Sábado, 16 de Diciembre de 2017
01:31 CET.
Egipto

Sin tregua

Archivado en

Casualmente —¿o fue un cálculo?—, el golpe militar contra el gobierno islamista en Egipto ocurrió una semana antes del inicio del mes de Ramadán, el acontecimiento religioso más relevante en el mundo musulmán. La fuerte carga espiritual que acompaña esos 30 días de ayuno suele propiciar la concordia. Este año, sin embargo, el panorama se presenta sombrío y no se vislumbra ninguna tregua entre los grupos que se disputan el poder político.

El año pasado, en esas mismas fechas, el recién electo presidente Mohamed Morsi decretaba un indulto masivo a favor de casi 10 mil presos, muchos de ellos condenados por su participación en la revuelta que había acabado, en enero de 2011, con el régimen de Hosni Mubarak. Ahora es el propio Morsi el que está detenido y a la espera de un indulto solicitado por la comunidad internacional y exigido por sus partidarios, que siguen manifestándose en las principales ciudades. El Ejército se muestra inflexible, reprime con dureza las protestas —ya van más de 50 muertos— y ha ordenado la captura de los principales líderes islamistas.

Lo que comenzó como una etapa esperanzadora en Egipto, al calor de la primavera árabe, ha tomado un cariz preocupante. Caído Mubarak, las primeras elecciones libres de la historia del país dieron un triunfo contundente a Morsi. El candidato de los Hermanos Musulmanes había prometido gobernar para todos y construir una democracia incluyente, pero no cumplió su palabra. Promovió una constitución que restringía las libertades y colocó a su gente de la Hermandad en todos los puestos clave de la administración.

Y en El Cairo, la plaza de Tahrir, corazón de la revuelta contra Mubarak, volvió a llenarse de gente. Esta vez para exigir la renuncia de Morsi, que fue finalmente forzada por las todopoderosas Fuerzas Armadas. Las protestas fueron iniciadas por el movimiento juvenil Tamarrod (rebelión, en árabe) y secundadas por el Frente de Salvación Nacional, coalición opositora de 11 partidos laicos y liberales. A ellos se unió, paradójicamente, el partido salafista Nur, enfrentado a los Hermanos Musulmanes en una lucha de poder.

Los militares designaron un presidente interino, el magistrado Adli Mansur, y prometieron elecciones. Egipto asistía, se dijo entonces, a un "nuevo comienzo de la revolución". Sin embargo, las primeras medidas tomadas por Mansur han decepcionado a los jóvenes de Tamarrod, que critican tanto la falta de consenso sobre la hoja de ruta como las concesiones hechas a los salafistas de Nur (la sharía, o ley islámica, seguirá siendo la principal fuente de derecho).

"Hemos hecho caer a Mubarak. Luego Morsi nos pareció cosa fácil, y aquí nos opondremos a Mansur, a los militares y a quien esté en el poder hasta que haya democracia verdadera", declaraba a El País uno de los fundadores de Tamarrod.

Eso mismo piensan también los Hermanos Musulmanes, despojados de forma antidemocrática del poder que ganaron en las urnas. Unos y otros se manifiestan en lugares distintos, los jóvenes laicos en Tahrir y los islamistas en Ciudad Nasser, en la periferia de El Cairo. Esas plazas simbolizan las dos grandes corrientes políticas del momento.

Pero ¿qué pasa en el resto de ese país de 85 millones de habitantes? La mayoría silenciosa, ese pueblo que vive miserablemente en los cinturones de las grandes ciudades y en las áreas rurales a lo largo del Nilo, no se ha pronunciado. Pero está muy extendido el rechazo tanto a los islamistas como a la burguesía occidentalizada.

Lo que preocupa a esa población no es el debate constitucional ni la aplicación de la sharía, sino el desarrollo económico. Quieren saber lo que pasa con los cientos de millones de dólares de la ayuda financiera proporcionada en los últimos años por los países occidentales y con los más de 10.000 millones que Arabia Saudí, Kuwait y los Emiratos acaban de ofrecer a Egipto. Hasta ahora los únicos beneficiados han sido las Fuerzas Armadas y los grupos islamistas.

El país vive una situación de caos que podría desembocar en una guerra civil si el Ejército se divide en dos bandos. Ese escenario pesimista, sin embargo, puede evitarse si los egipcios aprovechan este mes de Ramadán para reflexionar y buscar la reconciliación que anuncian sus líderes. Según el Corán, el libro sagrado de los musulmanes, el ayuno contribuye a desarrollar ciertas virtudes, entre ellas la paciencia, tan necesaria en estos tiempos agitados.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 12.25: Gracias por tu post, me estimuló a leer todos los otros y ciertamente, no encontré en ninguno síntoma de presunción, ni mucho menos de pretención de cultura islámica. Son comentarios los de hasta ahora bastante comedidos, excepto el tuyo, por supuesto, en que se escucha el repicar de la cutara de palo intelectual de tal manera que casi acalla las protestas de los islamistas contra el golpe de estado. Suena como una especie de eructo reberberante en medio de una ceremonia. Y todo con el propósito de conseguir hacer la "gracieta", fracasando con tal exito que hace al oximoron adquirir dimensiones de oxiuro.El hambre no genera concordia, ni paz , ni alegría, ni mucho menos serenidad para meditar nada. Los ayunos en las religiones no buscan otro propósito que la exaltación por debilidad del creyente de la idea religiosa;  el estado de delirio/trance, en mayor o menor grado.Como ya ha sido dicho, Islam y Democracia son incompatibles. Un estado en que la religión no esta completamente separada del gobierno, la ley y la justicia, no puede ser democrático nunca.

