Derechos Humanos

Muere Nelson Mandela

Había sido hospitalizado en cinco ocasiones en los dos últimos años, la última por una infección pulmonar.

'Expresemos la profunda gratitud por una vida vivida al servicio de la gente de este país y de la causa de la humanidad. Es un momento de profundo dolor', dijo el presidente sudafricano Jacob Zuma.

El premio Nobel de la Paz sudafricano Nelson Mandela murió este jueves a los 95 años de edad en su casa de Johanesburgo.

La noticia la confirmó el presidente Jacob Zuma.

"Queridos compatriotas, nuestro bien amado Nelson Rolihlahla Mandela, el presidente fundador de nuestra nación democrática, ha fallecido", declaró Zuma en una intervención televisiva.

Nelson Mandela "se apagó en paz (...) Nuestro pueblo pierde a un padre", añadió, antes de un largo homenaje. "Nuestro querido Madiba tendrá funerales de Estado", dijo, anunciando que las banderas serán izadas a media asta a partir del viernes y hasta los funerales, cuya fecha no precisó, según AFP.

"Expresemos la profunda gratitud por una vida vivida al servicio de la gente de este país y de la causa de la humanidad. Es un momento de profundo dolor (...) Siempre te amaremos, Madiba", dijo Zuma.

Madiba, como cariñosamente era conocido, tuvo que ser hospitalizado en cinco ocasiones en los dos últimos años, la última por una infección pulmonar, el pasado 8 de junio, un problema que ha arrastrado su salud desde los tiempos de confinamiento en la prisión de la isla de Robben.

Nelson Mandela se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de Sudáfrica. Fue admirado en todo el mundo como un símbolo de resistencia ante la injusticia, por el modo en que se opuso al sistema del apartheid en su país y los 27 años que pasó en la cárcel debido a esa causa, más de la mitad de ellos en la famosa Robben Island.

También fue respetado por el modo en que predicó la reconciliación tras la transición a una democracia multirracial, después de tres siglos de dominio blanco.

Prisionero número 466/64

Nelson Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, Umtata, Provincia del Cabo Oriental, Unión de Sudáfrica. Fue abogado y político, así como el líder del Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del Congreso Nacional Africano (CNA).

Conocido como Madiba (título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela; también era llamado Tata), al concluir la educación primaria en una escuela local de misioneros, cursó estudios en el Colegio Universitario de Fort Hare para obtener su título de Bachiller en Artes. Allí entró contacto con la política y conoció a Oliver Tambo, otra de las más importantes figuras sudafricanas de la lucha contra la segregación racial.

Ambos tomaron parte en una huelga estudiantil en 1940 que supuso su expulsión del centro. Después conoce a Walter Sisulu, quien le proporcionó un trabajo en un despacho jurídico.

En 1941 se trasladó a Johannesburgo, donde completó sus estudios de bachillerato por correspondencia en la Unisa. Luego estudió derecho en la Universidad de Witwatersrand, donde se graduó, en 1942.

En 1944 funda la rama juvenil del Congreso Nacional Africano (ANC) y se convierte en el secretario nacional de esta organización en 1948. Aunque en principio se oponía a colaborar con otros grupos raciales, cambió de opinión en 1952 durante el transcurso de la denominada Campaña del Desafío y propugnó la acción conjunta contra la política gubernamental del apartheid.

Tras la matanza de Sharpeville, en la que 69 ciudadanos negros murieron asesinados por las fuerzas de seguridad sudafricanas durante una manifestación en contra del apartheid, fueron prohibidos el ANC y el Congreso Panafricano (PAC).

En marzo de 1961, con el fin de evitar su detención y una nueva inhabilitación, Mandela pasó a la clandestinidad y, junto a Sisulu, recorrió en secreto el país para organizar una huelga de tres días.

En junio de 1961, los dirigentes del ANC decidieron iniciar la lucha armada y crearon el Umkhonto we Size (La lanza de la nación), con Mandela como máximo dirigente.

Mandela participó en la organización de actividades armadas y era considerado un terrorista tanto por las autoridades del régimen sudafricano como por la ONU.

En enero de 1962, abandonó Sudáfrica y acudió a la Conferencia Panafricana de Addis Abeba (Etiopía); más tarde viajó a Argelia, donde recibió entrenamiento para la lucha guerrillera, y por último a Londres, ciudad en la que se reunió con los líderes de la oposición en el exilio.

Regresó a Sudáfrica en julio de ese año y fue detenido el 5 de agosto, acusado de rebelión y abandono ilegal del país, por lo que fue condenado a cinco años de prisión.

