Viernes, 15 de Diciembre de 2017
13:06 CET.
Egipto

Un golpe popular

Por definición, un golpe de Estado es un fracaso de la política y un hecho condenable, sobre todo si se lleva por delante a un presidente democráticamente electo. Es lo que acaba de pasar en Egipto, donde el Ejército ha derrocado al presidente legítimo, el islamista Mohamed Morsi. Y sin embargo, los gobiernos occidentales no lo quieren ver así. Tanto Estados Unidos como los países de la Unión Europea prefieren hablar de una "intervención militar", cuyo objetivo final sería salvar la democracia.

Los europeos no fueron tan comprensivos en otras oportunidades similares. Por ejemplo, en 2009, cuando el Ejército hondureño expulsó del poder al presidente Manuel Zelaya a raíz de su intento por reelegirse ilegalmente, la UE decretó sanciones económicas brutales contra ese pequeño país de Centroamérica. Honduras resistió a las presiones, pero le salió muy caro.

La diferencia de trato no encierra ningún misterio. Honduras no tiene la más mínima relevancia geopolítica. En cambio, Egipto es clave para la estabilidad en Oriente Medio y la coexistencia pacífica entre los países árabes e Israel. Demasiados intereses están en juego en El Cairo y los gobiernos occidentales prefieren cerrar los ojos ante la ruptura del orden constitucional. Incluso, Estados Unidos no suspenderá por el momento su gigantesca ayuda financiera, unos 1.300 millones de dólares anuales, destinados en prioridad al Ejército.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha expresado con crudeza la preocupación de los miembros de la organización: no es importante aclarar "si es un golpe o no", sino "encontrar soluciones" y restablecer un "gobierno democrático y civil incluyente lo antes posible". El comandante en jefe del Ejército egipcio, el general Abdel Fatah al Sisi, parece dispuesto a aplicar esa hoja de ruta. Su primera decisión ha sido la designación de un presidente interino, el magistrado de la Corte Constitucional Adli Mansur, para preparar una reforma constitucional y organizar nuevas elecciones a corto plazo.

Nada asegura, sin embargo, que esta nueva etapa vaya a desembocar en un régimen estable y democrático. No hay que olvidar que los militares han regido los destinos del país en los últimos 60 años y son también responsables del desastre actual. Su intervención no es altruista, ya que tienen enormes intereses económicos en juego. Pero sí puede contribuir a salvar un proceso de liberación política. Visto así, el golpe sería un mal menor para evitar una alternativa mucho peor.

No estamos ante un cuartelazo al uso. Los militares han entrado en escena después de que millones de egipcios salieran a la calle para denunciar el giro autoritario de Morsi, en unas protestas más multitudinarias aún que las que derrocaron a Hosni Mubarak en 2011. Ha habido, pues, una perfecta simbiosis entre las Fuerzas Armadas y un sector importante de la población que se sentía traicionado por el presidente: muchos de sus votantes (logró casi el 52% de los sufragios) no eran islamistas, pero apoyaron al candidato de los Hermanos Musulmanes porque creyeron en su promesa de cambio.

Pero Morsi estaba contaminado por el autoritarismo y acabó secuestrando la revolución. En lugar de democratizar las instituciones y dedicarse a sacar al país del estancamiento social y económico, priorizó la islamización del Estado y dividió aún más a la sociedad. A la Hermandad y a sus líderes les interesa más la teocracia que la democracia con su pluralismo. Hasta la principal institución del islam en Egipto, la Universidad Al Azhar, advirtió del riesgo de una "guerra civil" si no se abría un diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Morsi ha logrado el dudoso éxito de aglutinar contra él a grupos antagónicos: desde movimientos laicos a líderes religiosos, pasando por jóvenes profesionales, partidos de izquierda, empresarios y nostálgicos del defenestrado Mubarak. Ellos han convertido finalmente a las Fuerzas Armadas en garante de la legitimidad revolucionaria. Nunca hubo un golpe tan popular.

Pero aislar a los Hermanos Musulmanes sería un grave error. Cuentan con un amplio apoyo y son la fuerza mejor organizada del país. Es poco probable que, en unas nuevas elecciones, cosecharan el éxito que tuvieron en las anteriores, pero no están ni mucho menos acabados. Se precipitan quienes, como el dictador sirio Bashar el Assad, creen que el levantamiento popular en Egipto consuma "la derrota del islam político en la región".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Esopo, con todo respeto, bájese de esa nube. Una democracia no es posible en Egipto. Como dice El Mongo. Quienes creyeron como usted que se puede hacer democracia en esos paises para evitar el terrorismo dirigido a US y a occidente fueron los neocons, y mire usted el resultado que alcanzaron en Irak y Afganistan. Bush hijo hizo que votaran en Gaza y ganaron los HM de Hamas, terroristas si los hay. Una democracia no es que la gente pueda votar. No se puede confundir derecho al voto y elecciones con democracia. Tampoco Morsi y los suyos fueron elegidos si asi lo quiere muy "democraticamente". En cada local de voto habia un Hermano musulman armado, para intimidar.Lo unico que puede pasar en Egipto y seria lo mejor es que encuentren otro Mubarak.

