Domingo, 25 de Septiembre de 2016
20:32 CEST.
Venezuela

La momia de Chávez

Nadie puede acusar al difunto Hugo Chávez ni a sus seguidores de haber ejercido la moderación y el buen gusto en los 14 años que duró la dictablanda boliburguesa del caudillo de Barinas, oficialmente denominada "socialismo del siglo XXI". Por eso la decisión de momificarlo y exhibirlo para la eternidad, tomada por sus herederos, resulta coherente con la trayectoria histriónica de una figura que soñaba con ser histórica.

Por el momento, esta última dimensión todavía no está garantizada. Pero, en un plano más prosaico que el de la posteridad, sus secuaces albergan la esperanza de que el fiambre actúe como un talismán que mantenga vivo el recuerdo del héroe epónimo en las nuevas generaciones de venezolanas y venezolanos (como dicen ahora los progres), prójimos y prójimas (como decía Quevedo) que aportarán disciplinadamente su voto a los epígonos del difunto. Aunque ese efecto tampoco está asegurado, habida cuenta del estado general del país y la manera en que el equipo presidencial gestionó el óbito y el papeleo conexo.

La inflación, la deuda y el déficit presupuestario, el deterioro de la industria petrolera, el desabastecimiento, el nepotismo, la corrupción y la inseguridad ciudadana se han agravado en los tres últimos lustros. Tras abusar del poder y despilfarrar los colosales ingresos del petróleo para comprar alianzas y lealtades dentro y fuera de Venezuela, Chávez deja a sus sucesores una nación más frágil y dividida, quizá más fácil de dominar a corto plazo, pero minada por conflictos que, de mantenerse la línea política actual, no tardarán en agravarse y poner en peligro el proyecto socialista

El secretismo, las verdades a medias y las mentiras enteras con que ocultaron la evolución de la dolencia del mandatario, su internamiento en un hospital de La Habana y el regreso clandestino a Caracas, las célebres fotos en las que aparecía sonrosado y sonriente, apenas unos días antes de fallecer, el silencio absoluto que Chávez guardó a partir del 11 de diciembre, los decretos que supuestamente firmó y los nombramientos que al parecer otorgó, las acusaciones de que el enemigo imperialista le había inoculado el cáncer: todo ese cúmulo de despropósitos apunta a una incapacidad palmaria de la jerarquía chavista para ponerse de acuerdo y afrontar la crisis con un mínimo de ecuanimidad y eficacia. Esa inepcia es incluso más notable porque se manifiesta a pesar de la presión en pro de la unidad que ejercen los hermanos Castro, principales interesados en que el poder se transmita sin sobresaltos para que el petróleo y los subsidios venezolanos sigan llegando a Cuba.

La decisión de embalsamar el cadáver y exhibirlo como reliquia supera las cotas mundiales de kitsch alcanzadas previamente por Muamar el Gadafi, Sadam Husein y la prole de Kim Il Sung. Pero aun atrincherados tras la momia, los albaceas del chavismo comprobarán muy pronto que la transmisión póstuma del carisma es un asunto muy complejo en cualquier país que no sea Corea del Norte. El presidente interino, Nicolás Maduro, parece convencido de que Chávez, como el Cid legendario, seguirá ganando batallas después de muerto. Quizá porque no ha leído a Thomas Paine, que ya en 1776 advertía: "la vanidad y presunción de gobernar más allá de la tumba es la más ridícula e insolente de las tiranías.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Maduro lo van a poner en el paradero de playa a tirar viaje por el P5....ya Raul se lo tiene pronosticado.
Presidente.....JAJAJA, con esa cara y 5to grado aprobado, no creo que llegue muy lejos....de 100 palabras que dice 20 son chavez, otras 20 para calumniar a la oposicion, otras 20 para engañar y el resto EL; LA; LO; LA; QUE ; etc.
Teniamos un BURRO de presidente, pero el BURRITO HABLABA...y en momentos tenia LUCIDES....al final era un mamifero. Pero creo que a nivel unicelular......no hay muchas esperanzas

EL LOCO MORINGUERO

Imagen de Anónimo

El problema es que Maduro ya cansa con lo que es el hijo de Chávez, sacando a Chávez y no a él. Y el pueblo sabe que él no es Chávez. Por otro lado, no tiene discurso, no sabe hablar, se pierde, incluso cuando lee. En una semana más la gente se asqueará de todo eso, aún los más fanáticos.

Imagen de Anónimo

Este es un globo que se viene inflando desde La Habana; le han dicho a  Maduro: "Tienes que disecar al hombre, momificarlo y tenerle contigo, es la única forma de que te puedan hacer algún caso"

Todo esto pudiera quizás formar parte de un cuento de Garcia Marquez, .. pero me parece demasiado surrealista, demasiado kisch, me parece de muy mal gusto para una novela. Pedro Perez Arteaga

Imagen de Anónimo

Anónimo - 12 Mar 2013 - 5:29 pm: me la pusiste dura! No solo en los 90's, a mi me tocaron las ESBEC y los IPUECS en los 80's y lo unico bueno que recuerdo fue la templadera en los naranjales porque la jama estuvo siempre malisima. Huevo con harina hubiera estado muy bien.Uno de mi aula al que le deciamos El Hombre y La Tierra porque nunca se banaba se comio una largartija asada con una caja de fosforos (y no fue una apuesta)El Mongo

Imagen de Anónimo

Sancho hubiera dicho al Quijote: "Os ruego señor, no menosprecieis la fuerza del populismo". Cartacuba.

Imagen de Anónimo

Por suerte el Coman está ya tan deteriorado que no creo que se pueda embalsamar para exhibirlo como reliquia. 

Imagen de Anónimo

♪♫"¡SE VE, SE SIENTE, DE CHOFER A PRESIDENTE! … ¡MADURO, CAMARADA, ME DEJA EN LA PARADA!"♫♪

http://el-guama.blogspot.com/

Cubano Libre.

Imagen de Anónimo

No me vengan con cuentos de que en Cuba siempre hubo hambre. Yo creci escuchando que en "el machadato" la cosa estaba tan mala que solo se comia harina de maiz con huevo frito..... y en los 90s tuve meses  en que un plato de harina de maiz con huevo frito hubiese sido un banquete. A otro con ese cuento!

Imagen de Anónimo

Todo pasa, todo con el tiempo pasa y solo hay que esperar, pero de que llega.........llega!!

Imagen de Anónimo

Pues yo era bien, pero que bien pobre, y no sé lo que es pasar hambre. Y nací antes de la fatídica fecha de 1959. A otro con esa cantaleta tercermundista. Cuba era una sociedad con problemas, pero que se abría al desarrollo en 1958. La Mafia de los Castro la ha hundido. Nunca jamás el país estuvo de ese modo ni en el siglo XVI. Y si fuera el problema de la comida solamente. En Cuba ha desaparecido todo, empezando por la libertad. Cuba se hunde. A eso llevan los regímenes comunistas y totalitario que son la maldición de un país.