Lunes, 18 de Diciembre de 2017
10:04 CET.
Tecnología

Google Reader cierra el 1 de julio

Google ha anunciado que cerrará su servicio de suscripción RSS el próximo 1 de julio, una mala noticia para todos sus usuarios, reporta el blog 233 Grados.

El buscador ha informado de que hasta ese día será posible exportar todos los datos a otros servicios alternativos, a través de la herramienta Google Takeout.

Google ha hecho el anuncio a través de un post titulado Spring Cleaning (limpieza de primavera), en el que ha anunciado el cierre de otras herramientas como Google Building Maker o Cloud Connect.

"Lanzamos Google Reader en 2005, en un esfuerzo para ayudar a los usuarios a descubrir y guardar sus webs favoritas. El producto tiene un público fiel, pero el uso ha ido decayendo a lo largo de los años", asegura Google en ese post.

En otro blog oficial, la compañía apunta también en esta dirección como la razón del cierre: "Sabemos que Google Reader sigue teniendo un público fiel que estará triste por el cierre. Nosotros estamos tristes también, pero existen dos razones que nos han llevado a tomar esta decisión: el uso se ha reducido y como compañía estamos apostando por hacer una limpieza de productos".

Se ha habilitado una ventana de ayuda en Google Reader sobre cómo descargar los datos de las suscripciones para integrarlos en otro servicio.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

La "limpieza de primavera de Google" también se lleva por delante CalDAV. Los grandes desarrolladores de aplicaciones y sistemas operativos que ofrecen integración con los servicios de Google (como es el caso de Apple o Microsoft) no van a tener problemas en seguir ofreciendo a sus usuarios la sincronización de sus dispositivos con el servicio de Calendarios de Google, siempre que los acuerdos económicos sean lo suficientemente razonables como para que la balanza esté equilibrada, pero los pequeños desarrolladores de aplicaciones que no estén en la "lista de los elegidos" deberán volver a "desarrollar" sus aplicaciones en función de la nueva API y ser conscientes de que si sobrepasan el límite de cortesía deberán pagar la correspondiente cuota a Google. Evidentemente quien más va a sufrir al final este cambio de política es el usuario, ya que va a ver como se restringe la posibilidad de usar un estándar abierto en favor de una API privada, propietaria de Google y cómo muchas aplicaciones gratuitas o de muy bajo coste desaparecerán (o verán mermadas sus funcionalidades) al no poder asumir el coste del pago de uso de la API de Google.

Imagen de Anónimo

Google Reader alternative: Skimr - <a href="http://www.skimr.co">http://www.skimr.co</a>