Posteriormente él y otros activistas fueron juzgados, en lo que se conoce como el juicio de la traición de Rivonia. Duró desde octubre de 1963 hasta junio de 1964, Mandela llevó a cabo su propia defensa y la de los otros acusados. Fue condenado a cadena perpetua bajo cargos de sabotaje y terrorismo, entre otros.

Mandela pasó 17 años en precarias condiciones en la cárcel de alta seguridad de Robben Island, donde fue sometido a trabajos forzados. Era el preso número 466/64. En 1982 fue trasladado a la prisión de Pollsmoor (Ciudad de El Cabo) en medio de una campaña internacional por su liberación.

El primer presidente negro de Sudáfrica

El gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos.

El gobierno del presidente Frederik Willem de Klerk liberó a Mandela en febrero de 1990, después de legalizar el ANC y otros partidos políticos.

Mandela asumió el liderazgo del ANC y dirigió las negociaciones con el gobierno entre los difíciles años de 1990 y 1994, cuando en muchas ocasiones parecía que las negociaciones se iban a romper y estallaría la violencia.

En mayo de 1994, tras las primeras elecciones generales en las que todos los grupos raciales (incluidos los negros) tenían derecho al voto, Mandela se convirtió en el primer presidente de raza negra de la República de Sudáfrica. Al asumir su cargo, renunció a una tercera parte del salario y creó el Fondo Nelson Mandela para la Infancia.

El 20 de junio de 1999, entregó el poder a su sucesor, Thabo Mbeki, y se retiró de la política, al menos formalmente.

Mandela se casó por primera vez en 1943, con Evelyn Mase, con quien tuvo cuatro hijos. La pareja se divorció en 1958 y ese mismo año, contrajo nupcias con Winifred Nomzamo. El matrimonio, que tuvo dos hijas, terminó en 1996.

A los 80 años de edad Mandela se volvió a casar, con Graca Machel, su actual compañera, unos 27 años menor.

Nelson Mandela recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido el Nobel de la Paz de 1993.

Mandela en Cuba

Mandela visitó Cuba en 1991, pocos meses después de salir de la cárcel, durante los actos del régimen por el 26 de Julio. Recibió entonces la Orden José Martí, que le impuso Fidel Castro.

En su discurso ese año en Matanzas, Mandela agradeció la solidaridad y el apoyo de La Habana y el envío de tropas cubanas a la guerra de Angola.

"La presencia de ustedes y el refuerzo enviado para la batalla de Cuito Cuanavale tienen una importancia verdaderamente histórica. ¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África! ¡La decisiva derrota de las fuerzas agresoras del apartheid destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco!", dijo en esa ocasión.

"¡La derrota del ejército del apartheid sirvió de inspiración al pueblo combatiente de Sudáfrica! ¡Sin la derrota infligida en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones no hubieran sido legalizadas! ¡La derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale hizo posible que hoy yo pueda estar aquí con ustedes! ¡Cuito Cuanavale marca un viraje en la lucha por librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!", añadió.

Fidel Castro fue invitado de honor a su toma de posesión en 1994.

Nelson Mandela (1918-2013)

Comentarios [ 40 ]

Imagen de Anónimo

Respeto las opiniones que se tengan a favor o en contra de Mandela.

Es cierto que Mandela visito Cuba en 1991, aun no era Presidente electo DEMOCRATICAMENTE de Sud Africa. Aunque nosotros no hemos elegido nunca a castro como presidente, es cierto que castro fue invitado a la toma de posesion de Mandela a la Presidencia en 1994 y con honores fueron recibidos todos los presidentes que asistieron.

Mandela ocupo la Presidencia en mayo de 1994 y la abandono el 20 de junio de 1999; durante este tiempo y bajo su presidencia, ningun sudafricano fue golpeado y encarcelado por pensar diferente, por ser opositor, por pedir libertad.

Despues de dejar la presidencia hubo, y aun continua, Sur Africa en Democracia y hay elecciones libres.

por todo lo anterior MANDELA ES DIFERENTE

Imagen de Anónimo

Mandela logró cambios en el continente africano y particularmente en su país. Lo más importante son los resultados y su éxito. Reconozco ese mérito, y sé que no fue perfecto. Los comentarios aquí lo cubren todo, desde lo más positivo hasta lo más negativo. Hay uno que me llama la atención: Anónimo - 6 Dic 2013 - 12:39 pm. Si la "inteligencia y decoro" a que se refiere su autor es de la hiena de Birán, me inspira lástima, pues tiene haber estado ciego desde 1959 o ser un agente castrista sin escrúpulo alguno. La historia ha visto muy pocos seres más malignos que FC. Por su culpa han sufrido y sufren los cubanos una tragedia terrible e increíble. ¿Cómo semejante traidor puede tener decoro alguno?