Imagen de Anónimo

Anónimo 15 julio, 12:25 am. Simpático eso de que el pueblo de Cuba ha estado ayunando durante 52 años y ha desarrollado mucha paciencia. Por el resto de lo que escribió: ahí está la "cubanada" (comillas suyas) ignorante y arrogante, que desprecia todo lo que no conoce y enseguida se burla. Además, a esta "cubanada" no le interesa conocer, pero sí burlarse, como ya dije, de todo lo que no conoce. (Nota: en esta ignorancia arrogante los españoles suelen ser como los cubanos.)Bertrand de la Grange, que no es cubano, escribe en DDC sobre asuntos no cubanos. Se le agradece, y es evidente que tiene un interés por el Medio Oriente, para lo que se informa (para escribir) como el periodista profesional que es. Se le agradece también a DDC. En cuanto a usted, continúe refocilándose en su ignorancia (tiene todo su derecho), y si no le interesa el tema, ¿para que entonces burlarse de lo que no conoce? Qué pérdida de tiempo la suya, pero no es el único.

Imagen de Anónimo

Lo único que no me gusto es que hayas mentado a las fuerzas armadas de ese pais como todopoderosas. Si no fuera por el ejercito egipcio, y su directiva, el caos reinaria dentro de Egipto, y eso es mucho peor. Al menos este ejercito da algunas esperanzas de mejoria para el pueblo. La interpretación de la ley musulmana, no es idéntica en todos los paises musulmanes; en algunos lugares tienen interpretaciones brutales de la misma, y se guian hasta por la supuesta vida del Profeta, y lo que dijo en comentarios. De todos modos, independientemente de que esta ley esta regulada por los sabios que estudian la misma, seria bueno que la ley religiosa no sea la ley de un estado democrático, pues le quitaria derechos de práctica a otras religiones. El pueblo de Egipto merece ser feliz, y para eso debe tener completa participación en el bienestar de ese país.

Imagen de Anónimo

Ahi esta la "cubanada" con sus comentarios presumiendo de culta. Ayy! que pais, que.. pais, que gente caballero pero que gente.... Yo lo unico que entendi es que el ayuno genera paciencia, es una gran verdad, mira a Cuba entera en ayuno por 52 anos y con una paciencia extraordinaria, honorifica, insuperable.... jajja "Nos gusta incursionar en todos los generos, como saben de la Sharia, jajaj con que se come eso? con aguacate o con picadillo de soja? jajajajja

Imagen de Anónimo

Es muy dificil construir una democracia en un país árabe porque esta es incompatible con el islam, son dos polos opuestos. En democracia hay que aceptar dejar vivir a los demás a sus maneras y el Islam es una religión impositiva e intransigente, machista, con una tabla de valores morales retrógrada de la Edad de Piedra. Solo hay que observarles vivir en el Mundo Occidental por generaciones y sin adoptar ninguna costumbre.

Imagen de Anónimo

Para entender a Egipto el gran Pánfilo ya lo dijo: "Asere lo que allí falta es jama". Que a la mayoría silenciosa no les preocupe la aplicación de la Sharia, lo dudo porque más de un ochenta por ciento de la población de Egipto se declaró favorable a la aplicación de la Sharia, en una encuesta realizada antes de la revolución que derrocó a Mubarak. ¿No querían la sharia? Ahora bien, una cosa es que la sharia sea la principal fuente de derecho (en todos los estados musulmanes es así) y otra cosa es la "aplicación" de la Sharia, es decir, que se haga todo lo que dice: cortar miembros, lapidar, decapitar. Los países más expeditos en la aplicación de la Sharia son Irán y Arabia saudita, por ejemplo. La Sharia tiene que seguir siendo la principal fuente de derecho porque si no es así dejan de ser musulmanes, y que se sepa nadie está dispuesto a esto ni lo desea a no ser los que se convierten y asimismo se convierten en apóstatas que deben ser matados. Bajo Mubarak también la Sharia era la base. Hasta un país "secular" como Siria tiene en su constitución cosas provenientes de la Sharia. El día en que la Sharia no sea la base de la ley en un estado islámico, ese día será el de una verdadera revolución en el mundo arabo-musulmán.

Imagen de Anónimo

¿Por qué la "comunidad internacional" no solicitó un indulto para Mubarak ni US exigió que lo sacaran de la prisión y que sus partidarios se incluyeran en el gobierno? ¿Por qué era un dictador? Bien que los US y la "comunidad inetrnacional" se lo comieron con papas y salsita durante 30 años. En un año en el poder, Morsi cometió más abusos, atropellos y exaciones que Mubarak en 30 años.

Imagen de Anónimo

Hacen una revolución para derrocar a Mubarak. Luego al cabo de un año otra revolución para derrocar a Mursi que les pareció cosa fácil, y ahora dicen que se opondrán a Mansur y a los militares y al pipisigallo y a María santísima hasta que haya "democracia verdadera". O sea, hacer una revolución, luego la contrarrevolución, luego la contrarrevolucion de la contrarevolucion y más adelante la contrarevolución de la contrarrevolución de la contrarrevolución. Por ese camino, cada seis meses o menos va a ver cambio en Egipto. ¿No era esto lo que Trotsky llamaba la revolución permanente?

Imagen de Anónimo

¿Cuándo fue que Morsi prometió explícitamente construir una democracia incluyente si la jerarquía de los Hermanos Musulmanes, con Morsi ya en el poder, expresó que islam y democracia eran incompatibles y antagónicos?

Imagen de Anónimo

El partido salafista Nur no se unió tan "paradójicamente" a los seculares sino que fue Arabia saudita, el mastermind del golpe, quien así lo estipuló.