Imagen de Anónimo

Yo tengo mis reservas cada vez que veo a alguien con un trapo enrollado en la cabeza.El Mongo

Imagen de Anónimo

No soy defensor de la HM solo estoy dando mi punto de vista sobre lo que considero las premisas indispensables para lograr en el mediano o largo plazo un estado democrático en Egipto, porque con relación a la HM mucho antes de ellos ganar las elecciones pensé que podrían utilizar el proceso democrático para querer establecer un estado integrista islámico, al igual que sigo pensando y diciendo que si los rebeldes sirios toman el poder unilateralmente en Siria se corre el riesgo de que establezcan un estado integrista islámico, con el agravante que no existirá un ejército sirio para que le dé un golpe de estado y cree un estado democrático donde participen todas las partes, incluyendo las minorías sirias, porque ellos tomarán el poder con su propio ejército, COMENTARIO de Esopo 3.

Imagen de Anónimo

Hay que tener en cuenta que el primera vez que en Egipto se trató de crear un estado democrático fue en esta ocasión, primero fue gobernado por los faraones, después por las monarquías hasta 1956 que Nacer le dio un golpe de estado al Rey Faruk donde gobernaron los militares hasta la Primavera Árabe Egipcia, incluso antes del golpe de estado a Faruk ya la HM llevaba años enfrentándose a la monarquía, tienes que tener en cuenta que al gobierno de la HM lo apoyaba Arabia Saudita y los Emiratos Árabes todas estas cuestiones son las que hacen pensar que en otro proceso democrático haya que considerarlos, eso no quiere decir que ellos vayan a ganar de nuevo las elecciones, porque Morsi ganó la segunda vuelta con el apoyo de los que derrotaron a Mubarak para derrotar al candidato de los militares COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 8 Jul 2013 - 7:18 am, Estoy de acuerdo con todo lo que dices porque precisamente me estas dando la razón, que en eso ellos no son unos improvisados, lo que tú y el otro no comprenden que la HM tienen el apoyo de la mitad de la población de Egipto y si los militares restauran la democracia lo tendrán que tener en cuenta para evitar que Egipto continúe siendo un país ingobernable democráticamente, COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

en 4 dias de golpe 70 muertos por el ejercito egipcio. Cuando se dice golpe popular!

Imagen de Anónimo

Esopo, dice usted que los Hermanos Musulmanes tienen experiencia y no son improvisados. Mire usted si tiene razón en que sí, tienen mucha experiencia en el terrorismo y el islamismo y la organización clandestina, pero fueron pésimos administradores que sumieron al país en estado de caos total, sin comida, gasolina, etc. Morsi dijo que el hambre era buena para la salud. Hicieron colapsar al turismo, que habia sido una gran fuente de ingresos y se mostraron inflexibles con el Fondo Monetario Internacional por lo que no obtuvieron dinero de este. Hasta un islamista tiene que comer de vez en cuando.Las otras organizaciones afines en la región a los Hermanos Musulmanes son: al-Qaeda, Hamas, todas las otras afiliadas a al-Qaeda, más los "luchadores por la libertad" de Siria que son terroristas de al-Qaeda y jihadistas que vienen de otros países, incluso de Europa. Por otra parte, con la excepción de Obama (se encuentra en una situación penosa), Túnez (donde gobiernan los Hermanos Musulmanes) y Turquía (un régimen afín al islamismo) todo el mundo en la region le ha quitado el plug a los Hermanos Musulmanes, hasta Qatar que era su patrocinador y expulsó al sheik Karadawi y al jefe de Hamas.

Imagen de Anónimo

Esopo, usted me disculpa pero parece que está opinando a la ligera. Ni siquiera parece que haya seguido las informaciones en los medios sobre lo que está ahora mismo sucediendo en Egipto. Los Hermanos Musulmanes se aislaron ellos mismos rechazando la oferta que le hicieron los militares desde el principio de ser parte del gobierno y en su lugar llamaron a la jihad, y a utilizar las tácticas terroristas que siempre han sido las suyas. Tienen un polvorín en el Sinaí desde donde están atacando y tomando represalias fundamentalmente contra los cristianos, ya mataron a un clérigo. En Egipto no se va a producir una guerra civil como en Siria porque en el primero la población es homogénea, lo contrario de lo que sucede en Siria. 15 millones de personas votaron por Morsi para presidente y 22 millones firmaron para que renunciara a la presidencia. La lucha entre los Hermanos Musulmanes y los gobernantes egipcios ha existido desde que se fundó la organización en 1928. El colmo al que llegó Morsi en su breve presidencia fue poner de gobernador de la provincia de Luxor al mismo terrorista de los Hermanos M. que había dirigido el ataque terrorista en el templo de Hatshepsout, donde murieron 65 turistas extranjeros, salvajemente degollados, entre ellos una niña británica de 6 años. El mensaje de Morsi era: turistas no vengan. 

Imagen de Anónimo

Bertrant, estoy de acuerdo con tu análisis y pienso también que aislar a la Hermandad Musulmana en el futuro político de Egipto seria un error grave, eso se está demostrando en que las contra-manifestaciones en apoyo a Morsi son tan masivas como las que “justificaron el golpe de estado”, no tener en cuenta a la HM provocaría un guerra civil en Egipto mucho peor que la Siria, teniendo en cuenta su arraigo y control en una gran parte de la población egipcia, además que en eso no serán unos improvisados por sus experiencia, teniendo en cuenta también el apoyo que pueden lograr de otras organizaciones afines en la región COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Esos Anonimos de 11:03 am y 2:52 pm son buenos comentarios.