Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
11:53 CET.
Venezuela

Salud o nada

¿Qué puede haber entre la salud y la nada? Pues, si bien se mira, muchas cosas. Casi toda la vida humana transcurre más o menos en el amplio espacio que deja esa disyuntiva.

La pregunta viene a cuento por el curioso lema que adorna el hospital donde yace vivibundo el presidente electo Hugo Chávez. "Revolución, independencia, salud o nada", reza la proclama, que anuncia además el nombre del centro: Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo.

Puesto que la consigna acompaña a una foto del coronel/presidente que sonríe de soslayo a la cámara, es lícito suponer que se trata de una cita textual de alguno de sus innumerables y kilométricos discursos, con los que esclarece al mundo acerca de todo lo humano y buena parte de lo divino.

Pero no es cierto que la alternativa a la revolución, la independencia y la salud sea la nada. Entre la revolución y la nada se sitúan múltiples formas de organizar la convivencia de la gente, algunas tan eficaces que han logrado sobrevivir varios siglos, algo que ningún régimen revolucionario, por su misma naturaleza, ha conseguido.

Otro tanto cabe afirmar de la independencia y la salud. Son objetivos deseables, pero su ausencia relativa no ha impedido nunca que los seres humanos continúen viviendo, creando y aspirando a mejorar su condición.

La prueba viviente —por el momento— es el propio autor putativo de la frase, que se encuentra internado en el hospital luchando por su vida y tratando de arreglar la sucesión presidencial. Porque, visto el modo en que su entorno ha gestionado el traslado clandestino a Caracas y aplazado el encuentro con el pueblo que lo reeligió a la más alta magistratura del país, lo segundo prevalece ahora sobre lo primero. Dicho de otro modo, todo indica que en La Habana convencieron a Chávez de que no hay esperanza de curación ni a medio ni a largo plazo y que debe maniobrar rápidamente para que Maduro acceda a la presidencia antes de su muerte y no después.

Por eso la hipótesis más verosímil es que asumirá el cargo en cuanto pueda decir "sí, juro" ante dos magistrados del Tribunal Supremo sin que se le caiga la cánula de la tráquea, para dar legitimidad al mandato que debía de haber comenzado en enero. Este nuevo periodo durará muy poco, lo justo para poner a punto los comicios sucesorios. Cuando todo esté dispuesto, el presidente renunciará por razones de salud y "apoyará" la campaña de Maduro. Así, éste podría beneficiarse del tirón populista generado tanto por el arrastre electoral de Chávez como por su condición agónica.

Apostar por una transición póstuma en el marco constitucional vigente podría resultar un gambito más arriesgado. En cualquier país que no sea Corea del Norte la transmisión post mortem del carisma presidencial es muy problemática. El chavismo, con la orientación de sus mentores habaneros, trata de crear las condiciones para perpetuarse en el poder sin recurrir al enroque violento. En esa estrategia, el "sacrificio" del coronel/presidente es una jugada indispensable.

La oposición venezolana cometería un grave error si creyera que Chávez va a aferrarse directamente al poder hasta el día de su muerte. Esa era quizá su idea antes de partir en diciembre hacia La Habana. Allí, tras pasar por el quirófano, la fuerza persuasiva del cáncer y el ejemplo de su admirado Fidel lo han convencido de cuál debe ser su último gesto en aras de la "revolución": dejarlo todo atado y bien atado, como soñaba Francisco Franco al final de su gobierno.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Con casi infinita...soberbia gritan estos CRÉTINOS de 'medio pelo' y 'cero cerebro' :Salud o NADA ...... y llegan, en su moronismo, a retar al Creador...... que tal parece les contestó : NADA !!!LINEA RECTA

Imagen de Anónimo

Chávez está muerto. Es obvio.

Imagen de Anónimo

Chávez está grave, así que nada de lo aquí se ha dicho tiene forma de suceder, a menos que pongan un doble en su lugar y haga el juramento. Como uno no es galeno, tengo la curiosidad de saber si la infección respiratoria que afecta a Chávez puede haberse debido a condiciones no asépticas durante su última operación en el CIMEQ.