Viernes, 15 de Diciembre de 2017
16:39 CET.
Venezuela

Chavistas recuerdan en las calles el fallido golpe de Estado de su líder

Archivado en

El oficialismo venezolano realizó marchas y concentraciones callejeras este lunes para conmemorar los 21 años de un fallido golpe de Estado de su líder, Hugo Chávez, quien convalece en La Habana de su cuarta operación por el cáncer que padece, reporta la AP.

Chávez, que era teniente coronel del Ejército, el 4 de febrero de 1992 trató de derrocar sin éxito al presidente Carlos Andrés Pérez, que gobernó el país por segunda vez entre 1989-1993.

Al ritmo de tambores y canciones que fueron utilizadas en la pasada campaña electoral oficialista, varios miles de empleados públicos y manifestantes, vestidos con camisetas y gorras rojas y portando pancartas a favor de Chávez, comenzaron a aglomerarse en varios puntos del centro y oeste de la capital para luego marchar hacia una masiva concentración que organizó el Gobierno detrás del Palacio Presidencial.

Una de las marchas fue acompañada por siete carros blindados de la fuerza armada para recordar la participación de los uniformados en la asonada de 1992.

Chávez, como líder de fallido golpe, siempre había encabezado los actos de conmemoración, pero en esta oportunidad por primera vez estuvo ausente debido a que aún permanece en la capital cubana recuperándose de la compleja intervención a la que fue sometido el 11 de diciembre pasado.

La estatal Venezolana de Televisión (VTV) difundió desde tempranas horas del día, y en varias oportunidades, la primera aparición que tuvo Chávez ante las cámaras de televisión el 4 de febrero cuando, tras el fracaso de la intentona, llamó a sus compañeros militares a deponer las armas. Esa acción dejó un saldo de 17 militares y 80 civiles muertos, algunos usados como escudos humanos por los golpistas en las escaramuzas con las fuerzas leales al Gobierno. Además, hubo 51 heridos, según la AP.

La oposición ha rechazado la celebración de la intentona golpista alegando que la insurrección militar socavó la democracia y dejó de decenas de muertos.

Un "mensaje de Chávez"

"Todos somos Chávez, todos somos soldados de la patria del 4 de febrero, todos somos miembros de esta fuerza armada", dijo este lunes el vicepresidente, Nicolás Maduro, vestido con traje deportivo y una gorra con los colores de la bandera venezolana, al conmemorar la intentona durante un acto que realizaron las autoridades en la comandancia general de las milicias, antiguo Museo Militar donde Chávez se concentró y se entregó al fracasar el golpe.

"Después del 19 de abril de 1810 (cuando comenzó el movimiento independentista) la historia de Venezuela por siempre recordará el 4 de febrero de 1992 como el día en que la historia volvió a ser historia independiente y libre", añadió Maduro, en cadena de radio y televisión, durante un acto donde fueron develadas dos grandes pinturas de Chávez que lo muestran vestido de militar cuando ocurrió la intentona y más recientemente.

El vicepresidente aprovechó el acto para mostrar un documento que, dijo, firmó el gobernante en Cuba.

Maduro leyó un mensaje que, dijo, envió Chávez al acto. En el texto, el gobernante lamentó no estar presente en la celebración y llamó al pueblo a estar unido.

"Cuánto lamento estar ausente físicamente del territorio patrio por primera vez en esta luminosa fecha de parto, pero así lo exige esta batalla que estoy dando por la plena recuperación aquí en la Cuba revolucionaria y hermana", dijo Chávez en la misiva, según su vicepresidente, reportó EFE.

"El glorioso 4 de febrero de 1992, en aquella memorable jornada, quedaron reivindicadas todas las luchas" del pueblo, afirmó y mencionó la gesta por la independencia de la corona española que encabezó Simón Bolívar.

"Han transcurrido 21 años desde aquel 4 de febrero de angustia y madrugada, de valentía y sacrificio y la marcha sigue siendo dura", agregó Chávez. Añadió que el país está avanzando "a paso de vencedoras y vencedores hacia la independencia definitiva, hacia la patria socialista y liberada".

