril.

El procedimiento legislativo adoptado para otorgar esos poderes extraordinarios al jefe del Gobierno demuestra la falta absoluta de respeto de los chavistas por los otros partidos representados en la Asamblea Nacional (AN). Los 18 miembros de la comisión parlamentaria designada para estudiar la solicitud de Maduro pertenecen todos al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Tal y como ocurrió en cuatro oportunidades en tiempo de Hugo Chávez, la llamada Ley Habilitante será aprobada en el pleno del Parlamento por las tres quintas partes del total de los diputados, a cambio de favores en algunos casos.

Esta ley no coarta únicamente los derechos de la oposición. También afecta a los propios diputados del PSUV y al presidente de la AN, Diosdado Cabello, que delegan parte de sus competencias constitucionales en el poder ejecutivo. Es otro trago amargo para el exteniente Cabello, que aspiraba a suceder a su amigo Chávez en la presidencia pero fue descartado por el propio caudillo pocas semanas antes de morir de un cáncer en marzo.

¿Por qué se presta ahora el exmilitar a la maniobra de Nicolás Maduro, su eterno rival? Quizá porque no es el momento de provocar una crisis política dentro del oficialismo, cuando se acercan las elecciones municipales de diciembre, que el régimen necesita ganar para afianzar su legitimidad ante las acusaciones de fraude presentadas por la oposición en las presidenciales del pasado abril.

Por eso, sorprenden los incesantes rumores de golpe de Estado. En su edición del 9 de octubre, la excelente revista colombiana Semana dedicaba un análisis a la situación en Venezuela, con ese titular: "Crecen más los rumores de que Diosdado Cabello le dará un golpe a Nicolás Maduro en cuestión de días". Otras publicaciones señalan que 32 diputados han emprendido una campaña para exigir la destitución del presidente por haber ocultado que había nacido en Colombia, en clara violación de la Constitución venezolana.

El propio Maduro ha contribuido a alimentar los rumores de golpe cuando aseguró que Estados Unidos estaba conspirando para provocar una revuelta popular e imponer una "junta de transición nacional" presidida por una mujer "con apellido de alcurnia". En cambio, otros, como el general retirado Fernando Ochoa Antich, acusan al presidente de golpista por querer "utilizar la Ley Habilitante para destruir el sistema capitalista vigente en [el] país con la finalidad de establecer un régimen socialista", sin someter ese cambio a un referéndum.

En ese baile de opiniones, no podía faltar la del ideólogo del "socialismo del siglo XXI", Heinz Dieterich. El veredicto del sociólogo de origen alemán radicado en México es brutal: "Dada la incapacidad total [de Maduro] para enfrentar los problemas del país, es poco probable que pueda evitar su colapso, salvo una reestructuración radical del modelo económico del presidente Chávez". Sin embargo, en diciembre pasado, el mismo Dieterich decía lo contrario: "Maduro es el delfín que con mayor fidelidad tratará de continuar el proyecto político creado (bolivariano o chavista)".

La ineptitud de Maduro para gobernar ha puesto en evidencia los disparates del socialismo del siglo XXI a la venezolana. El intervencionismo del Estado, el voluntarismo de los dirigentes en el sector económico y las injerencias sistemáticas de Cuba en la gestión del país han acabado con la producción industrial y agrícola de Venezuela, que importa ahora el 85% de lo que consume.

Como hizo Fidel Castro durante medio siglo para justificar sus desaguisados, Maduro acusa al "imperio yanqui" de promover "una guerra económica y psicológica" para destruir la revolución bolivariana. Ya nadie se cree ese cuento.

17 comentarios

Imagen de Anónimo

Estoy comenzando a dudar que a este sr. lo controlan los Hnos. Castro, no sería tan payaso.

Imagen de Anónimo

Si no se apuran los Venezolanos, les va a suceder lo que en Cuba, una asamblea nacional con el record de mayor cantidda de titeres diciendo todos a la vez. si comandante es lo que usted diga.Por cierto en mas de cincuenta años ninguna receta sobre economia, desrrollo social y politica han dado resultados en Cuba. Eso es el resultado del totalitarismo y mucho mas cuando el caudillo es demasiado incapas.  

Imagen de Anónimo

Bertrand hace algún tiempo que me he abstenido de hacer comentarios de la problemática venezolana por considerar mis comentarios, lluvia sobre mojado, como he dicho en otras ocasiones Maduro quiere ser el Stalin de América del Sur y él se lo ha creído, sin ni si quiere saber de la existencia de mis comentarios y de ese anónimo que se hace llamar Esopo, pero como todo el mundo sabe, él ni si quiera es el excremento de Stalin y que el mundo no está para Stalinsito y mucho menos América del Sur, por eso él está cavando su propia tumba para enterrarse vivo, COMENATRIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Maduro tiene todos los defectos de Chávez con el agravante de que le ha dado las nalgas a La Habana. El difunto de Sabaneta por lo menos guardaba las formas. La Venezuela neocolonial de la familia Castro, es una anomalía histórica. Los historiadores del futuro van a gastar muchos ciclos de CPU, pixeles de computadoras, tinta y papel tratando de entender la paradoja. 

Imagen de César Rodríguez

Que Dios me perdone, pero ¿Cuanta falta hace un Pinochet en Venezuela ahora mismo!Si se pudieran evitar los muertos y los desaparecidos, mejor.

Imagen de Anónimo

 Y si ya esta comprobado que el alumno inepto de Fidel, no es venezolano, porque nacio en Colombia, entonces que esperan para INHABILITARLO del puesto de pichon de tirano de VENEZUELA.......

Imagen de Anónimo

Y ya la real academia aprobo millonas?

Imagen de Anónimo

Al guaguero colombiano le quedan Reservas Nacionales liquidas por escsamente $1000 millones......que cubren UNA SEMANA de Importaccionesl para el 24.25 octubre el regim Chavomaburrista entra en su fase FINAL de 'desmerengamiento Dios Mdte.Y el la Habana los Cagastro ATERRADOS por el final del regimen cipayo y que tocará a ellos catastróficamente por el petroleo que SE les VA........!!! Ver para creer.LINEA

Imagen de Anónimo

Este sera el ultimo legado del dictador Castro, en venezuela va estar la solucion de Cuba a corto plazo, lo triste y alentador al mismo tiempo va a ser que ellos caeran por sus propios errores, a Fidel le tomo poco tiempo pq utilizo y engañó a un pueblo analfabeto al que adoctrino, espero que los venezolanos no se dejen engañar mas, pronto estaran como en cuba, una pais en ruinas con un pueblo dividido y desmoralizado, cuya unica salida es el exilio, es el momento de venezuela, levantenze que se hace tarde..........

Imagen de Anónimo

Si los consejeros de Maduro siguen siendo los poco-experimentados-en-democracias del G2, ya sabemos que le deparará el futuro inmediato a este hombre que se cree Rey y apenas es obedecido por un puñado de colaboradores a sueldo (y además, corruptos).Tampoco creo en la aptitud de Capriles & Cía.Cuando una democracia es débil, se desvía hacia el autoritarismo o el caos, sin necesidad de mantener ese orden.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.