Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:37 CET
Contrabando de Armas

Panamá recibirá a diplomáticos de Pyongyang por el caso del buque retenido con armas cubanas

El Gobierno panameño otorgó nuevamente visas de entrada a dos diplomáticos norcoreanos para que puedan resolver la situación de un buque retenido con armas cubanas ocultas y ayudar en la posible repatriación de sus tripulantes, informó el canciller Fernando Núñez Fábrega este miércoles.

En entrevista con la agencia AP, Fábrega dijo que los funcionarios llegarán en los próximos días al país centroamericano con poderes otorgados por los dueños del mercante a fin de ponerlo en movimiento y llevarlo a Corea del Norte, aunque sin la carga.

"Vienen a Panamá con poderes para operar en nombre de los dueños del barco y repatriar a los marinos", señaló.

Explicó que no hay ninguna acción judicial sobre la embarcación que obligue a mantenerla retenida, además de que representa "un dolor de cabeza" para el Gobierno.

Añadió que se ha permitido a algunos marinos norcoreanos hacer reparaciones al mercante.

"Han trabajado durante un tiempo en el barco tratando de rehabilitarlo", aseguró Fábrega desde su despacho. "El barco tiene suficiente diésel para llegar a Corea del Norte".

Los 35 tripulantes están detenidos mientras las autoridades judiciales investigan si incurrieron en el delito de atentar contra la seguridad del país al transportar las armas sin declarar y ocultarlas en contenedores bajo toneladas de azúcar.

El barco fue interceptado en julio en aguas del Caribe panameño cuando se disponía a cruzar el Canal de Panamá rumbo al Pacífico. Las autoridades de seguridad y antidrogas panameñas lo abordaron ante la sospecha de que llevaba estupefacientes, pero lo que hallaron fueron las armas escondidas.

La Habana informó que el barco llevaba un cargamento bélico antiguo que sería reacondicionado en Corea del Norte y luego devuelto a la Isla, como parte de un acuerdo con la nación asiática. Pero el Gobierno panameño consideró que el incidente suponía una violación al embargo de armas impuesto a Pyongyang.

Un grupo de expertos del Comité de Sanciones de Naciones Unidas visitó Panamá en agosto para investigar el caso y presentó un informe, que no ha sido divulgado.

Fábrega dijo que en un tanque de uno de los dos aviones de combate MiG 21 había combustible y que el barco transportaba 15 motores de ese tipo de aeronave, "que valen buen dinero" y estaban recién reparados.

"Las declaraciones de los cubanos de que eran armas obsoletas no se ajustaban a la verdad", dijo Fábrega.

La AP consultó el viernes pasado a las autoridades cubanas sobre esta versión, pero no ha logrado respuestas.

El canciller panameño dijo que las armas se mantienen bajo custodia, así como el cargamento de azúcar.