Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:03 CET.
Periodismo

Los 'milagros' de Hollande

Medios de prensa de varios países han divulgado información falsa sobre la batalla del presidente francés contra la crisis.

Circula profusamente en internet un texto que exalta los logros del nuevo presidente francés, el socialista François Hollande, que lleva apenas tres meses en el palacio del Elíseo. En tan poco tiempo —el documento analiza sus primeros "56 días en el cargo"—, al mandatario se le atribuye haber tomado medidas audaces para enderezar la maltrecha economía y, a la vez, consolidar el Estado de bienestar. Ya se notan algunos resultados, aseguran los autores del documento, que concluyen con una pregunta retórica: "¿Hollande es un genio de la economía?". Sería más bien un milagro en estos días atribulados que atraviesan las sociedades europeas, aquejadas por el desempleo y obsesionadas por reducir el déficit público.

Ni genio, ni milagro, porque nada de lo que cuentan en ese texto es cierto. Sin embargo, varios medios, especialmente en España y en América Latina, lo han retomado como si se tratara de datos proporcionados por el Gobierno francés. Algunos columnistas, por lo menos en Argentina y en Colombia, han usado los datos ahí citados para alabar los supuestos éxitos del presidente francés. El principal diario de Bogotá, El Tiempo, publicó la semana pasada un artículo del catedrático Alpher Rojas Carvajal bajo el título Un presidente ejemplar. Después de criticar duramente las políticas de los gobiernos europeos, que vacían "las arcas públicas para salvar a la banca privada", el analista enumera algunas de las medidas tomadas por Hollande para romper con el "consenso neoliberal" de la Unión Europea.

"Subastó el 100% de los automóviles oficiales y redujo los altos salarios en un 30%, lo cual le permitió utilizar lo recaudado en un Fondo de Bienestar para ser distribuido en las regiones con el mayor número de centros urbanos con 'suburbios ruinosos', y trasladar 345 millones de euros para la creación de 175 institutos de investigación científica avanzada de alta tecnología, así como la contratación de 2.560 jóvenes científicos desempleados". Hollande no se quedó allí. También, se le atribuye haber "privado a la Iglesia católica de subsidios estatales por valor de 2,3 millones de euros que financiaban exclusivos colegios privados". Con ese dinero, habría "puesto en marcha un plan para construir 4.500 jardines de infancia y 3.700 escuelas primarias".

Me resulta difícil de entender cómo un catedrático, autor de varios libros, no se ha dado cuenta de que todo esto es un cuento. No se han subastado el 100% de los coches oficiales ni se han reducido los salarios en un 30%. Pero es que además los números no cuadran. ¿Cómo van a crearse 175 institutos de alta tecnología, nada más y nada menos, con apenas 345 millones de euros? Tampoco es posible que se haya contratado a casi 60.000 nuevos profesores con el aumento del impuesto sobre la renta de "todas las familias que ganan más de 5 millones de euros al año". En primer lugar, porque esta medida fiscal no está aún en vigor. Y, segundo, porque el dinero recaudado no alcanzaría para pagarles.

Como el columnista, miles de internautas no han hecho el más mínimo esfuerzo para contrastar los datos del texto original y lo han reenviado a través de las redes sociales (más de 120.000 entradas, según el buscador de Google). En cambio, un bloguero español, que se dedica entre otras cosas a cazar los bulos [bolas] en Internet, sí se ha tomado la molestia de hacerlo. En su blog Ciencias y Cosas, Andrés Rodríguez Seijo desmenuza las múltiples incongruencias de los presuntos logros de Hollande y demuestra que ninguna de las cifras citadas se apoya en una fuente solvente. Todas han salido de la fértil imaginación de un anónimo que empezó sus andanzas en Italia, antes de recalar en una web española, ECO Republicano, vinculada al Partido Comunista.

Los hallazgos del bloguero han suscitado un interesante debate sobre la manipulación de las redes sociales, con la novedad de que algunos de los internautas no dudaron en pronunciarse abiertamente a favor de la propagación de falsas informaciones cuando se trata de defender una causa. Lo escribe con toda crudeza un "anónimo", que increpa al bloguero. "Pues no veo el problema con hacer propaganda. Los fachas la hacen sin tapujos y mienten como bellacos. Desde asegurar que España se hunde si dejamos quebrar [la banca] hasta tildar a los manifestantes de terroristas. Será un bulo, pero es un bulo útil".

Hemos tenido que lidiar durante décadas con los tontos útiles, que creen apoyar causas "justas" y terminan amparando grupos o regímenes antidemocráticos. Y ahora tenemos, además, a los bulos útiles, mucho más perversos, que invaden las redes sociales y contribuyen a envenenar las mentes.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.