A juicio de Chávez, el pueblo vio el día de su intento de golpe "el amanecer de su esperanza". Dijo que lo hizo "en defensa de las garantías sociales, de los derechos de la gran humanidad venezolana".

Por otra parte, Chávez llamó a hacer "que florezca el bien inestimable de la unión".

"Todavía tenemos mucha patria que libertar y por eso mismo necesitamos estar cada vez más unidos como pueblo", afirmó.

El "relato" del chavismo

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, vestido con el traje militar verde oliva y la boina roja que usaron los golpistas de 1992, consideró la fecha "día de la dignidad del pueblo de Venezuela".

Cabello, un teniente retirado del Ejército que acompañó Chávez en la asonada, señaló, en cadena de radio y televisión que "el pueblo y las fuerzas armadas unidas garantizan la revolución bolivariana, garantizan la seguridad de este país", y agregó que la revolución chavista es "pacífica", pero es una "revolución armada".

"Presidente, tómese el tiempo necesario que aquí en Venezuela nosotros lo esperamos lo que sea necesario para que usted venga sano, curado a seguir trabajando con el pueblo", afirmó.

El jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la fuerza armada, mayor general Wilmer Barrientos, afirmó el lunes que a pesar que la intentona golpista fue derrotada, "ha sido una de las mejores cosas que le ha podido pasar al país".

Barrientos justificó la rebelión militar por considerar que "no había otra manera de despertar al pueblo y era necesario".

"Aquí lo que se despertó, y a eso es lo que le tienen miedo, (fue) la gran fuerza popular; a esa fuerza popular que ahora nadie podrá volver a recogerla porque hay una elevada conciencia en el pueblo", dijo Barrientos en una entrevista en la televisora estatal.

Calificó como "inmoral" la posición de los medios de comunicación que sostienen que las situaciones críticas que vivía el país en 1992 se mantienen, y aseguró que Venezuela se enrumba hacia unos "unos derroteros diferentes".

La investigadora de opinión pública, Mariana Bacalao, afirmó que con las celebraciones del fallido golpe el oficialismo trata de "construir un relato que recrea sus propias fechas, sus propios héroes y sus propias gestas", y que para lograrlo ese objetivo utilizan "un gran músculo financiero y un gran músculo mediático que en este caso vendría siendo la apropiación de los medios del estado".

"Mientras más permanezca el gobierno del presidente Chávez, el chavismo en el poder, más favorecido va estar que ese relato sea creíble y sea comprado", dijo Bacalao a la AP en entrevista telefónica.

Capriles: No hay "nada que celebrar"

En La Habana, seguidores de Chávez conmemoraron también el aniversario de su intentona golpista, reportó EFE.

Durante un acto efectuado ante un monumento al prócer independentista Simón Bolívar, el embajador de Venezuela en Cuba, Edgardo Ramírez, dijo que las Fuerzas Armadas Revolucionarias Bolivarianas son "herederas de la resistencia" frente al colonialismo.

Por su parte, el líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, señaló que este 4 de febrero no hay "nada que celebrar" y sí "mucho que cambiar", reportó EFE.

"4 de febrero, nada que celebrar, mucho que recordar y mucho que cambiar en nuestro país", publicó el excandidato presidencial y gobernador del estado Miranda (centro) en su cuenta en la red social Twitter.

Capriles agrego que por más que el Gobierno quiera "imponer" el 4 de febrero como "una fecha patria", para millones de venezolanos es y será el recuerdo de "un golpe fracasado".

La asonada de 4 de febrero del 1992 tuvo éxito en casi todo el país a excepción de la capital, donde Chávez estaba a cargo. Las autoridades lo detuvieron y él accedió a salir ante las cámaras para pedir a sus colegas que estaban en otros estados que entregaran las armas "por ahora".

Esos breves segundos ante las cámaras lo convirtieron en un héroe para muchos venezolanos, quienes simpatizaban con el golpe contra el gobierno de Pérez, que era visto como corrupto e insensible a las penurias de la población.

Chávez fue encarcelado y fue liberado en 1994 por el presidente Rafael Caldera, y en 1998 se lanzó como candidato presidencial y ganó los comicios.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.