Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
América Latina

Venezuela: Opositores marchan contra las políticas laborales de Maduro

Archivado en

La oposición venezolana marchó este 1º de Mayo en Caracas por el Día Internacional de los Trabajadores, en una concentración marcada por el rechazo a las políticas laborales del Gobierno y por las repercusiones de la crisis política que vive el país desde las elecciones del 14 de abril, informa EFE.

La jornada transcurrió incidentes, pero con los ánimos caldeados después de que diputados oficialistas atacaran a legisladores opositores cuando protestaban en el hemiciclo con pitos y cornetas contra el veto impuesto por el jefe de la Asamblea Nacional, que les niega el derecho a la palabra hasta que reconozcan la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones.

Con música y pancartas contra del Gobierno de Maduro, varios centenares de personas se congregaron en una de las principales avenidas del este de la capital venezolana, al mismo tiempo que el bando oficialista lo hacía en el centro de la ciudad.

"Estamos aquí porque nuestro salario está cada vez menos bondadoso, ha habido dos devaluaciones en muy breve tiempo y no tenemos ya la suficiente capacidad económica para sostenernos como docentes y como familia", declaró a EFE José Aguiar, profesor de la Universidad Simón Bolívar.

Maduro firmó este miércoles el decreto que aumenta un 20% el salario mínimo, dejándolo en 2.456 bolívares (390 dólares), en la primera de las alzas anuales que ha anunciado que hará.

El líder opositor, Henrique Capriles, demanda un aumento de salario del 40% en una única vez y ha criticado la falta de negociación de contratos colectivos de los trabajadores venezolanos.

Capriles, gobernador de Miranda, dijo que incremento anunciado es "insuficiente" para compensar una de las mayores inflaciones del mundo y una moneda fuertemente devaluada. Además, denunció amenazas de despido a empleados públicos que votaron por él en las pasadas elecciones presidenciales.

"Quiero mandarle un abrazo a todos los trabajadores públicos, aquellos que durante los últimos días han sido objeto de persecución feroz, solamente propia de los gobiernos fascistas", dijo a periodistas en una marcha en Caracas, donde se veían lemas contra el "pírrico aumento" salarial.

Trabajadores públicos y privados, así como estudiantes y personas de la tercera edad, se sumaron a familias enteras que pedían en las calles una "Venezuela libre".

"Quiero una Venezuela libre, una Venezuela en donde no haya conflicto, que se acaben las peleas", señaló Cecilia López, una ama de casa de 45 años.

Varios manifestantes gritaron consignas contra del Gobierno al frente de instituciones públicas cercanas a la concentración opositora, tildando de "enchufados" a personas que increpaban a la marcha desde las ventanas.

"Hay un pequeño grupo de la derecha fascista que ha secuestrado a la oposición venezolana y los está conduciendo a un proyecto fascistoide, de ultraderecha, extremista, de la burguesía rancia de los amos del valle", dijo en la concentración oficialista Maduro, quien se autodefine como el "primer presidente obrero" por su pasado de chofer de autobús, informó Reuters.

La denuncia de fraude de la oposición y la acusación de intento de golpe de Estado del chavismo han dejado a la nación sudamericana inmersa en un conflicto político en el que ninguno de los bandos acepta reconocer al otro, como demostró el terrible incidente el martes en la Asamblea Nacional.

"Déjenme decirlo claramente: la violencia no tiene lugar en un sistema democrático representativo y es particularmente inapropiada dentro de la Asamblea", dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Patrick Ventrell.

Imágenes grabadas por diputados opositores mostraron cómo sus rivales les agredieron cuando desplegaron una pancarta que decía "Golpe al Parlamento", lo que desencadenó una batalla campal en el hemiciclo.

La oposición dijo que al menos ocho de sus legisladores resultaron heridos en la "emboscada" oficialista, uno de ellos hospitalizado por graves contusiones, mientras el chavismo asegura que respondió a una provocación y que también tres de sus diputados sufrieron lesiones en la refriega.

"Se les han caído las caretas", dijo lo legisladora María Corina Machado, con la nariz todavía amoratada y un collarín, después de que fuera duramente golpeada y pateada en el suelo.

"¡El mundo entero, por motivos de dinero o de política, no puede seguir ignorando lo que pasa en Venezuela!", agregó, acusando al jefe del Parlamento, Diosdado Cabello, de reír complacido en lugar de intentar detener la pelea.

"Quieren poner la violencia de nuestro lado, cuando la violencia es del lado de ellos", dijo Cabello. "Esto fue un montaje", afirmó.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

CON ESTO ES SUFICIENTE PARA QUE VENEZUELA SEPA LO QUE LE ESPERA:UN SISTEMA FASCISTA COMO EL DE CUBA.LA LIBERTAD TIENE UN PRECIO MUY ALTO, O SE DECIDEN A PAGAR SU PRECIO O RESIGNENSE A VIVIR SIN ELLA !!!