Imagen de Anónimo

he sentido muchísimo la muerte de una persona llena de dignidad, decente, respetuosa, sensata como Nelson Mandela, símbolo de la amistad, de la paz, de las buenas ideas, carente de odio incluso con sus enemigos, que sufrió en carne propia prisión, pero no abandonó sus ideas de libertad e independencia para su pueblo, incluido los blancos de Sudáfrica. Mandela fue un hombre para siempre recordar, Mandela enseña que se puede ser grande siendo humilde y sencillo, cultivando la rosa blanca de la que hablara Marti. Mandela no fue caudillo, no fue dictador, no fue despota con su pueblo, todo lo contrario, Mandela enseña que para las grandes causas de paz y bienestar no hacen falta doctrinas nefastas como el stalinismo o el leninismo. Mandela fue Nobel de la Paz, premio bien ganado, hay otros que ya en sus finales siguen añorando el premio, que jamás les llegará por no ser sencillamente como Mandela.

Imagen de Anónimo

Hace falta un Nelson Mandela en Cuba que acabe con el apartheid de los castro hacia su pueblo,los 11 millones de esclavos cubanos la mayoria sobrevive malamente en ghetos ruinosos e insalubres mientras los Castro y su crápula viven en palacios robados a los antiguos burgueses y controlan de forma absoluta  toda la macroeconomía de la nación a su antojo en total impunidad sin rendir cuentas a nadie de hacia dode van y como se emplean o distribuyen los recursos $ obtenidos.

Imagen de Joshua Ramir

Honor a quien honor merece, era un hombre popular y querido, comprendió su error y rechazo la violencia, no enfermó de poder.

Sin embargo en Sudafrica existe actualmente la discriminacion positiva y una amplia cantidad de blancos llevan varias decadas padeciendola. Ademas de haber visto varios documentales sobre el tema, he hablado con varios sudafricanos que viven en Europa y ante mi pregunta de por que abandonaban esta nueva encarnacion de la hermandad de los hombres, todos me decian que no tenian el color adecuado ''the right colour'', es decir para ellos cero oportunidades. Va a llover mucho antes de que ese pais se convierta en uno verdaderamente justo, mandela dio el primer paso, que no es poca cosa.

Imagen de Anónimo

Admiro al Nelson Mandela que sufrio por su lucha antiapartheid y al hombre que supo perdonar y dar su amor al pueblo de sudafrica, fueran blancos o negros, eso fue bello...

Pero no comprendo como ese mismo hombre pudo abrazar y fotografiarse con un tirano y asesino como Fidel Castro, esa cruel bestia comunista que tantas muertes, traumas y sufrimientos le ha causado al pueblo de Cuba. 

No obstante, voy a llorar por el Mandela que amaba y luchaba por su pueblo, por el Mandela que supo entregar amor. Lastima que un hombre tan grande como este haya dado su saludo a un tirano comunista que se hizo amo de La Habana...   

Imagen de Anónimo

    Mandela, he llamado a mi prima cubana en Sudáfrica y le he dicho que si llega cerca de tu féretro que te diga en silencio, que cuando llegues al cielo, le comuniques a Dios de parte de los cubanos, que Fidel y Raúl Castro te engañaron, que los cubanos sufrimos el apartheid de los Castros y que carecemos de libertades como los negros antes en Sudáfrica. Y por favor, que acabe de llevárselos al otro mundo, tanto a Raúl como a Fidel y a cualquiera de sus secuaces, para así los cubanos tener libertad como los sudáfricanos cuanto antes. Gracias anticipadas por el favor. Y que en paz descances.

Imagen de Anónimo

Mis respetos por SU LUCHA y causa de igualdad racial; pero era simpatizante de ideologias utopicas y personajes siniestros, ejemplo: Fidel Castro.  

Imagen de Anónimo

Muy Bueno el link que dejó alguien. Ayuda a abrir los ojos a quienes quieren ver a Mandela como un hombre bueno. Se abrazó a todos los tiranos del mundo y pidió el asesinato de los blancos. http://mesaredondacontracomunistabg.blogspot.fr/2013/12/rip-mandela-pero-era-comunista.html

Imagen de Anónimo

Ningún hombre decente, nigún ser honorable, abraza a un tirano y da las espaldas a todo un pueblo sufrido, a sus presos políticos, a los descendientes de africanos. Mandela lo hizo. Los amigos de mi enemigo, son mis enemigos. A nadie de las histéricas y ridículas traidoras a la patria que escriben aquí,  se le ocurre que Mandela se hubiera abrazado a Hitler. Desvengozados, enemigos de Cuba, traidores, son los que lloran a Mandela y no por nuestro dolor, nuestra lucha.