Domingo, 17 de Diciembre de 2017
15:08 CET.
Opinión

Censura comprada

Algunos de los campeones latinoamericanos de la lucha contra el imperialismo, amigos y protectores de los pobres, enemigos a muerte del capital, se valen del dinero y de las estructuras del mercado para estrangular con guantes quirúrgicos los medios de prensa que resuellan todavía en sus países. Otros, utilizan lo que han llamado el vil metal para impedir que los ciudadanos toquen la libertad aunque sea en las pantallas de los ordenadores.

En Venezuela, el chavismo le ha pasado la tarea de controlar la información y las opiniones a empresarios cómplices y oportunistas. Esos personajes, que gestionan con la anuencia gubernamental sus fortunas en otros dominios, compran los medios independientes y enseguida imponen una línea editorial inaceptable para los profesionales libres, como ha sucedido con el canal de noticias Globovisión.

Nicolás Maduro, su equipo y sus asesores están interesados ahora en que los camaradas ricos que le acompañan en la travesía hacia la ruina del país adquieran otras emisoras de televisión y un periódico de tirada nacional. Para algunos expertos de aquella zona, esa filosofía está en las agendas íntimas de muchos dirigentes de los países del ALBA. Es una forma de callar las voces divergentes sin necesidad de clausurar el medio o de utilizar mecanismos de fuerza directa contra los periodistas.

En Cuba el uso del dinero para la censura es diferente. Allí no hay prensa, pero internet existe y la gente lo sabe. Solo los diplomáticos, empresarios extranjeros y personal de confianza tiene acceso a la red en sus casa. El Gobierno abrirá en junio 118 centros para que los cubanos puedan conectarse. Se repartirán por provincias y tendrán en total 334 computadoras, unas 2,8 por cada instalación.

Para entrar una hora a internet los ciudadanos pagarán 4,50 CUC, la moneda convertible del país. Se cambia por 24 pesos cubanos. El salario promedio es de 20 CUC al mes. Se advirtió, además, que se le anulará el servicio a quienes violen "las normas de comportamiento ético que promueve el Estado".

Caracas usa el dinero y el poder de los ricos para silenciar la oposición. La Habana abre unos corrales de internet porque sabe que la pobreza obliga a sentarse primero frente al pan que a una pantalla.


Este artículo apareció en El Mundo. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Teresa Dovalpage

Excelente comparación entre los dos tipos de censura –no se podría decir cuál es peor. Lo del pan y la pantalla es muy cierto. Tengo amistades en Cuba (graduados de la universidad, con más de 20 años de trabajo como profesionales) que sólo han tenido en el mejor de los casos, acceso a una ventanita de correo electrónico a través del “amigo del amigo” y apenas se interesan por el asunto ni saben a derechas en qué consiste el Internet. 

Imagen de elisamaria lopez

No crean , los amigos aqui,, que  los cubanos podran mas que revisar su correo electronico de vez en cuando porque, este servicio ya se brindaba en muchos hoteles de la habana, por ejemplo el Melia Cohiba y el Melia Habana, sin ningun tipo de limites, y el que tenia para pagar 15 usd por  una hora se podia leer el Pais y entrar en Revolico.com,eso si,, todos, sabiamos bien que en el Nuevo Herald no se podia entrar o te cerraban la maquina y ahi si que no entrabas mas jamas.Igual que el que podia y compro una linea de internet a un extranjero a precio de etecsa mas 100 para el extranjero que te lo vendiera (ejemplo una rusa que vive en cuba , casada con un cubano, como rusa residente tiene derecho de adquirir una linea de internet y la revendia por horas a los interesados,, claro etecsa vigilaba que esa clave solo entrara en 3 anclajes.. o sea, que solo la podia vender a dos numeros de telefono mas..Resumen,, que pasara como con los celulares, que comenzaran a bajar precio, para que la gente se anime a revisar sus correos, y alguno k otro revisar la  wikipedia revolucionaria llamada EcuRed,  (que solo cuenta la historia k kiere Castro)

Imagen de elisamaria lopez

EL CUC SE VENDE POR 24 PESOS CUBANOS Y SE COMPRA POR 25 PESOS CUBANOS O SEA QUE SI YO TENGO UN CUC Y QUIERO PESOS CUBANOS (CUP) ME DARAN SOLO 24 PESOS CUBANOSPERO SI YO QUIERO COMPRAR UN CUC TENGO QUE DAR 25 PESOS CUBANOS

Imagen de Anónimo

un cuc se cabia por 25 cup

Imagen de Anónimo

ya le sugeri al exto q haga un grafitti en el payret q diga (wifi free)

Imagen de Anónimo

Y habra colas para la coneccion de una hora, habra gente que madrugara para despues vender el turno, habra quienes entraran con la nariz levantada amigo del amigo del amigo del que trabaja en el centro (corral) y tendra acceso sin saber que le estan violando su liberdad aunque sepa que lo controlan y limitan. Que podran decir los que ni siquiera saben como encender un computador! Estos ultimos, son la mayoria y solo ven el asunto como algo extrano y muy complicado. 

Imagen de Anónimo

Buen análisis de Rivero, en pocas lineas.    ''la pobreza OBLIGA a sentarse primero frente al pan que a una pantalla...''  PERO del tiro crean un NUEVO ROBO a los que tiene FE (Familiares en el Exterior) para que les envíen $$$$  El EXILIO terminará FINANCIANDO el internet CONTROLADO en la 'Isla Escombro'pero de MUY poco les valdrá estos miseros $$$ comparados con los que SE VAN cuando pronto EXPLOTE el 'protectorado petrolero' de Kubazuela que ES la CLAVE para el COLAPSO FINAL de la ROBOlución..... lo demás es 'comer M...da... con palitos castristas...... Ver para CreerLINEA RECTA

Imagen de Gabonice

Indudablemente son corrales de internet, pero eso no lo debemos ver como un acto benévolo de la Habana, son pequeñas libertades que se le arranca a la Dictadura y nunca podran tapar el sol con un dedo, los cubanos encontraran huecos y grietas y por ellos seguirán derribando el bloqueo de la Dictadura a los cubanos.