Domingo, 20 de Agosto de 2017
02:06 CEST.
Venezuela

Arrebol y malos consejos

Un libro autobiográfico, una excursión a la niñez, la juventud y los años de gobernante de Hugo Chávez, ha entrado a última hora en la campaña electoral de Venezuela. La obra, titulada Cuentos del arañero, hace todas las maromas posibles para dar una visión humana y familiar del hombre que descubrió, en 1999, el confort del palacio de Miraflores. Y quiere seguir allí otros seis años.

En medio de la guerra de encuestas y con las cifras de indecisos por encima del 20 por ciento de los convocados a los comicios del 7 de octubre, dos escribidores de Cuba salen a ponerle un poco de colorete a la figura del presidente mediante unas 260 páginas de viñetas y fotos. Los episodios, que se cuentan en primera persona, son testimonios tomados por los expertos caribeños de casi 400 programas de "Aló Presidente" en los que el dirigente venezolano habla durante horas sobre cualquier tema.

En los últimos días se han distribuido gratis por todo el país un millón de ejemplares de Cuentos del arañero. El título viene de una etapa de la infancia de Chávez en la que el futuro presidente ayudaba a su abuela a vender unos dulces de papaya llamados arañas por los venezolanos.

Quienes trabajan para mantenerlo en el poder llevan ahora el panfleto en su carpeta de propaganda hasta los sitios donde creen que las urnas les serán más ariscas.

La visión de un niño humilde que ayudaba a su familia puede suavizar, ante el conflictivo escenario pre electoral, la imagen de intolerante y bullanguero que el señor de Barinas se ha construido a mandarriazos. En ese pase de maquillaje le ayuda el libro. El problema es que el capítulo final está dedicado a las relaciones de Chávez con Fidel Castro.

El mensaje de su maestro no habla del pasado ni de papayas en almíbar. Contiene el desprecio natural por el valor de los votos y la obsesión única del poder.

Es un advertencia (con miedo añadido) sobre los riesgos de perder frente a la oposición. Chávez asegura que en una conversación reciente Castro le dijo que si ganaban sus adversarios "la persecución y el arrase será general. Ahí no van a perdonar a nadie... Mira el caso de Pinochet".

No se sabe quiénes escribirán los próximos capitulos de esa autobiografía intempestiva.

 

 


 

Este artículo apareció en El Mundo. Se reproduce con autorización del autor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.